El hurto, las lesiones personales y el tráfico de estupefacientes son los delitos más cometidos por menores entre los 14 y 17 años en el departamento del Huila.

De acuerdo a cifras suministradas por el Departamento de Policía Huila, en lo que va del 2019 se presenta una reducción del 20% en delitos cometidos por menores. Es así, que en los primeros nueve meses de 2018 se registraron 312 infracciones efectuadas por jóvenes entre los 14 y 17 años, frente a 250 casos ocurridos en el mismo periodo del presente año.

En lo que respecta a capturas de menores en lo corrido del 2019, se tiene que, 219 adolescentes han sido aprehendidos en el departamento, mientras que en el mismo periodo del 2018 la Policía detuvo 252 jóvenes menores de 18 años infractores; comportamiento que exhibe un descenso del 13%.

Si bien los anteriores indicadores muestran una disminución en delitos cometidos por menores y aprehensiones por esa razón, el panorama no deja de ser preocupante si se tiene en cuenta que algunas infracciones presentan un alza.

Este es el caso del tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, que en los primeros nueve meses de 2018 dejó 55 capturas de menores por ese delito, y este año la cifra asciende a 79 detenciones. La misma tendencia se presenta en la violencia intrafamiliar, infracción por la cual en el año anterior se registraron 6 aprehensiones de adolescentes hasta septiembre y en 2019 van 15.

Los reportes de menores implicados en delitos se presentan todos los días, solo en este fin de semana en planes operativos diferenciales contra el delito, la Policía Huila logró la aprehensión de 2 menores por tráfico, fabricación y porte de estupefacientes. En el caso de Neiva, ayer la Policía Metropolitana capturó a un menor de 17 años portando un arma de fuego en el sur de la ciudad.

Este año se conmemoró una década de la entrada en vigencia e implementación del sistema de Responsabilidad Penal de Adolescentes, o más conocido como el Código de Infancia y Adolescencia creado mediante la Ley 1098 de 2006. En Huila este sistema entró en vigencia solo hasta el 1 de junio de 2009. Se encarga de aplicar justicia restaurativa precisamente a los adolescentes que cometen delitos y que a la vez son objeto de protección por parte del Estado.

Antes de la Ley, entonces los menores no eran castigados por sus comportamientos indebidos ni las víctimas eran reparadas. Para muchos expertos en el tema, jurídicamente la norma es la mejor en Latinoamérica, el punto neurálgico se da en la aplicación de la misma.

“El código de Infancia y Adolescencia es una herramienta fundamental para proceder, pero alrededor de este juegan otros factores como la cultural de la ilegalidad, que se aprende desde las mismas familias”, indicó el Brigadier General Norberto Mujica Jaime, Comandante la Región de Policía 2.

El general Mujica explicó, además, que entorno a estas situaciones juega unos factores sociales, así como el compromiso, la responsabilidad y el control que deben tener los padres de familia sobre sus hijos menores.

Por su parte, la congresista huilense Flora Perdomo indicó que uno de los tópicos que debe revisarse con detalle es el que tiene que ver con la prevención del delito. “Las cifras no mienten. En el caso del Huila, de acuerdo a los reportes de las autoridades, durante el año 2018, más de 400 niños ingresaron al sistema judicial por diversas circunstancias, la gran mayoría de ellos recuperaron la libertad, sin que se pueda establecer si lograron salir del oscuro mundo de la delincuencia. Este dato pone de presente que las estrategias de prevención no responden positivamente, que los niveles de reincidencia se mantienen y que la impunidad es una constante”.

 

Comentarios

comentarios