Esperanza Andrade Serrano es senadora de la República.

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

 

Para la senadora, Esperanza Andrade Serrano, es necesario que el país avance en la aprobación de la cadena perpetua no sólo para violadores de niños y niñas sino también para los asesinos de mujeres. En este diálogo con LA NACIÓN, la dirigente política conservadora se refiere a las protestas convocadas para este jueves 21 de noviembre. También aprovecha para hacer un balance de las pasadas elecciones.

 

¿En qué va el proyecto que busca imponer la cadena perpetua para los violadores de niños en el país?

Esta iniciativa ya pasó primer y segundo debate en Cámara. No ha llegado a la comisión Primera del Senado, pero sí le queremos apostar a este proyecto. Creemos que la cadena perpetua es necesaria, no solamente para los violadores de niños sino también para los feminicidas.

 

¿Qué ambiente hay en el Congreso para que se apruebe?

Hay un sentimiento general en el Congreso de que hay que endurecer penas. Algunos critican el populismo punitivo, pero lo que creemos nosotros es que la Justicia va mal. Tenemos que endurecer penas para los corruptos, los violadores. Esto implica que el Ministerio de Justicia tendrá que construir más cárceles. Hay que además cambiar el sistema carcelario.

 

¿Está lo suficiente madura la sociedad colombiana para que exista en el país la cadena perpetua?

Estamos en un momento coyuntural muy grave, en donde la gente está pidiendo reformas, entre esas, la reforma a la Justicia, la reforma a la salud, la reforma pensional. Estas reformas son importantes hacerlas. Yo he hecho un llamado para que dejemos la polarización, que en el Congreso trabajemos por estas reformas que el país está esperando.

 

Usted ha venido promoviendo otro proyecto el de la reforma a las regalías, ¿Qué novedades hay?

El martes pasado, como coordinadora ponente de ese proyecto, se dio un paso en la aprobación de esa reforma de regalías. Se va a cambiar la distribución de las regalías, sin desmejorar lo que ya reciben los municipios y departamentos no productores. Eso es un logro, es un cumplimiento de campaña del Gobierno, pero también de los congresistas que hoy estamos apostando a que los municipios y departamentos productores se vean compensados. Incluimos un parágrafo que obligue a Alcaldes y Gobernadores a socializar la inversión que se va a hacer, que se le consulten a la gente las inversiones.

 

¿Qué va a pasar con los Ocad, que se convirtieron en un ‘cuello de botella’ para las inversiones de regalías?

Como este es un acto legislativo, el Gobierno Nacional se ha comprometido a que a más tardar en marzo del año entrante, debe presentar una ley que lo regule y que modifique los Ocad. Estaremos prestos a trabajar en esa ley.

 

Otro tema senadora Esperanza, el país está dividido por cuenta del paro del próximo 21 de noviembre, ¿Qué posición tiene frente a esa protesta?

No podemos prohibir esas marchas. Es un derecho constitucional y legal que tienen hoy los ciudadanos de salir a marchar. Lo que hacemos es un llamado a que sea una marcha pacífica, sin agredir, sin dañar establecimientos comerciales, sin que haya violencia. De alguna manera nos da temor que ocurra lo que ha sucedido en otros países.

 

Y sobre las razones del paro, ¿Qué opina?

Lamentablemente, hay mucha desinformación. La gente se mueve emocionalmente y se han inventado muchas cosas que no ha propuesto el Gobierno ni se han debatido en el Congreso. Por ejemplo, el tema pensional. Ni siquiera se ha presentado el proyecto. Por más que uno le explica a la gente, se han subido en el bus de que el Gobierno va a pagarle menos sueldo a los trabajadores. Y esa propuesta no la hay. En el imaginario de la gente está también que van a bajar el salario mínimo. A quién se le ocurre que legalmente se pueda reducir el salario mínimo. Eso no se puede hacer. Son cosas que a pesar de que usted las explica, la gente sigue pensando que eso va a suceder.

 

A juicio suyo, ¿Cree que este paro se está convocando sobre supuestos?

Totalmente. Lo que se trata es de crear un caos. En redes sociales, encapuchados invitan a la protesta. Hay extranjeros infiltrados en el país. Un empresario antioqueño anuncia que no van a permitir que dañen el Metro de Medellín. Todo esto que se ha formado a través del paro, nos tiene muy preocupados. Reitero el llamado para que la protesta se haga de manera pacífica.

 

¿Qué tan probable ve realmente que las marchas de este 21 de noviembre terminen en desmanes?

Ese es el riesgo. Puede ocurrir. Creemos que hay que hacer un gran despliegue de seguridad, dejar marchar las personas que quieran protestar, pero evitar desmanes que terminan perjudicando a la misma ciudadanía.

 

Las protestas son contra el Gobierno Duque, ¿Qué opinión tiene del Gobierno actual?

Como partido Conservador, hemos hecho un trabajo al lado de la bancada del Centro Democrático, apoyando los proyectos que el Presidente Duque ha presentado. No es fácil tener hoy un buen balance porque el Presidente no ha tenido las mayorías en el Congreso y no le han permitido sacar las reformas que el país necesita. El Presidente es un hombre buen intencionado. En el plano personal y como partido Conservador, estaremos apoyando al Gobierno, independientemente de las prebendas que se puedan reclamar por esos apoyos. Deseamos que al presidente Duque le vaya bien.

La senadora Esperanza Andrade en la entrevista con el editor general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

¿Qué está pasando con el gabinete ministerial?

La gente ha confundido el tema de la mermelada con la representación. En todas las democracias del mundo, los partidos de Gobierno tienen representación. Y es lo que hemos reclamado como partido Conservador. Nosotros no estamos reclamando contratos ni mermelada. Estamos reclamando participación a nombre del partido Conservador en el Gobierno. Nosotros los senadores representamos la gente de nuestros departamentos y podemos reclamar soluciones, como lo hemos hechos con Pericongo y Colombia, Huila. Eso es gestión y no es malo hacerlo.

 

Hablemos ahora de las pasadas elecciones, ¿Qué balance tiene?

Nosotros tenemos un balance agridulce porque le apostamos en unidad de Partido a ganar la Gobernación del Huila en cabeza de Carlos Ramiro Chávarro. No se logró. La diferencia que finalmente sacó Luis Enrique Dussán fue cuantiosa. Lo vimos en los últimos días que se percibía el crecimiento de Dussán. No se obtuvo la Gobernación, pero puedo decirles a los huilenses con tranquilidad que Luis Enrique Dussán, quien es un hombre serio, fogueado, con experiencia, hará una buena Gobernación. Si él lo hace bien, nos va bien a todos los huilenses. En los otros resultados, el balance del partido Conservador fue satisfactorio. De dos diputados subimos a tres y a cuatro con el estatuto de oposición. De doce diputados, vamos a tener la tercera parte a nombre del partido Conservador. De ocho Alcaldías subimos a once. En el Concejo de Neiva, el partido Conservador fue el más votado. Hicimos una alianza con el Mira. Salieron tres y tenemos otro concejal del movimiento Transformemos Neiva de origen conservador. El Partido ha cobrado vigencia, lo hemos organizado y vamos a seguir trabajando para atender las necesidades de los municipios. Por eso digo que el balance es agridulce: no ganamos la Gobernación, pero sí tenemos un partido fortalecido, con más Alcaldías, más Concejales y más Diputados.

 

En el caso de Chávarro, ¿Qué falló?

Creemos que Chávarro hizo un esfuerzo grande de comunicarse con la gente, pero la estrategia que organizaron otras campañas le hizo mucho daño, le generaron una imagen negativa de casi el 40%, con la gente creyendo que Carlos Ramiro votó a favor de El Quimbo. Ustedes saben la sensibilidad que tenemos los huilenses frente a El Quimbo. Eso hizo carrera. Hace cuatro años competimos por la Gobernación del Huila y yo grabé un video en contra de Carlos Ramiro en ese momento. Ese video lo hicieron viral en esta campaña y confundieron a la gente. Ese tema de las redes sociales hizo mucho daño. Tal vez, faltó un poco de organización en la campaña. El candidato puso todo de su parte, trabajó, pero finalmente los huilenses optaron por votar por Luis Enrique Dussán.

 

¿El partido Conservador sí estuvo con Carlos Ramiro Chávarro?

En el caso del equipo que yo represento, puedo dar fe de que hasta el último día acompañamos a Carlos Ramiro en sus giras, le pedimos a la gente que votara en unidad de Partido. Nunca se da una unidad del 100%; a pesar de que los jefes digan, la gente a veces se va por otro lado. Y así pasó en algunos municipios. De parte de nosotros, el equipo Andradista, estuvimos muy jugados para que Carlos Ramiro Chávarro fuera el Gobernador.

 

¿Qué pasó con la Alcaldía de Neiva?

Todos sabíamos que iba a ganar Gorky. Gorky venía de hacer un trabajo importante de concejal de la ciudad y en la campaña pasada había quedado de segundo. Yo acompañé personalmente a José Ferney Ducuara. Como candidato era el que mejor tenía en su cabeza la propuesta de gobierno, al que mejor le iba en los foros, pero finalmente nuestros líderes en las comunas no lo acompañaron, estaban desde el período pasado con Gorky y ahí se quedaron. Ducuara es una promesa a futuro del partido Conservador. El papel que hizo fue decoroso e importante. No siempre tiene uno que estar con el que va a ganar; hay que hacer Partido y eso fue lo que hicimos desde que arrancó la campaña a la Alcaldía de Neiva.

 

¿Cuál será su posición frente al Alcalde de Neiva y al Gobernador del Huila?

Ya he conversado con los dos, tanto con Luis Enrique Dussán como con Gorky Muñoz. Me he puesto a las órdenes de apoyarlo, de hacer gestión. La campaña pasó y nos toca trabajar unidos por el Huila.

 

¿Qué retos tienen ambos mandatarios?

La pobreza que hay en la ciudad y en el departamento es demasiado grande. Hoy, la inconformidad que tiene la gente es la falta de empleo. Necesitamos generar fuentes de ingresos, que no tiene que ser el puesto en la Gobernación o en la Alcaldía. Hay que generar el emprendimiento, la innovación. Tenemos que apostarle a que nuestros empresarios se fortalezcan. Son retos muy grandes.

Comentarios

comentarios