Por presuntos actos de corrupción, fue capturado por la Fiscalía, ayer el general Jorge Romero, excomandante de la Cuarta Brigada del Ejército.

Romero, quien se desempeñaba como jefe de Acción Integral de esta institución, es investigado por presuntamente haber entregado salvoconductos para el porte de armas a cambio de favores económicos entre los años 2015-2017.

Estas armas, resultaron en manos de los cabecillas de ‘La Oficina’ de Envigado como alias ‘Tom’, ‘Lindolfo’, ‘Pichi Belén’ y ‘Chicho’. «Los salvoconductos sobre los que recaen los señalamientos de los medios y relacionados con personas integrantes de ‘La Oficina’ de Envigado, capturadas el año pasado, fueron expedidos cuando yo ya no estaba en la Cuarta Brigada en Medellín, ya estaba en la Tercera División en Cauca y Nariño”, señaló Romero anteriormente en un comunicado.

El militar también indicó que “acudiré ante las autoridades que sea requerido para demostrar mi inocencia y especialmente para honrar a la institución a la que he servido con lealtad y honestidad por más de 33 años y a quienes hacen parte de ella, porque sin duda estas acusaciones en mi contra son una estrategia de quienes buscan afectar el buen nombre de las instituciones y de quienes servimos a nuestra patria”.

Además, es investigado por supuesta corrupción en más de 40 contratos de alimentación, repuestos, gasolina, entre otros dentro de la Brigada. Por ejemplo, la Fiscalía dijo que el general Romero habría favorecido a una empresa encargada de prestar servicios mecánicos para vehículos que firmó con el Ejército tres contratos, dos de ellos por un valor de 1.694 y 1.261 millones de pesos.

El general Romero podría ser trasladado a Medellín para que su caso sea llevado por el juez que adelantó las audiencias preliminares de los militares y civiles involucrados en los actos de corrupción dentro de la Cuarta Brigada.

Comentarios