Carlos Alberto Cuéllar es el director de la CAM hasta el próximo 31 de diciembre.

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

 

Está llegando a su fin el periodo de Carlos Alberto Cuéllar como director de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM, la máxima autoridad ambiental del Huila. En este diálogo con LA NACIÓN, el funcionario hace un balance de su gestión, destaca sus logros y se refiere al ‘jalón de orejas’ de la Procuraduría por la protección de los humedales.

También habla de la investigación contra el hotel ‘Bethel’ por presuntas infracciones ambientales en el corazón del desierto de La Tatacoa, y dice quién debe ser su sucesor.

 

Está terminando su periodo en la CAM, ¿Qué destaca?

Dentro de lo más importante de destacar es el avance sustancial del plan de acción Huila 2050 preparándose para el cambio climático. Ese ha sido nuestro eje de gestión institucional. Hemos dado pasos muy grandes en torno a la protección del departamento. Hoy, el Huila se encuentra con el mejor indicador de competitividad en sostenibilidad ambiental. Eso está representado en una mejor oferta de bienes y servicios para las unidades productivas y que estamos ubicados en los últimos lugares de deforestación en el país. También destaco la declaratoria y registro de las áreas naturales protegidas, como quiera que hoy contamos con un sistema de áreas protegidas que representa más del 33% del área departamental y que garantiza que esa área no se puede tocar para ningún tipo de actividad extractivista, ni de hidrocarburos, incluso, ni para cultivos. Adicionalmente, hemos hecho un trabajo importante en la gestión del riesgo; logramos terminar 18 estudios de amenaza, vulnerabilidad y riesgo en igual número de municipios que han facilitado la actualización de los Planes de Ordenamiento, pero sobre todo, el diagnóstico y el conocimiento del riesgo en esas regiones, impidiendo afectaciones en la población por fenómenos naturales.

 

¿Qué se ha hecho por las cuencas hidrográficas de la región?

Hemos venido avanzando fuertemente en los procesos de ordenamiento de las principales cuencas del departamento; hoy tenemos las cuatro principales cuencas en su fácil final de diagnóstico: la actualización de la cuenca del río Las Ceibas, la actualización del ordenamiento del río Guarapas en Pitalito, la actualización del plan de manejo ambiental de la quebrada Barbillas de La Plata y la actualización de la cuenca de la quebrada Garzón en Garzón. Con esto, estamos consolidando la planificación adecuada del territorio y facilitando la labor de descontaminación.

El director de la CAM, Carlos Alberto Cuéllar, en la entrevista con el editor general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

¿Qué avances tuvo la CAM en materia de ejercicio de autoridad ambiental?

Logramos poner al día un importante número de procesos en materia de permisos ambientales que venía represado. Hoy, estamos pendientes tan sólo de los permisos de la vigencia 2019. Hay que decir que cuando recibimos la corporación había permisos ambientales represados de muchas vigencias anteriores y hoy, por fortuna, estamos al día en todos estos procesos. También nos estamos poniendo al día en materia de proceso sancionatorios.

 

En materia de gestión del riesgo, ¿Cómo está el Huila?

Es lamentable observar que en los escenarios de desarrollo urbano en varios municipios huilenses se siguen adelantando al margen del ordenamiento territorial. El control urbano debe ser liderado por las Administraciones Municipales. Un reto para el Gobierno Departamental y las 37 Alcaldías es ponerle coto al desarrollo desordenado de las cabeceras municipales, con el fin de evitar posibles pérdidas de vidas humanas, situaciones como deslizamientos y avalanchas. En esa tarea se requiere un liderazgo fundamental de las Administraciones Municipales.

 

A propósito de los cuestionamientos hechos por la Procuraduría a principios de año, ¿Qué ha hecho la CAM por los humedales?

Es importante dejar claro que el número de humedales en el Huila es muy elevado. Tenemos diagnosticados 230 humedales y lo que se hizo inicialmente fue un ejercicio de priorización. Tenemos humedales con tamaños impresionantes. El humedal de La Vega del municipio de La Argentina tiene más de 60 hectáreas. Hay otros humedales en Pitalito, Garzón y Altamira que requieren atención urgente. En ellos hemos venido haciendo tareas importantes de control y manejo. Sobre la Procuraduría, lo que hay allí es tal vez, un desconocimiento del ejercicio de priorización que se realizó y en las tareas que venimos desarrollando. Hoy, en el caso de los humedales de Neiva, hicimos un ejercicio, junto a la Administración Municipal, para terminar los planes de manejo, que es algo de lo que la Procuraduría nos objetó. Esos planes de manejo estaban construidos para un buen número de humedales ya priorizados. Tenemos ya unos planes de manejo adoptados.

 

Pero, ¿Quién responde por la protección de los humedales?

Es importante decirle a la comunidad que hay una competencia constitucional frente a los humedales por parte de los Concejos Municipales en lo que tiene que ver con el control y vigilancia de las actividades relacionadas con la construcción y enajenación de inmuebles en la zona de los perímetros urbanos. La CAM es un facilitador y lo que estamos haciendo es direccionando algunas de las compensaciones ambientales para tener fuentes ecológicas y abastecer con agua estos parques de ciudad. Esto que la gente llama humedales deberían ser llamados parque de ciudad, que están contemplados en el ordenamiento del uso del suelo de la ciudad. Lo que proponemos son unas medidas de manejo permanente que garanticen que estos parques se constituyan en verdaderos jardines, en donde la gente haga uso, goce y disfrute del ecosistema. Invitamos a la Administración Municipal entrante y al Concejo para que regule el tema de las compensaciones por cesiones al urbanismo. Neiva es una ciudad con escasa agua y lo lógico es que se garantice la provisión del recurso hídrico.

 

Hablemos del desierto de La Tatacoa, ¿Qué tanto se está promoviendo su protección?

Lo más importante ha sido la declaratoria de La Tatacoa Distrito Regional de Manejo Integrado, un escenario que hace blindar una importante área de este territorio para el uso, goce y disfrute del ecosistema. A mi llegada hubo un debate muy fuerte porque existía una declaratoria de Parque Natural Regional que no era armónica con los desarrollos locales de la población que allí se encuentra asentada. Hoy, hemos hecho una formalización de esa área protegida y hemos adelantado unos ejercicios importantes de autoridad ambiental en zonas de exclusión de cara a posibles actividades de explotación de hidrocarburos y otras actividades.

 

¿En qué va el proceso contra ‘Bethel’, el exótico hotel construido en el corazón del desierto?

Esa investigación está en su fase final. Ya recibimos los descargos por parte del presunto infractor. Como en todo proceso, quien se encuentre dentro del proceso sancionatorio tiene derecho a defenderse. Eso es lo que ya ocurrió. Ellos ya respondieron a unos cargos que le hizo la corporación y en estos momentos estamos decidiendo. Es un trámite que debe surtirse por el marco legal, pero estamos en fase final para la toma de decisiones en lo que respecta a ese y otros casos que están asociados al inadecuado uso del ordenamiento en La Tatacoa.

 

¿Qué está pasando en La Tatacoa? ¿Qué advierte la CAM?

Uno de los escenarios más hermosos que tiene el país es La Tatacoa y en el control urbano es indispensable que el Municipio actúe previniendo desarrollos desordenados. Y no me refiero sólo a Villavieja sino en todos los 37 municipios del departamento. Pasa en Neiva con todos estos desarrollos suburbanos no planificados que terminan generando problemas de salud pública porque hay mala disposición de aguas servidas. Un llamado importante es a que los desarrollos se restrinjan conforme al ordenamiento del uso del suelo y que los procesos de permisos de desarrollos urbanísticos estén armonizados con el ordenamiento territorial y el entorno paisajístico. Aquí lo que hemos venido viendo son unos desarrollos desordenados, que riñen con lo que la gente quiere ver en un escenario como La Tatacoa.

 

Finalmente, ¿Quién debe ser su sucesor en la dirección de la CAM para los próximos cuatro años?

Nosotros hemos hecho una tarea juiciosa con nuestro equipo de trabajo y yo creo que la persona que me suceda en el cargo debe ser una persona con todos los valores y la idoneidad técnica, con todo el conocimiento de lo que corresponde a una institución que hoy se posiciona como una de las mejores a nivel de país. Eso lo dicen los diferentes indicadores de medición de la función pública, lo dicen también los indicadores de competitividad del departamento. Hay unas grandiosas hojas de vida postuladas y queremos que se margine cualquier tema político del proceso electoral. Si no se toman decisiones apropiadas desde la CAM, vamos a tener un colapso y una pérdida de todos estos valores que hemos logrado en materia de oferta natural y de unos procesos de autoridad que dan cuenta de un accionar más ágil y contundente por parte de la corporación.

Comentarios