La familia Bahamón Jaramillo a la entrada de la capilla.

Destrozados por el dolor de la repentina partida de Germán Bahamón Vanegas, le dieron ayer en Neiva el último adiós su esposa Claudia Jaramillo, sus hijos Germán Alberto, Claudia María, Mateo y Camilo, sus nietos, hermanos, sobrinos, demás allegados y amistades que forjó a lo largo de los 67 años que transitó por este mundo.

La reconocida familia huilense recibió en este momento de profunda congoja un fraterno y solidario acompañamiento en la Parroquia del barrio Campo Núñez, donde el párroco Milciades Vargas precedió la emotiva misa, amenizada por la Orquesta Sinfónica del Huila.

“Un hombre muy creyente, sufría cuando no podía comulgar. Vivió y confesó una fe firme. Un ser bueno, luchador, optimista. Un gran testimonio de vida para todos en la región. Recuerdo que enmarcó una imagen de la madre Teresa de Calcuta y la colocó en su oficina y me pidió se la fuera a bendecir porque me dijo, padre, yo amo a esa mujer”, destacó el sacerdote, quien en varias ocasiones fue confesor de Germán.

 

Un optimista innato

Germán Bahamón nació el 1 de enero de 1952. Se inició en el Colegio Montessori de las hermanas Cecilia y Helenita Cuéllar, en Neiva y forjó desde entonces inmejorables amistades que han perdurado en el tiempo. De ahí pasó al Colegio Salesiano y terminó su bachillerato en el Instituto de La Salle, en Bogotá, hace 49 años.

Estudió Ingeniería en la Universidad de Los Andes y se orientó profesionalmente a actividades relacionadas con la construcción de obras civiles, labores en las que se encontraba el pasado jueves 7 de noviembre cuando sufrió el accidente en vías del departamento de Bolívar que le costó tempranamente la vida.

Muy joven se casó con Claudia Jaramillo, cuando él tenía 20 años y ella 15. Sus 4 hijos fueron su faro. Ocupó destacados cargos tanto para el sector privado como del público, fue gerente de la ya acabada empresa Conasa, y Secretario de Hacienda Departamental en el mandato del gobernador Antonio José Villegas Trujillo.

Su hermano Julio Bahamón, memoró que, “Germán era la felicidad de mi padre, el niño que traía fortaleza a la media decena de hijos que tenía por el momento la familia. Su llegada animaron a mis padres a tener otros cuatro hijos para completar la decena”.

Mencionó que hace 90 días tuvieron la oportunidad de verse en Cartagena para conocer la empresa que había formado Germán en la Costa Caribe donde prestaba servicios en instalación y suministro de gas natural. “Estaba Germán en el mejor momento de su vida productiva, crecía en conocimientos y en proyectos junto a sus hijos”, manifestó Julio.

Nicolás de Zubiría, acompañó a su amiga y compañera de set, Claudia Bahamón en este momento difícil.

Gran pérdida

Claudia, la famosa presentadora de televisión, la ‘niña de sus ojos’, dio a su padre Germán Bahamón unas muy sentidas palabras de despedida. “Se fue el primer amor de mi vida. Fuiste nuestro héroe sin máscara y sin capa. Gracias por preocuparte por nuestras necesidades y anhelos, gracias por tus locuras”, anotó.

Recordó lo mucho que les gustaba a ambos las empanadas, los pandeyucas, los paseos, recordó cuanto amaba sus carcajadas y hasta su terquedad. “Ese domingo le di un gran abrazo a mi papá, dormí en su misma cama, con un pijama de él talla XXL y nos reímos a carcajadas hasta conciliar el sueño. Dios, si tan solo me hubieras dicho que ese día sería la última vez que lo abrazaría me hubiera quedado en cucharita toda la noche”, dijo entre lágrimas.

“Se cerraron tus ojos con los que tanto amor nos miraste, te prometemos, nos preparamos para el encuentro con tu presencia”, exclamó Claudia.

Hoy sus hijos y esposa, con sus cenizas sembrarán el árbol más fuerte y más frondoso de su propio bosque en su finca en Garzón.

 

Una gran pérdida representa la muerte del huilense Germán Bahamón.

Comentarios