En lo corrido del año en el departamento se han presentado 233 incendios que dejan 1.731 hectáreas afectadas, según el subregistro de la Corporación Autónoma del Alto Magdalena, CAM; cifra con tendencia a aumentar, pues las quemas activas no han permitido contabilizar en su totalidad el área afectada.

La entidad ambiental precisa que solo en esta segunda temporada seca del 2019 se han registrado 113 eventos de incendios de cobertura vegetal con 1.105 hectáreas impactadas, correspondientes, principalmente, a los municipios de Aipe, Neiva, Rivera, Yaguará y Gigante.

Por su parte, la Oficina de Gestión del Riesgo Municipal informó que, en el caso de Neiva, desde el 3 de julio a la fecha se han notificado 226 incendios que han afectado 546 hectáreas, donde los sectores más impactados han sido El Caguán, Fortalecillas, Guacirco, San Francisco y Vegalarga.

“El 95% de los incendios son provocados por personas que están limpiando lotes y le prenden candela a la cobertura vegetal, los vientos hacen que la llama se propague a lotes vecinos y la quema se vuelva de tal magnitud”, aseveró el jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo de Neiva, Pedro Pablo Tinjacá Ruiz.

El incendio más reciente tuvo lugar en el sector de El Caguán, donde reside la comunidad indígena Tama Páez La Gabriela. “Tenemos un registro de 546 hectáreas consumidas, el fuego se mantuvo durante cuatro días y participaron 75 hombres para controlar las llamas, que amenazaba viviendas y cultivos”, dijo el funcionario.

Desde la Oficina de Gestión del Riesgo de Neiva, precisan que este año ha sido más complicada la situación de incendios forestales, “la temporada seca ha sido bastante fuerte y no ha habido apoyo de la población, hay personas que ven que sus vecinos están quemando cobertura vegetal y no denuncian, piensan que no está pasando nada y después llaman a pedir auxilio”, finalizó.

Prohibidas quemas abiertas

Con el propósito de prevenir los eventos de incendios de la cobertura vegetal y la perdida de la diversidad biológica, la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM, a través de la Resolución 2157 de 2019, prohibió en todo el territorio huilense las quemas abiertas para la preparación de terrenos y otras actividades productivas.

“Prohibir en el departamento, a partir de la fecha y hasta culminar la segunda temporada seca del año 2019, las quemas abiertas para la preparación de terrenos y otras actividades productivas, con el fin de prevenir la ocurrencia de incendios de la cobertura vegetal y perdida de la diversidad biológica”, dice la resolución emitida por la autoridad ambiental del Huila.

La resolución rige a partir de la fecha e irá hasta culminar la segunda temporada seca del año 2019, que de acuerdo al reporte del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales –IDEAM- se extenderá hasta el mes de septiembre.

“La CAM como máxima autoridad ambiental del Huila y con la finalidad de prevenir la pérdida de la diversidad biológica por la ocurrencia de incendios forestales, proteger los recursos naturales y contribuir a la corresponsabilidad social en la lucha contra incendios forestales, implementó esta medida ante el peligro grave e irreversible de las afectaciones ambientales que se generan como consecuencia de la temporada seca”, manifestó Carlos Alberto Cuéllar Medina, director de la entidad ambiental.

En atención a las alertas a nivel nacional emitidas por el IDEAM, el departamento del Huila, se situó durante los últimos días del mes de julio de 2019, en una categoría de alerta roja para la ocurrencia de incendios de cobertura vegetal en zonas de bosques, cultivos y pastos.

Cabe resaltar que esta segunda temporada seca tiene una condición especial, que son los vientos del mes de agosto, lo que permite que se propague con mayor facilidad el fuego. Los incendios forestales alteran, degradan y destruyen los ecosistemas, afectando de manera severa la flora, la fauna y el recurso hídrico.

“Invitamos a toda la población del departamento del Huila a que seamos consecuentes con estos fenómenos de sequía y eviten a toda costa realizar quemas, particularmente en cultivos, que de hecho es una mala costumbre de algunos agricultores y ganaderos de realzar quemas a cielo abierto y que pueden generar afectaciones, no solo a los predios vecinos, sino también al patrimonio y al recurso natural del departamento. cuando estos incendios pasan a zonas boscosas”, finalizó el Director de la CAM.

De acuerdo con la entidad ambiental, el incumplimiento a las obligaciones previstas en la presente Resolución dará lugar a la imposición de las sanciones señaladas en el artículo 40 de la Ley 1333 de 2009.

Para dar cumplimiento a esta reglamentación, los Consejos Municipales de Gestión de Riesgo de Desastres deberán divulgar el contenido de la presente Resolución en su respectiva jurisdicción.

Prevención más que sanción

El grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Metropolitana de Neiva, realiza constantemente reuniones de prevención con la comunidad y socializa la prohibición de toda clase de quemas.

“Nosotros como Policía Ambiental lo que hacemos es prevención, cuando brindamos socializaciones y charlas a niños, adolescentes y comunidad en general, damos capacitaciones sobre cuales los delitos ambientales y las implicaciones de los mismos en el ambiente”, aseguró el intendente Héctor Pacheco Rodríguez de la Policía Ambiental de Neiva.

Según el Intendente, si bien es cierto las quemas premeditadas son conductas prohibidas, sancionadas y contrarias a la convivencia, en el Código Nacional de Policía y en el Código Penal es muy difícil dar con los autores de los hechos porque las personas no dan información que posibilite sancionar a los autores.

Estadísticas

De acuerdo a los antecedentes de incendios forestales presentados en el departamento, se tiene que para el año 2015 se registraron 810 eventos afectando 18.790 hectáreas, así mismo para el año 2016 se notificaron 310 incendios impactando 7.539 hectáreas, en el 2017 se presentaron 311 hechos con afectación en 2.121 hectáreas y en el 2018 tuvieron lugar 517 quemas afectando 4.577 hectáreas.

Comentarios