Un juez con Función de Conocimiento de Bogotá, decidió ayer dejar en libertad al exmagistrado y expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Francisco Javier Ricaurte, investigado por el ‘cartel de la toga’, tras determinar que ha pasado el tiempo máximo estipulado por la ley sin que inicie el juicio, por lo que Ricaurte saldrá de la cárcel, aunque seguirá vinculado al proceso.

La demora en el inicio de su juicio se debió presuntamente a maniobras dilatorias por parte de su defensa, argumento que presentó la Fiscalía pero que el juez desestimó.

“Se han superado los 240 días de privación de la libertad sin que se hubiese iniciado el juicio oral y por tanto se deberá revocar la decisión que en su momento tomó el juzgado 22 penal de negar la libertad por vencimiento de términos”, dijo el juez.

La solicitud negada a la que hace referencia el juez fue la tomada en mayo pasado cuando su defensa solicitó la libertad de su cliente.

El exmagistrado es señalado de haber utilizado sus influencias con otros togados para engavetar procesos.

Por esto, la Fiscalía le imputó cargos por los delitos de concierto para delinquir agravado, cohecho por dar u ofrecer, tráfico de influencias y utilización indebida de información privilegiada, escrito de acusación que fue presentado el 12 de diciembre de 2017.

Para el ente acusador “el exfuncionario era parte de una organización criminal en la que estarían involucrados el exfiscal anticorrupción Gustavo Moreno Rivera, el abogado Leonardo Pinilla Gómez y otros juristas. Así mismo, es vinculado a seis eventos en los que se habría favorecido con decisiones judiciales a congresistas y gobernadores procesados penalmente”.

Comentarios