Claudia Marcela Medina García

gerenciageneral@lanacion.com.co

El Gobierno Nacional prepara cambios importantes en el otorgamiento de las licencias de conducción, dentro de un paquete de medidas para ponerle ‘freno’ a la accidentalidad en el país. El anuncio lo hace en LA NACIÓN el director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Luis Felipe Lota.

Según el funcionario, quien es ingeniero civil con maestría en Transporte, el exceso de velocidad, el no respeto a las señales de tránsito y la embriaguez, son hoy por hoy las causas de los accidentes de tránsito.

 

¿Qué nos dicen las cifras de la Agencia sobre siniestralidad vial en Colombia?

Hay que reconocer que el país ha venido mejorando, tenemos unos indicadores que han estado cambiando. Al corte del 30 de junio, en Colombia se presentó una reducción del 2.3% en siniestralidad, y en los primeros siete meses el indicador fue de 1.57%, esas cifras en términos de vidas equivalen a 58 personas que salvamos en este periodo. Estos indicadores dan parte de tranquilidad, pero nos hace un llamado a que debemos trabajar mucho más en todos los temas de prevención y coordinación con las regiones. Hay que insistir, en que en el país, la mitad de los siniestros viales con fallecidos ocurren dentro de las ciudades, porque a veces creemos que solo en las carreteras suceden tragedias.

 

¿Y cómo es el panorama del Huila en materia de siniestralidad vial?

Haciendo zoom en el departamento del Huila, durante los primeros 7 meses de 2018 se registraron 134 fallecidos, en el mismo periodo de este año la cifra fue de 117, es decir, tuvimos una reducción del 12.67%. Eso es muy importante en la medida en que se logró una tasa mejor que la nacional en términos de disminución. El trabajo más relevante durante los primeros seis meses del año se hizo en los 37 municipios del departamento, y se logró que en 14 municipios no existiera un solo fallecido en siniestros viales y queremos que en todo el territorio huilense no haya tragedias en las vías, por lo que seguiremos trabajando para atenuar aún más estos indicadores.

 

¿A qué factores, principalmente, obedecen los accidentes de tránsito?

En el país la principal causa de fallecimientos en siniestros viales es el exceso de velocidad; la segunda, el no respeto de las señales de tránsito; y el tercer factor está asociado a la conducción en estado de embriaguez. Las tasas son 40%, 38% y 8%, respectivamente. Colombia ha mejorado mucho en disminución de personas que conducen en estado de embriaguez y sí, es un valor que se ha logrado bajar gracias a las medidas de control. El puente festivo de la Asunción de la Virgen, es importante resaltar que logramos una reducción del 25% en fallecidos en las vías; tuvimos un siniestro relacionado con alcohol, el resto fueron asociados con otro tipo de conductas. Es importante indicar que el país requiere pensar en cómo funciona el otorgamiento de licencias de conducción y cómo se controla. En un fin de semana, alrededor de 1.300 colombianos fueron encontrados conduciendo en las calles sin una licencia de conducción. Eso es prácticamente, salir con un ‘arma’ a atentar contra las personas.

 

¿Cómo se explica que la velocidad y el no respeto a las señales de tránsito, sean factores determinantes en accidentes?

Ahí tenemos temas de formación y comportamiento humano con los cuales la Agencia está empezando a trabajar con unas nuevas mallas curriculares para formar mejor a la gente, pero también somos conscientes que la formación sola no puede ir, sino que debemos fortalecer e incrementar el control. Las personas saben y son conscientes que si conducen con exceso de velocidad los multan, sin embargo lo hacen, entonces, tenemos que cambiar esta mentalidad y este comportamiento. En muchas partes del mundo el control hace que muchos colombianos que viven allá acaten las normas, pero cuando están aquí, en su país, no lo hacemos, por lo que necesitamos más controles y una regulación mucho más estricta.

 

Estamos hablando de sanciones y multas, pero a la gente le da igual que la multe porque sigue infringiendo las normas, ¿Podría pensarse en una normatividad más fuerte donde no haya reincidencia?

Sí. Hay medidas en el mundo como las licencias de conducción por puntos, que consiste, en que en la medida en que usted va cometiendo infracciones le van quitando puntos, hasta llegar a un momento en el que por reincidir ya no tiene licencia de conducción. Esa medida se ha estudiado con el Congreso varias veces, vamos a revisarla en una nueva prospectiva de licenciamiento para ver cuál es la mejor alternativa. Hay otros países, por ejemplo, en los que la autorización o formación dentro de las licencias de conducción se hace gradualmente, de eso hay mucho en el mundo y estamos trabajando en la Agencia el nuevo esquema de ello.

 

¿Cómo sería el control con las licencias de conducción en el país?

Son 1.300 personas que no han tenido una licencia de conducción y así se atreven a conducir, por lo que creemos, que hay que revisar muy seriamente el tema de licenciamientos. Es que el 38% de los motociclistas que murieron el año pasado en el país eran personas que tenían su licencia de conducción con 2 o 3 años de expedición, conductores novatos, por lo cual hay que mirar cómo generamos mejor formación de los conductores de motocicletas y de vehículo particular.

 

¿La idea es hacer más exigentes las pruebas o el tiempo de aprendizaje para entregar licencias de conducción?

En motos y vehículos particulares hay que ser conscientes que debemos ser mucho más expertos al momento de sentarnos a conducir. En ese sentido, estamos estructurando la nueva evaluación de los alumnos de las escuelas de conducción; el alumno hoy es evaluado por la escuela, pero lo que me dice la norma es que yo debo tener un centro de apoyo logístico de evaluación, que me permita evaluar el proceso que tiene la persona que estudió en una escuela de conducción. Eso es lo que hay que hacer y la norma me lo establece, pero sí es cierto que hay que trabajar cómo es todo el proceso de licenciamiento y eso está en el Plan de Desarrollo, un nuevo proceso de licenciamiento para los colombianos.

El director de la Agencia de Seguridad Vial, Luis Felipe Lota, en la entrevista con la gerente general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Claudia Marcela Medina García.

¿Los accidentes en motocicletas, un indicador preocupante sobre todo en jóvenes?

Cuando uno mira los usuarios de vehículos motorizados, encuentra que el rango de edad donde están muriendo en siniestros es entre los 20 y los 40 años, hay que trabajar sobre ese rango productivo del país para mitigar la siniestralidad.

 

¿Los ciclistas y peatones se volvieron vulnerables en materia de seguridad vial?

Los usuarios de bicicleta y peatones se nos están matando en edades avanzadas, después de los 50, 55 años; personas que han encontrado en montar bicicleta un momento de esparcimiento terminan siendo víctimas de siniestros viales. Nosotros creemos que los biciusuarios son personas muy importantes en la movilidad y que con todo lo asociado a los objetivos de desarrollo sostenible es significativo. Sin embargo, partimos de dos premisas, una, los demás conductores tienen que respetar a los ciclistas y a los peatones, dos, también llamamos a la prudencia a estos últimos actores. Los siniestros de biciusuarios y peatones están siendo en las noches o muy temprano, donde los otros vehículos infortunadamente no los ven. Debemos ser conscientes de que hay problemas de lado y lado: los conductores de vehículos a veces no tienen en cuenta a los ciclistas, así mismo, los ciclistas tampoco se hacen visibles.

 

¿Cómo está el cumplimiento de la normatividad del sector transportador?

Creemos que la tecno-mecánica hay que revisarla y hacerla mucho más basada en las condiciones reales de la operación, que me refleje realmente el vehículo en qué condiciones se encuentra; también somos conscientes que debemos generar procesos que obliguen a tener ese tipo de instrumentos como la revisión tecno-mecánica y el Soat, para poder prestar el servicio. Pero más aún, en tener los planes estratégicos de seguridad vial dentro de las empresas de transporte, donde la Agencia está cambiando un poco la metodología de los mismos, que sean de mejores prácticas como se hace a nivel mundial y que las entidades de control verifiquen el cumplimiento de estas tareas. La Agencia lo que está haciendo es una revisión y un cruce de cuáles son las empresas que mensualmente están generando más siniestralidad y entregándole una copia a las autoridades de control para que hagan una verificación de cómo está el cumplimiento de normas y todos los planes estratégicos de seguridad vial.

 

La Agencia de Seguridad Vial ha firmado convenios con algunos municipios y departamentos, ¿En qué consisten?

Firmamos 71 convenios con 53 municipios, 18 departamentos y un área metropolitana, con el fin de entregar oferta institucional de la entidad para mitigar problemas de siniestralidad vial. Los convenios tienen básicamente tres componentes. Un componente asociado a infraestructura, donde miramos a través de urbanismo táctico y señalización, cómo podemos propiciar la reducción de velocidad y aquellos comportamientos que me están generando siniestralidad. El segundo componente es un trabajo especial con los planes locales de seguridad vial, consiste en ayudar a las entidades territoriales a formular sus propios planes de seguridad vial ajustados a sus necesidades. Esos planes tienen varios componentes: unos planes específicos de motocicletas, trabajo de seguridad vial con todos los demás actores, y finalmente, unos planes de movilidad escolar. El tercer elemento, es coordinar con los mandatarios locales las intervenciones que podamos hacer a través del Consejo Territorial de Seguridad Vial, el cual es un instrumento que nos ayuda a focalizar las políticas de seguridad vial a nivel departamental. Ese Consejo de Seguridad Vial está conformado por el Gobernador, el Alcalde de la ciudad capital, el Alcalde del municipio que mayor siniestralidad haya tenido durante el último año, el Alcalde del municipio, que, por el contrario, haya tenido mejor desempeño en reducción de siniestralidad vial y dos Alcaldes delegados por la Federación Colombiana de Municipios, para tener en total cinco Alcaldes que representen la totalidad del comportamiento del departamento, así como, la Dirección de Tránsito y Transporte del departamento, un delegado del Ministerio de Transporte, la Agencia Nacional de Seguridad Vial, también están invitadas las Secretarías de Educación y de Salud, con el fin de tomar decisiones de muchas tareas en función de lo que pasa con la siniestralidad.

 

¿La Agencia ha firmado convenios con el Huila?

La Agencia ha firmado convenios con el departamento del Huila, la ciudad capital Neiva, y los municipios de Pitalito y Palermo. Son convenios para 18 meses, que buscan es que los acuerdos que tengamos continúen con el siguiente gobernante y anclar las políticas de seguridad vial de estos entes territoriales para que sean de largo plazo con indicadores y mediciones constantes.

 

¿Cuál es la percepción de seguridad vial en el Huila?

Creo que los datos de reducción hablan por sí solos y hemos venido teniendo unas tareas muy importantes con el Huila. Este año por primera vez el departamento nos copió la posibilidad de tener un puesto de mando unificado en las fiestas de San Pedro, eso hizo que tuviéramos una reducción importante de la siniestralidad. No obstante, hay estrategias que a veces no terminan siendo tan articuladas como lo que hemos venido haciendo en el Festival Vallenato, en trabajar durante todas las fiestas con medidas como la prohibición del recorrido en motocicleta después de ciertas horas de la noche, porque se encontró que en el horario nocturno ocurren más siniestros viales en estos vehículos. Para el siguiente San Pedro, les vamos a recomendar tomar la misma medida, porque tres personas murieron en estas fiestas en motocicleta de noche en Huila. Hay que ir aprendiendo las condiciones de control, movilidad y prevención.

 

¿Cuál es el principal reto de la Agencia de Seguridad vial?

El Plan Nacional de Desarrollo dice que hay que bajar en 26% el número de fallecidos durante los cuatro años. Ese es el reto número uno de la Agencia, en ese sentido, dado que la mitad de los muertos ocurren dentro de las ciudades, vamos a trabajar con los gobiernos departamentales que vienen para ponernos metas en cada región y poder tener una real reducción en el país.

Comentarios