A falta de 14 días para que termine el último periodo de sesiones ordinarias se han presentado tres renuncias en el Concejo de Neiva. Los concejales Ovidio Serrato y Carlos Posada renunciaron a la corporación y el concejal Dagoberto Gómez renunció al cargo de primer vicepresidente que ostentaba en la mesa directiva y se especula que también estaría renunciando al Concejo.

Y es que en los pasillos del cabildo municipal se ha venido escuchando voces de que se vendrían más renuncias de concejales por estos días, entre ellos los que tras quemarse en las pasadas elecciones del 27 de octubre habían anunciado que no terminarían el periodo. Se rumora que entre ellos estarían además de Dagoberto Gómez, los concejales Roberto Escobar y Juan Carlos Ramón. Al parecer, el concejal Deiby Martínez habría asegurado que si perdía las elecciones, renunciaba, finalmente quedó elegido nuevamente concejal y habría desistido de la decisión.

¿Por qué renuncian?

Según el director del Observatorio Concejo y Asamblea Visible, Yilber Saavedra, son varios los factores. Uno de ellos es que hay una especie de ‘tusa’ pos electoral; quienes perdieron las elecciones tienen como una especie de malestar por no haber logrado el objetivo de reelegirse y han preferido retirarse, esto sumado a las grandes deudas y dificultades económicas que deja una campaña.

“Hay un malestar al final de proceso electoral, algunos no lograron la credencial y casi que tenían pensado como presentar la renuncia después del proceso. Incluso el día después de elecciones, algunos tomaron la palabra y dijeron que ya no iban más”, expresó Saavedra.

No pagan los dos meses completos

Otro tema que al parecer, ha impulsado la renuncia de los cabildantes, es que de los dos meses, del primero de octubre al 30 de noviembre que comprenden las sesiones ordinarias, por ley solo les pagan 50 días, es decir que serían al menos diez días en los que los concejales deberán trabajar sin devengar dinero.

“También otro tema importante es que se les cumplen las sesiones que son pagas. Recordemos que el periodo no se les paga los dos meses completos. Si bien es cierto están en sesiones ordinarias, a ellos durante el periodo solo se les paga 50 días es decir que casi nunca se termina el segundo mes, les quedan faltando 10 días, esos últimos días no se pagan, entonces digamos que están como abandonando el barco antes de tiempo, incluso antes de que se acaben las ordinarias”, explicó el director del observatorio.

Según conoció LA NACIÓN, a la mayoría de los concejales ya se les canceló la totalidad de las sesiones del último periodo de sesiones ordinarias.

Prevenidos

Si bien es cierto, el tema económico y la ‘tusa’ electoral han incidido, otro tema es el proceso de elección de Contralor y Personera que está en desarrollo y frente al cual algunos de los concejales que terminaron involucrados en el escándalo del proceso pasado tienen cierto tipo de prevención.

Y es que de presentarse algún inconveniente con ese tema, pues quienes están pasando por el trago amargo de enfrentar el proceso judicial no quieren terminar afectados por la sombra de la elección irregular de Contralor y Personera de Neiva, del periodo que culmina el 31 de diciembre.

Convocarían a extras en diciembre

Por otro lado, al parecer, la Administración Municipal estaría pensando en convocar a sesiones extras en diciembre para tramitar unos proyectos que son claves para el cumplimiento de metas del programa de gobierno, esto podría decirse les estaría interrumpiendo las vacaciones a algunos concejales.

“La Administración también ha dicho que convocaría algunas sesiones extras para el tema de unos proyectos que no son tangibles en términos económicos, pero son políticas públicas que ellos prometieron en el plan de desarrollo y que todavía las pueden meter, son proyectos formales para el cumplimiento de metas del plan de desarrollo, algunas políticas públicas que no requieren si no trámite por el Concejo para volverlo acuerdo municipal, entonces se prevén sesiones extraordinarias en diciembre que solo van a tener la presencia de algunos concejales”, apuntó.

Lo cierto es que en los últimos días, el Concejo se ha visto incompleto, no todos los concejales van a las sesiones y se habla de más renuncias, no obstante, como le pasó al concejal Carlos Posada algunos podrían arrepentirse de pasar la carta, para no enfrentarse a las críticas.

Comentarios

comentarios