La final que estaba programada para jugarse en el el Estadio Nacional de Santiago, en Chile, ha sido descartada por la Conmebol, debido a los problemas de orden público que afronta la capital chilena por estos días.

Por esta razón, la gran final del torneo continental entre River Plate y Flamengo, viene buscando una sede para lo que será la primera vez que se disputa a único partido el titulo de la Libertadores de América.

Colombia fue la opción que más llamó la atención de la Conmebol por encima de Paraguay y Uruguay, y se tenía entre la baraja a Medellín y Bogotá, pero por condiciones de altura, la capital quedó descartada.

Según se ha podido conocer, la Conmebol y River Plate ya le dieron el visto bueno al estadio Atanasio Girardot para que sea la sede de este gran final. Solo se espera la confirmación por parte de Flamengo para que la decisión sea unánime.

Comentarios