En el corregimiento de San Luis al occidente de Neiva, el miedo ha vuelto a aparecer, pues en las últimas horas una retroexcavadora fue incinerada al parecer por no pagar una vacuna a supuestas disidencias de las Farc.

La maquina que trabajaba en una mina de mármol en el sector de Corozal fue incinerada en la noche de este jueves. Tras este hecho los trabajos en la mina han quedado prácticamente paralizados, pues los trabajadores temen represalias si continuan laborando allí.

A este problema se le suma la aparición de un panfleto amenazante de la autodenominada “Columna Movil Dagoberto Ramos de las Farc – EP”, en dicho documento el supuesto grupo armado advierte, “A partir de este momento queda prohibido seguir trabajando en la mina hasta que no se llegue a un acuerdo” firma alias, “Marlon”.

El panfleto que fue enviado por una fuente anónima, estaría circulando en el corregimiento de San Luis y podría tener relación con la maquina incinerada en las últimas horas.

En días pasados LA NACIÓN, hizo evidente la denuncia de las corregidoras de San Luis y Aipecito en las que advertían el tránsito de grupos armados en la zona, que estarían sembrando temor en los pobladores, además denunciaron que el microtráfico se ha vuelto un problema mayor.

Le puede interesar: El fantasma de la violencia agobia a San Luis y Aipecito

Antecedentes

El Consejo Regional Indígena del Huila denunció en noviembre del año pasado, la amenaza directa contra los cabildos indígenas y su guardia en los departamentos del Valle del Cauca, Cauca, Tolima y Huila.

Vía panfleto la “Columna Movil Dagoberto Ramos de las Farc – EP”, amenazó a estas comunidades, “porque algunos líderes indígenas están haciendo el trabajo de Policía, Sijin, Ejército y otros organismos del gobierno colombiano”. Este antecedente refleja que la posible presencia de este grupo armado en el Huila, podría ser real.

Comentarios