Por: Francisco Argüello

Parece un concurso ajustado para Jaime Ramírez Plazas, una colombina de gratitud porque no lo nombraron Contralor Departamental cuatro años atrás teniendo, de sobra, bastantes méritos: estudios, doctorado, maestría, catedrático. E incluso, algo estúpido que exigieron en esta nueva convocatoria: ser miembro de junta directiva de una empresa.

Sin embargo, 74 aspirantes se presentaron, unos pocos cumpliendo la totalidad de requisitos, otros más ilusos y confiados en el poder político del nuevo gobernador y una asamblea de bolsillo.

Aspira- por ejemplo- Marco Javier Motta, quien demandó a la propia Contraloría Departamental por un proceso fiscal contra la Alcaldía de Guadalupe, pero ahora quiere defenderla. También Carlos Yépez, actual asesor de la Gobernación del Huila. Si gana, deberá impedirse en los procesos que a futuro puedan resultarle a sus compañeros de trabajo.

Andrés Camacho, el exsecretario de Hacienda de Héctor Aníbal Ramírez, el del escándalo de Tigsa, también quiere impartir justicia.

Lo mismo que José William Sánchez, cuestionado- incluso preso en su época- por el escándalo de corrupción del chance en la Gobernación de Luis Jorge Sánchez.

Andrés Felipe Tamayo, otro de los que postuló su nombre, estuvo preso junto con Amelia Monroy, exjefe de Planeación de Héctor Aníbal Ramírez, por un escándalo de corrupción del eje lúdico de Neiva, mientras que Alex Paolo García, otro de los aspirantes, fue el abogado que defendió la cuestionada interventoría del estadio Plazas Alcid.

No sé qué tanto cerebro tenga María Catalina Rojas Hermida, pero si gana el examen de la Distrital y pasa a la recta final, al menos tendrá el guiño de su tío, José Antonio Gómez. Eso sí, si Carlos Ramiro Chávarro es Gobernador.

También quiere la Contraloría Luis Fernando Castro Majé, pero reinará entre los impedimentos. No hay alcalde que no haya pasado por sus manos. Igualmente Hernando “Chiqui” Alvarado, exjefe Jurídico de Carlos Mauricio Iriarte. Tiene procesos fiscales y su jefe también. ¿Cómo los fallará?

En el listado también aparece César Murcia, el polémico exprocurador del Huila, que aspiró a ver si por fin le pega a un concurso; Francisco Perdomo, de quien no opino; el ‘insistente político’ Luis Suaza Maldonado (de Gechem); el exvicerrector de la Usco, Edwin Trujillo. Y Óscar Obert Zúñiga, el piloso y valiente personero al que Neiva le conoció sus genitales.

Entre los aspirantes no podía faltar el fogueado caqueteño Luis Alfredo Carballo. Ya le teme la competencia porque tiene enredadojurídicamente el concurso de la Dirección del Icbf.

Candidatos hay de sobra, pero hay que esperar quién será el nuevo gobernador. Y lo más importante, qué fuerza política dominará la nueva Asamblea porque sin esos dos poderes, Jaime Ramírez Plazas (hoy el más opcionado), tendría que sentarse a esperar otros cuatro años a ver si por fin le resulta.

 

Nota uno: Así será de poderoso el puesto de Contralor Departamental (20 mil millones de presupuesto en cuatro años) que 74 aspirantes quieren sentarse en el trono del que no quisiera desprenderse Adriana Escobar.

 

Nota dos: Después del novelón tras la muerte de Édgar Artunduaga, Marcela ‘Pachela’ Bobadilla, su compañera, fue nombrada directora de la Zona Franca en el Huila.

Comentarios

comentarios