Piter Bonilla Díaz

Hija de Moisés Castañeda Gonzales, extinto agricultor y ganadero, nacido en la Inspección de San Juan, municipio de Palermo-Huila. Con apenas cinco años de estudios primarios, fue en varias ocasiones Presidente del Concejo de la citada población por el Conservatismo LauroAlvaroFelista, y autoridad  de Policía de la misma Inspección, y de Silvia Perdomo, denodada ama de casa.

Es nadie menos que Silvia Alexandra, candidata por dicha colectividad y de otras tendencias banderizas a la Alcaldía del referido municipio. Abogada de la Universidad “Sergio Arboleda”, de la promoción de l996. Con especializaciones en Derecho Económico, Alta Gerencia, Administración Financiera y Maestría en Derecho.

En el campo laboral tan singular profesional ha ocupado los cargos de  Jefe de Servicio al Cliente en Electrohuila, Docente del Consultorio Jurídico del mencionado centro académico, Jefe de Cartera de la Electrificadora, Jefe de Control Interno  de la Caja de Compensación  Campesina en Bogotá, Asesora Jurídica de la Alcaldía de la capital de la República-Instituto de Desarrollo Urbano, Enlace en temas de orden público entre el Departamento del Huila y el Ministerio del Interior y Secretaria General-Asesora legal de Electrohuila.

Esta bella mujer, que su progenitor, según ella, fue muy allegado el ex congresista Tito García Cabrera,  quiso que fuera abogada y burgomaestre de Palermo. Es también  madre cabeza de hogar formado  con sus dos hijos, de trece y dieciséis años. Representó a sus paisanos en el Reinado Departamental del Bambuco, año 95. Inicia la carrera política desde los doce años de edad acompañando a su padre en todas las correrías dentro de esa jurisdicción territorial, “luego el conocimiento de la verdadera política lo aprendí desde muy niña”, dice a este columnista. No se trata, entonces, de ninguna improvisada. Es una persona que conoce perfectamente todos los problemas e incertidumbres que agobian a su pueblo. Que incluso por su estructuración personal le permite desempeñar posiciones a nivel nacional.

Sencilla, jovial, carismática, de mucha fe cristiana, formidable ejecutiva,  expresa que se formó en el núcleo familiar pensando en su tierra natal, consciente  de aportarle a la

sociales; construyendo una comunidad de bien; tocando sus sentimientos en sus diferentes necesidades como  empleo, vivienda, seguridad y, por supuesto, en el campo minero.

Es, apenas, algo de lo que tiene en mente esta excepcional  candidata. De ahí que en Palermo su gente exclama: ¡Esa es!

Comentarios