Jamintong Rivera Trujillo tomó las fotografías en cautiverio al ganadero Fabio Hernando Durán Borrero, que fueron enviada a su familia como prueba de supervivencia. El delincuente además lo custodio durante tres días en el cambuche.

A una pena 28 años y 3 meses de prisión fue condenado Jamintong Rivera Trujillo, luego de aceptar su responsabilidad en el secuestro del ganadero Fabio Hernando Durán Borrero, ocurrido en zona rural del municipio de Paicol en enero de 2017.

La pena fue ‘negociada’ por el procesado con el Fiscal Sexto Especializado de Neiva y avalada por el Juez Primero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, luego de analizar el preacuerdo que firmaron las dos partes.

Rivera Trujillo, condenado por el delito de secuestro agravado, deberá pagar además una multa de 5.800 salarios mínimos mensuales legales vigentes ($4.803.072.800).

El hombre llegó a la ‘negociación’, luego de conocer las pruebas que tenía la Fiscalía en su contra, como el testimonio del ganadero Durán Borrero, quien lo reconoció como la persona que durante tres días lo custodio. “Le decían ‘El Mono’”, dijo la víctima a las autoridades.

Además el ganadero sostuvo que Rivera Trujillo fue la persona que le tomó las fotografías que le enviaron a su familia como prueba de supervivencia.

 

El plagio

Durán Borrero, fue secuestro cuando se dirigía en compañía de su hijo de 16 años de edad, a su finca La Argentina en zona rural del municipio de Paicol, a las 5:00 de la mañana a bordo de la camioneta Toyota, de placa CGN-563.

El ganadero, quien antes de llegar a la batea, observa dos motocicletas estacionadas y un campero obstruyendo el paso, detiene la marcha de la camioneta e intentada dar reversa sin éxito. “El conductor del campero le enciende las luces de alta encandilándolo, de inmediato se acercan dos sujetos con armas de fuego, los encañonan”, dijo el fiscal.

En segundos el conductor del camper se acerca a la camioneta, obliga al ganadero y su hijo a descender y los suben a la parte trasera del campero, “amarrándolos de pies y manos, colocándoles cinta en la boca y capuchas para que no pudieran ver”, manifestó el funcionario judicial.

Los secuestradores emprendieron la huida y en el camino comenzaron a comunicarse con sus cómplices. “Se llevaron los vehículos a gran velocidad y durante el recorrido los secuestradores realizaron llamadas…”

Luego de un tiempo de recorrido procedieron a bajar al menor del campero, dejándolo con un sujeto que lo internó en la zona boscosa, a 20 metros de la carretera donde permaneció todo el día custodiado, a las 7:30 de la noche. “Lo dejó amarrado de las manos y se fue”, señaló el fiscal.

El menor, después de un tiempo comenzó a llamar al sujeto, como no obtuvo respuesta fue saliendo poco a poco del lugar, tomó la ruta que hacia Paicol y en el  camino, fue recogido por un mototaxista que le permitió comunicarse con sus familiares, para reencontrarse.

El Gaula de la Policía adelantó la investigación para dar con el paradero de Durán Borrero. “Los secuestradores exigían 2 mil millones de pesos por su liberación”, indicó el funcionario.

Luego de varios días de investigaciones e interceptación de líneas telefónicas, el comando especial logró ubicar el lugar donde tenían en cautiverio a Durán Borrero y en una operación milimétrica lograron su rescate. “Interceptaciones de comunicaciones permitieron establecer que lo tenían en la zona rural de Gallardo”, explicó el fiscal.

En el operativo fueron capturados Yerson Hoyos Torres, Duver Guapacha Ibarra, Isidro Rivera Triviño y Camilo Jacanamejoy Dejoy, quienes ya fueron condenados por el secuestro.

 

Entregó información

El fiscal reveló que  José Janier Arias Coronado, extrabajador del ganadero Durán Borrero, fue una de las personas que coordinó y ejecuto el secuestro de Durán Borrero. “En diligencia de reconocimiento fotográfico la víctima lo reconoció como una de las personas que participó activamente en su plagio”.

Sobre Arias Coronado, sus compañeros del plagio manifestaron que fue quien les entregó la información sobre Durán Borrero. “Los hoy condenados, señalan que él fue la persona que dio toda la información para el secuestro de la víctima, señalan que con él se reunieron para planear el secuestro, y que hizo inteligencia para el mismo”, relató el fiscal.

El fiscal sostuvo que en el secuestro, medio un acuerdo común, con división de tareas, correspondiendo a cada uno de los antisociales una función específica, para el plagio. “Conocían el hecho ilícito que estaban cometiendo”.

 

Comentarios

comentarios