A penas de nueve años y cinco años de prisión fueron condenados Nancy Viviana Urbano Bonilla y el comerciante Hermides Cárdenas Garzón, luego de aceptar su responsabilidad en los abusos  sexuales a una menor de edad, en el municipio de Aipe.

La pareja ‘negoció’ las penas con la Fiscalía 15 15 Seccional, que terminó siendo legalizada por el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento. “Los elementos materiales probatorios son suficientes para creer en la responsabilidad de los incriminados como autores de los ilícitos…tienen su pleno y total respaldo, por haber aceptado además los cargos”, dijo el togado.

Nancy Viviana fue sentenciada a nueve años de prisión, luego de ser hallada responsable como autora del delito de actos sexuales con menor de catorce años agravado. Mientras que Hermides deberá pagar una pena de cinco años como autor responsable del delito de acoso sexual agravado.

 

Regalo

Una cuatrimoto fue la promesa que el comerciante Cárdenas Garzón le iba dar a la niña de trece años de edad si le daba su “virginidad”, dijo la Fiscalía 15 Seccional en las audiencias contra el hombre y la mujer.

La investigación contra la pareja comenzó ante la denuncia de una familiar de la menor, de 13 años de edad, quien decidió contarle a un allegado. “La menor le comentó los hechos al ex esposo de una tía, quien contó todo a la familia, confrontaron a Hermides quien lo negó e iba ser golpeado por las tías de las menores”, dijo la fiscal al señalar que los presuntos abusos sexuales comenzaron en el segundo periodo  del 2016 hasta marzo de 2017.

La delegada fiscal manifestó que el hombre sacaba de la casa a las niñas de 12 y 13 años y el niño de 9 años con la disculpa de enseñarle a conducir el carro y se los llevaba a sitios conocidos como La Gotera, Las Marías, y donde él al parecer tenía ganado en la Capital Petrolera del Huila.

El hombre, según la niña de 13 años, en el transcurso del camino al parecer amenazaba al niño, lo hacía bajar del carro, lo dejaba al lado del camino y seguía con la menor, en ocasiones cuando los acompañaba la otra menor, la dejaba en compañía del hermanito a la orilla del camino. “Después de 10 o 15 minutos regresaba con la niña y recogía a los hermanos”, manifestó la fiscal.

En el tiempo que permanecía solo con la menor al parecer abusaba sexualmente de ella. “La niña cuenta que durante ese tiempo Hermides la sentaba en las piernas  de él, se las masajeaba, le manoseaba la vagina  y se masturbaba delante de ella”, relató la fiscal.

Agregó que en la denuncia la menor manifestó que en una ocasión la llevó  a un sitio a la entrada de una finca, “le quitó la ropa interior y se masturbaba mientras olía la ropa…”.

Añadió que en otra oportunidad cuando iban en el carro, el hermano de la menor, que estaba sentado atrás, vio cuando el hombre manoseaba a la niña y le tocaba la vagina.

 

Les mostraba pornografía

Los vejámenes del hombre con los menores llegaban al punto de mostrarles pornografía y peor aún, obligar a la niña a observarlo cuando tenía relaciones sexuales con Nancy Viviana. “Les mostraba pornografía en el teléfono celular…el celular se lo llevó, lo hizo desbloquear y formatear donde una persona que arregla teléfonos en Aipe. Nancy lo trajo a Neiva y lo vendió por 250 mil pesos”, dijo la fiscal.

Señaló que la menor le comentó que el hombre la había dicho que la iba a llevar cuando él estuviera haciendo el amor con la mujer para que aprendiera. “Varias veces fueron con la mujer al sitio Las Marías a un monte, que él cuando sostenía relaciones con Nancy Viviana en la parte trasera del carro, ella se acostaba en la silla trasera y el parado…que él le hacía señas para que fuera hasta el sitio y se diera cuenta de los hechos”.

Según la fiscal Hermides al parecer no solo amenazaba a los menores para que no contaran nada, sino que les dio dinero para que arreglaran las bicicletas y a la niña le ofreció una cuatrimoto por la virginidad. “El hombre les decía a los niños que no fueran a decir nada o les hacía daño…”.

Hermides Cárdenas Garzón, de 51 años de edad, fue aprehendido en el barrio San Martín en el municipio de Aipe, mientras que Nancy Viviana Urbano Bonilla, fue detenida en el barrio San José también en Aipe, tras órdenes de captura expedidas por el Juez único Promiscuo del Municipio de Tello con Funciones de Garantías por solicitud de la fiscal.

Comentarios