Juez decidirá demolición de la tribuna occidental del estadio de Neiva

En manos de la jueza novena administrativa  Nancy Trujillo Avilés, estará la decisión de ordenar a la administración municipal de Neiva, la implosión de la obra o su reconstrucción. Según el mismo consultor, en un cálculo preliminar, ejecutar las obras distintas a la tribuna occidental, costaría otros 60 mil millones de pesos. Lo que significaría que para terminar la tribuna occidental y las obras adicionales en las antiguas tribunas, se requerirían por lo menos de 110 mil millones de pesos.

0
173
Demoler o reconstruir, el dilema que resolverá un juez de Neiva.

RICARDO AREIZA

Unidadinvestigativa@lanación.com.co

Una acción popular instaurada el año pasado podría destrabar la polémica suscitada por la terminación o la demolición de la tribuna occidental del estadio ‘Guillermo Plazas Alcid’ de Neiva.

La figura judicial fue presentada el 8 de marzo de año pasado por el abogado Carlos Eduardo Cardozo Ordóñez invocando la protección de los derechos colectivos a la seguridad y a la salubridad pública.

El medio de control fue presentado ante el Juzgado Noveno Administrativo de Neiva, antes de conocerse el último estudio de la Universidad Nacional, con las alternativas para la reconstrucción y terminación de la tribuna occidental, con una inversión de 50.000 millones de pesos.

El jurista estimó que la obra, tal como quedó ejecutada, “puede desplomarse en cualquier momento debido a la debilidad de sus estructuras que conllevarían a una tragedia aun mayor a la que todos conocemos”.   El profesional solicitó al despacho judicial que se ordene a la Alcaldía de Neiva la demolición inmediata por implosión de la tribuna occidental.

“El estadio no se encuentra en óptimas condiciones para la práctica de cualquier actividad  deportiva lúdica o para espectáculos, lo que hace necesaria su demolición”, argumentó.

La acción popular fue admitida por la juez María Nancy Trujillo Avilés el 14 de marzo. El pasado 22 de febrero la funcionaria judicial ordenó la vinculación a la acción judicial a los representantes legales del consorcio Estadio 2014, encargado de la obra civil y del consorcio interventor.

Este mecanismo de participación ciudadana fue respaldado por la Defensoría Regional del Pueblo. El despacho le dio poder a la aboga Mildred Samary Quesada para que coadyuve la acción judicial.

El juzgado mediante auto del14 de agosto pasado autorizó la concurrencia de la defensoría en el trámite de esta acción. Según la jueza, en la actualidad se están adelantando las respectivas notificaciones. “Una vez en firme, se citará a audiencia de pacto de cumplimiento para explorar un eventual acuerdo conciliatorio”, precisó.

En caso de declarase fallida, la funcionaria entrará a resolver si acoge parcial o totalmente las solicitudes, acorde con la protección de los derechos colectivos invocados o fijará otra posición frente a la demolición o reconstrucción de la obra, de acuerdo con los nuevos escenarios registrados desde que se presentó la acción popular.

Aunque esta podría ser la mejor opción, al juzgar por la opinión de la ciudadanía, ninguna autoridad municipal se inclinará por esta alternativa, considerando el detrimento patrimonial de 28.884 millones de pesos que se han invertido y que investiga la Contraloría General de la República.

La decisión judicial se definirá la suerte del escenario deportivo

Los escenarios

El estudio técnico de alternativas contempló el ajuste en los diseños, la supresión y demolición de algunas obras para facilitar la terminación y normal funcionamiento de la cuestionada estructura.

La propuesta parte del reforzamiento estructural, como estaba contemplado en el proyecto original. La reconstrucción, terminación y puesta en funcionamiento (servicio), costará 50.000 millones de pesos y la ejecución podría tardar, en condiciones normales, cuatro años.

La recuperación de las demás tribunas puede costar alrededor de 60 mil millones de pesos adicionales. Para terminar la obra,  la administración sólo cuenta actualmente con  9.699 millones de pesos provenientes de las multas pagadas por el incumplimiento del contrato (5.775  millones de pesos) y un saldo sin ejecutar de 3.924 millones de pesos.

El ministro del Deporte Ernesto Lucena anunció otros diez mil millones de pesos, en el presupuesto del año entrante como cofinanciación para terminar y poner en funcionamiento solamente la tribuna occidental.

La reconstrucción

El estudio recomendó el desmonte total dela estructura metálica de la cubierta que amenaza ruina y el montaje de una nueva.   En algunos casos, la cercha no se encuentra apoyada totalmente sobre el pedestal de concreto y los perfiles no están soldados completamente a la placa base.

En otros casos, las conexiones, según los planos se diseñaron con 12 pernos, pero solamente se instalaron seis pernos (Tres pernos a cada lado del perfil), lo que genera peligro, ya que ésta es una condición inaceptable para la constitución segura del apoyo de la estructura.

Los pedestales construidos no cumplen con el espesor del recubrimiento mínimo y por lo tanto deben reforzarse. Igualmente recomendó la demolición de la rampa de acceso vehicular, en la parte exterior.

La rampa, conformada por un sistema de muros y losas en concreto reforzado, presenta desplazamientos excesivos, alto grado de agrietamientos y focos de corrosión. Los consultores recomendaron la demolición, ya que el sistema de concreto reforzado que conforma la rampa presenta pérdida de resistencia y durabilidad.

Según la propuesta deben demolerse las graderías en los niveles cuarto, quinto, sexto y séptimos, ya ejecutados, reconstruir y repotenciar vigas y columnas.

Igualmente debe demolerse la placa superior donde se construyeron los camerinos. Esta zona presenta fisuras y requiere reforzamiento de la placa. Además, construir pilotes, vigas y columnas  y reforzar la cimentación.

La Universidad Nacional entregará con el proyecto la actualización de los parámetros de resistencia y rigidez de toda la estructura y las alternativas de reforzamiento para la ampliación de la obra.

Perfil de la propuesta para la reconstrucción de la tribuna

Obras pendientes

Hecho el reforzamiento estructural, el nuevo contratista debe ejecutar la construcción de estructura en concreto de la tribuna occidental hasta el séptimo nivel.

Igualmente la demolición y construcción de graderías en concreto pos-tensado, toda la mampostería interna y de fachada hasta el séptimo nivel, la construcción del área de taquillas y  las rampas de acceso.

Asimismo debe terminar los camerinos, las baterías sanitarias hasta el segundo nivel y la iluminación de corredores, los acabados hasta el séptimo nivel, la construcción de pisos y acabados hasta el tercer nivel, la instalación de redes internas y externas de gas, la instalación de carpintería metálica.

Según la administración, los diseños de las redes serán entregados en su totalidad por la Universidad. Igualmente los permisos y licencias respectivas.

No incluye la subestación eléctrica, la construcción de las redes y repotenciación de las cuatro torres de iluminación existentes, financiadas por el equipo y ejecutadas por Electrohuila.

Según el ingeniero Elkin Trujillo, en el nuevo proyecto para la terminación quedaron incluidas la construcción de las zonas VIP, las cabinas de radio, los sistemas de voz y datos, los ascensores y la red contra incendio, descartados por el consorcio constructor.

El proyecto no contempla el cambio de las luminarias led para el campo de juego, la silletería en graderías y las obras exteriores de urbanismo en la zona de la tribuna occidental, contempladas en el contrato original.

La hoja de ruta está diseñada sólo para terminar la tribuna occidental. El proyecto no contempla la recuperación total del estadio como se pensó en el 2012, ni el reforzamiento de las viejas estructuras.

Según el mismo consultor, en un cálculo preliminar, ejecutar las obras distintas a la tribuna occidental, costaría otros 60 mil millones de pesos. Lo que significaría que para terminar la tribuna occidental y las obras adicionales en las antiguas tribunas, se requerirían por lo menos de 110 mil millones de pesos.

Comentarios