Piter Bonilla Díaz

Esta es la columna que jamás debiera escribir ante la partida de personas  cercanas y queridas unas; otras tan amables por el afecto que nos brindaron. Que en un lapso de poco más de tres semanas nos han dejado en el alma y los sentimientos lo mejor de lo suyo.

La primera fue Ligia Mora de García, esposa del amigo confidente, copartidario y hasta compadre junto con Ligia de hace varias décadas, Jesús Antonio “Tito” García Cabrera. Afable, de contagiosa carcajada. Formidable anfitriona, para no decir de su singularidad como hija, hermana, cónyuge, mamá y abuela. Generó bondad y cariño inagotables, no solo para sus amigos, sino para quienes no lo fueron tan cercanos.

Luego mi cuñada Lucrecia, quien contrajera matrimonio con el colega Fenner Cleves Cuéllar. Basada en los principios morales y éticos que le infundieran sus padres Carlos Arturo Martínez y Emma Ramírez, los supo aplicar como hija, hermana, abnegada esposa,  madre, tía, y desde luego en su entorno familiar. Con Lulú han fallecido dos. Primero fue Francisco. Quedan Lilián (mi esposa), Fabio y Arturo. La tristeza tan acentuada es por el permanente contacto que tuvo Lucrecia con Lilián y con sus hijos, sobre todo con Lina María, quien no solo fue su entrañable vástago, si no su insondable amiga.

Inesperadamente muere en circunstancias que no se ha establecido plenamente, Emmanuel Hernando Rodríguez. En su paso por la radio, empezando como control de sonido lo conocí cuando dirigí el otrora Noticiero Colosal de la emisora del mismo nombre, con Pedro Supelano Rivero y Fabio Echeverry Campuzano, también fallecidos. Después de muchos años nos topamos en el sepelio del otro amigo y colega, Edgar Artunduaga Sánchez. Ello sirvió para que renováramos nuestra amistad, con la ingrata noticia de su ida, cuyas exequias fueron el pasado miércoles.

Ahora  con los funerales de ayer en la persona del igualmente amigo de pretéritas lides partidistas, Jaime Macías Vargas. A veces en sectores diferentes dentro del Conservatismo. Él en el Pastranismo y yo en el Alvarismo, aunque de varios lustros para acá identificados en el Uribismo y como padre, entre otros, del candidato a la Gobernación del Huila por el Centro Democrático, Manuel Macías Arango.

Disfruté de su especial deferencia junto con Delia Tafur, la madre de sus dos hijos menores. A su familia mis condolencias, que ante lo descrito ha sido el motivo de esta nota luctuosa.

 

Comentarios