Por sugerencia de una persona conocida, un hombre identificado como Boris Alfredo Casadiego, acudió donde una mujer experta en rezos y baños para ‘atraer buenas energías’ debido a la difícil situación económica y familiar que atravesaba.

Sin embargo, las cosas se salieron de control y en medio del ritual en el que Boris estaba rodeado de velas y luego fue frotado con alcohol; su cuerpo se prendió generándole quemaduras en el 70% de su cuerpo.

Pese a las diligencias médicas que se le practicaron en un centro asistencial de Neiva de donde fue trasladado hasta el Pabellón de quemados del Hospital Simón Bolívar de Bogotá, Casadiego no resistió a las múltiples heridas que además habían involucrado algunos de sus órganos, y le produjo el deceso al hombre que residía en el barrio Timanco de Neiva acompañado de su esposa y sus dos hijos.

Comentarios