Isabella Echeverri no ocultó su felicidad tras el título alcanzado en Lima y besó la medalla tras arribar al país. Fotos Miguel Ángel Bautista.

Luego de alcanzar  la histórica medalla de oro, en los Juegos Panamericanosque finalizaron el pasado domingo en Lima, la Selección Colombia de fútbol femenino  regresó al país con una sonrisa de oreja a oreja por el resultado obtenido. LA NACIÓN, dialogó con las jugadoras y el estratega del conjunto ‘cafetero’ que arribaron al aeropuerto internacional El Dorado, quienes no ocultaron su felicidad, tras lograr la hazaña que celebró todo el país.

El histórico triunfo ante Argentina es una clara muestra  de la evolución que ha tenido el balompié en esta rama en Colombia puesto que en menos de un año se han logrado dos títulos de gran trascendencia a nivel latinoamericano; la Copa Libertadores obtenida por el Atlético Huila el año anterior y lo logrado por las ‘guerreras’ que día tras día luchan por tener mejores garantías y condiciones.

A su llegada en horas del mediodía de ayer, cientos de personas recibieron a las nuevas campeonas panamericanas, sin duda alguna, un motivo de orgullo para el técnico Nelson Abadía que destacó la evolución de un proceso que completa años de preparación. «El éxito de esto fue que el grupo humano se amalgamó, trabajó con mucho altruismo para ser protagonista y ellas estaban convencidas de que podían tener un logro tan importante» manifestó el estratega.

Con la satisfacción del deber cumplido y con una enorme sonnrisa, las integrantes firmaron autógrafos y se tomaron fotos con las personas que en ese momento transitaban por el aeropuerto internacional; algunas muy orgullosas colgando el metal dorado y resaltando la labor en estas justas deportivas donde Colombia sumó 28 preseas doradas. «Logramos escribir otro capítulo más en la historia del fútbol de nuestro país, esperamos que sea otro incentivo más para seguir adelante y seguir desarrollando este deporte tan bonito. Es un pasito más, es decir que con talento podemos alcanzar grandes cosas»,  dijo Natalia Gaitán, una voz de experiencia en la selección ‘cafetera’.

Y es que el camino no fue fácil para llegar a la final, pues es fase de grupos la ‘tricolor’ se enfrentó con Paraguay Jamaica y México; 5 puntos de 9 fue el balance en esta instancia que las clasificó a las semifinales donde en un reñido pero emocionante partido vencieron a Costa Rica para de esta manera disputar una final más, luego del recuerdo que tenían tras haberla perdido ante Brasil.

El fútbol da revanchas y desde que la liga profesional de fútbol femenino se tomó los estadios del país, el nivel ha mejorado considerablemente, es por eso que «esta medalla de oro es una recompensa a esa paciencia y a ese esfuerzo que está generación ha venido teniendo» mencionó Isabella EcheverrI, una de las embajadoras cafeteras en el fútbol de Europa.

Las mujeres son hoy por hoy las integrantes que sacan la cara por el fútbol colombiano, con lucha, sacrificio y esfuerzo esperan seguir conquistando muchos más títulos que las posicionen dentro de las mejores a nivel continental y mundial, todo por la unión de grupo y «la mentalidad que tuvo cada una de las jugadoras y el cuerpo técnico, porque sabíamos, queríamos y trabajamos para  lograr el oro y desde que empezaron los Panamericanos teníamos eso en la cabeza» destacó Daniela Montoya, una de las líderes de este combinado nacional.

Tras la obtención de este histórico título ahora cada una de las integrantes regresará a su club para continuar desarrollando su tarea dentro de la cancha.

Daniela Montoya a su arribo al aeropuerto internacional El Dorado en Bogotá.

Comentarios

comentarios