Un ‘abogado’ fue quien tramitó las 150 tutelas de ‘familias’ que viven en el asentamiento Quintas del Manantial I y buscaban subsidios de vivienda o reubicación.

Un supuesto abogado a través de ‘familias fantasmas’ no solo pretendía engañar a las autoridades en Neiva, sino adquirir subsidios de vivienda o soluciones de vivienda de interés social, con acciones de tutela.

El engaño quedo al descubierto cuando el Juzgado de Tercero del Circuito de Neiva en segunda instancia estudió la impugnación por las que fueron negadas las tutelas por no ser el instrumento para solicitar las ayudas a favor de 53 familias del asentamiento Quintas del Manantial I.

“Existe otro medio de defensa idóneo y eficaz al cual pueden acudir…al parecer no han adelantado ningún trámite ante entidades gubernamentales, para la adquisición de subsidios de vivienda…”, dijo el Juzgado Primero Penal del Circuito que resolvió la primera instancia de las tutelas.

 

‘No firmaron las tutelas’

Las supuestas familias del asentamiento Quintas del Manantial I, solicitaban en las tutelas que la Alcaldía de Neiva declinara la orden de desalojarlas del predio y se dispusiera de un programa de solución de vivienda.

Sin embargo un estudio minucioso del despacho del juzgado tercero, permitió establecer que las tutelas no solo eran el mismo formato “se cambia únicamente el nombre del accionante, el lote donde supuestamente habita y su teléfono de contacto para notificación”, señaló el togado.

También quedó al descubierto que existía una presunta suplantación de personas “llamó la atención que para firmar la gran mayoría de tutelas se utilizó el mismo tipo de escritura”, manifestó el juez.

Las presuntas irregularidades llevaron al juez a establecer que las personas que figuraban como peticionarios en realidad no había hecho las solicitudes, y al ser indagadas a través de llamadas telefónicas algunas no vivían en Neiva, otras no habían firmado la tutela, no conocían de ellas o viven el otros barrios de la capital huilense.

Luz Dary García Cardoso, manifestó al juez que ella no firmó ninguna tutela y que fue hecha y presentada por “al asentamiento fue un abogado de nombre Pedro, no recuerdo los apellidos, nos prometió que iba a pelear para que nos legalizaran los lotes y con la junta del asentamiento nos pidieron un aporte de $100.000 por cada familia para los gastos del abogado…”.

Maicol García Cardoso, quien también aparece en la tutela, manifestó que el abogado no quiso darles el nombre completo “solo se presentó como Pedro, supuestamente para que no se generaran problemas contra él, yo simplemente entregué unos documentos personales, pero no firmé la tutela que estoy mirando en este momento, la firma que aparece en esta tutela no es la mía y ni siquiera sé qué es lo que está escrito o están pidiendo con mi nombre”.

Mientras que otras personas que aparecen en las tutelas no viven en el asentamiento como el caso de Lucero Quimbayo Oviedo quien desde hace once años vive en el municipio de Samacá (Boyacá). “No he firmado ninguna tutela”.

Similar situación se estableció con Kerly Constanza Andrade Prada, quien sostuvo que desde hace un año vive en el barrio Las Mercedes “siempre ha vivido en Fortalecillas…no ha firmado ninguna tutela”.

La esposa de Dumail Vargas Quinteros manifestó que  desde hace 20 años viven en el barrio Alberto Galindo. Nubia Rey Trujillo indicó que lleva siete años residiendo en Galindo. Mientras que Nelcy Paola Perdomo Calderón señaló que vive en la ciudad de Florencia (Caquetá). “Aveces vive en el asentamiento”.

Además de la suplantación de personas, el juzgado encontró que una sola persona aparece con cuatro tutelas de las cuales dos no firmo y las otras dos “su firma se plasmó con letras totalmente diferentes, se trata de Diomar Mosquera Gómez.  Estas situaciones nos permite entrever la mala fe con la que actuó…”.

El caso más irregular fue el de Héctor Hernán Gómez Sánchez, quien es ciego y no firma, sin embargo en la tutela aparece su nombre y firma en letras.

“Se logró confirmar las sospechas del despacho, relacionadas con la posible suplantación de las personas…”, manifestó el juez al señalar que las tutelas fueron presentadas por inescrupulosos que “pretenden algún beneficio para si mismo o para un tercero, sin importar el detrimento de los derechos e intereses de las personas a las cuales se usó su identidad sin consentimiento alguno”.

En una de las constancias aparece el nombre de Juan Pablo Garcés Monje,  “aseguró ser el encargado de recoger documentación y presentar las tutelas, habiendo firmado, que todo es relacionado por el abogado Pedro González Prito”.

Las presuntas irregularidades encontradas en las tutelas llevaron al juez a anular la decisión del juzgado de primera instancia y ordenar a la Fiscalía investigar a los responsables de las tutelas.

Comentarios