Amaury Machado Rueda

huila@lanacion.com

 

La propuesta del salario mínimo diferencial vivificada por el economista Roberto Steiner, recién nombrado codirector del Banco de la República pretende una disminución del salario mínimo, inicialmente para los trabajadores informales, pero que tendrá el mismo efecto para los demás trabajadores. Con esta medida buscan aumentar la población trabajadora de menos de un salario mínimo como cotizantes a pensiones (lo que favorece más a los fondos de pensiones) y de esa manera disminuir la informalidad a la vez que se reducen los salarios.

Steiner, experto en macroeconomista especializado en política monetaria, enfatiza que este modelo les permitiría a las personas que tienen ingresos inferiores al mínimo cotizar pensión.

Otros expertos en el Huila, consultados por este Diario, ven la propuesta como improcedente e innecesaria en la medida que realmente no favorecerá a los trabajadores, y menos a los diferentes sectores de la economía en las regiones.

Carlos Salamanca Falla, docente de la Universidad Surcolombiana, indica, “El gobierno nacional sigue viendo un país de regiones, que según ellos tenemos categorías diferentes. Es decir para el gobierno que está en Bogotá, existimos diferentes colombianos, de tal manera que invierten más en algunas ciudades capitales y las demás regiones nos dejan con recursos escasos; sin embargo sí legislan para que los ingresos que tenemos por regalías en tierras lejanas al centro las compartamos porque somos un solo país. En conclusión no estoy de acuerdo con proponer este tema que a todas luces es discriminatorio, inequitativo y atenta contra la dignidad humana”.

Así mismo el sobresaliente economista huilense Germán Palomo García, no justifica esta propuesta que tendría dos efectos, el económico y el poblacional, y es mantener a las regiones como de segunda categoría.

“Esto lo que hace es reconocer que el costo de vida en Bogotá siempre va a ser más alto que el de Neiva, por ejemplo. Pero no se tiene en cuenta que hay un argumento en favor y es la productividad. La productividad de una empresa en Bogotá que puede atender un mercado nacional tiene que ser mayor y en consecuencia los ingresos de igual manera tienen que reconocer esa mayor productividad. Eso solamente como un análisis económico. Pero vamos también a mirar que puede generar un desplazamiento a las ciudades que van a tener mejores salarios, e iría a crecer más lo que tradicionalmente se ha llamado cordones de miseria. El tema no es de la región A o la región B como tal, es de cuáles son los recursos con los que cuentan las regiones para tener un mejor resultado económico”, explicó.

Fenalco abordó esta y otras iniciativas

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes Fenalco, Jaime Alberto Cabal, en el marco del congreso nacional del gremio que se desarrolló esta semana en la ciudad de Neiva, abordó esta entre otras propuestas tendientes a mejorar la estabilidad económica del país, el comercio, el crecimiento de la empresa y contribuiría a que no continúe aumentando el desempleo y la informalidad.

En presencia del Presidente de la República, Iván Duqe, invitado en la clausura del evento, Cabal primeramente hizo un llamado a la Corte Constitucional para que no afecte la Ley de Financiamiento, por lo que pidió buscar que la norma continúe adelante.

“Fenalco está muy preocupado con la amenaza de la caída de la ley de financiamiento. Consideramos que sería no solamente nocivo para la estabilidad jurídica del país sino también para la estabilidad económica. Desde aquí quiero hacer un llamado a las altas Cortés, la Corte Constitucional, porque Colombia no se puede detener y básicamente en la lay de financiamiento está sustentado gran parte de la esperanza del nuevo crecimiento del país, de la incorporación de los informales a la formalidad, y por supuesto de los estímulos tributarios e incentivos para que muchos sectores de la economía puedan tener un mejor comportamiento. En ese sentido quiero que todos cerremos filas porque la ley de financiamiento es fundamental que continúe adelante”, advirtió el dirigente gremial.

Mencionó que la otra gran preocupación es el desempleo que en los últimos meses se disparó a niveles de 10.7% y  el crecimiento de la informalidad. Dijo estar convencido que es necesaria para el país una nueva legislación laboral acorde con los nuevos tiempos, los retos presentes y los desafíos futuros, y que se adecúe a las prácticas empresariales modernas.

“Debemos acometer una reforma laboral integral y profunda. El código sustantivo del trabajo data de los años 50 con algunas reformas parciales como la ley 50 y la ley 100 pero es necesario ponerlo ahora acorde a los nuevos tiempos, a las nuevas industrias y comercios, a las  nuevas tecnologías que han irrumpido los mercados de los últimos años, una reforma que flexibilice las condiciones de contratación y despido de trabajadores para permitir en incremento en los mercados laborales formales”, manifestó el Presidente de Fenalco.

Y es que Según un estudio realizado por este gremio con Fedesarrollo sobre el comercio como articulador de la economía colombiana, por cada peso de salario de un trabajador formal del sector comercio en el total de la economía se pagan 3.37%, esto equivale a 29.9 billones de pesos en salarios.

Entre los aspectos, dijo Cabal, que podían ser motivo de estudio y debates en cuanto aporte a esta gran reforma que propone, mencionó algunos como la conveniencia de especificar el salario mínimo por regiones o por sectores, con base en productividad y competitividad como existe en muchos países; o el planteamiento de la contratación flexible por horas con sus correspondientes prestaciones sociales por horas laboradas. También reevaluar los altos costos de recargos dominicales y festivos o modificar el concepto de semana laboral de siete días que no necesariamente inicie el lunes y termine el domingo sino que pueda comenzar para efectos de contratación cualquier día de la semana, por supuesto incluyendo los respectivos días de descanso diferentes a sábado y domingo.

Indicó que es además necesario revisar los altos costos de contratación, periodos de prueba, la cuota de aprendices Sena, las incapacidades médicas y los costos de despidos.

Finalmente entre otras propuestas, mencionó que se podría impulsar intensivos laborales para ciudades que adopten el modelo de 24 horas que existe en muchas ciudades del mundo con un régimen especial laboral, que le daría un gran auge a empresas de turismo y entretenimiento y a las distintas expresiones de la economía naranja.

“Nuestras instituciones son analógicas y el mundo de hoy es digital, nuestras instituciones y normas no fueron diseñadas para los modelos inteligentes de negocio de hoy. Por eso pensar en aumentar el costo del factor trabajo es un error por cuanto ahora proliferan tendencias que sustituyen empleos tradicionales por nuevas formas de trabajo que exigen modelos de contratación y remuneración también innovadores. Es más, la proyectada prima a la canasta familiar aparte de todos los peros que se le han descubierto es inequitativa por cuanto beneficiaría a una población que no es la más vulnerable porque quienes la disfrutan hoy tienen los beneficios de la formalidad y ganan al menos un salario mínimo. Deberíamos más bien estar preocupados por el efecto del empleo de las tecnologías que respaldan los nuevos esquemas de operación y distribución y por las industrias y comercios creativos de la economía naranja”, reiteró el Presidente Nacional de Fenalco.

 

Un gran pacto

Jaime Alberto Cabal propuso al Presidente de la República analizar la propuesta del gremio comercial de liderar un pacto nacional por el empleo que congregue al gobierno, congreso, empresarios, trabajadores y partidos políticos con el acompañamiento de la academia para resolver “el desafío número uno del momento que es el desempleo y buscar formas de crear nuevas fuentes de trabajo”.

Aplaudió también el dirigente de Fenalco la iniciativa de tres días sin IVA que hoy está plasmada en un proyecto de ley para decretar tres días de excepción al IVA en el caso de las compras del comercio organizado. “Consideramos que es una iniciativa de gran impacto para nuestra economía que beneficia el bolsillo de los colombianos y los consumidores, al comercio y al sector financiero por cuanto se trata de hacerlo con tarjetas débito y crédito lo cual contribuye a la formalización y bancarización”, manifestó.

Comentarios

comentarios