A la par que se han incrementado en redes sociales los mensajes que incitan a provocar desmanes durante el paro nacional convocado para este jueves 21 de noviembre por las centrales obreras, también han crecido las voces que reclaman que la protesta sea pacífica.

El llamado hecho por las altas Cortes, la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación en ese sentido es contundente. La protesta es legítima, siempre y cuando se desarrolle pacíficamente. “La protesta social es un derecho constitucional. Sin embargo, todos los colombianos debemos rechazar cualquier tipo de violencia por parte de encapuchados, agitadores profesionales o infiltrados. La voz de la ciudadanía debe escucharse de manera pacífica”, fue el mensaje claro y contundente que por ejemplo, entregó el procurador general Fernando Carrillo Flórez.

Y le asiste toda la razón al procurador Carrillo. La sociedad colombiana no puede permitir que las protestas en Colombia terminen en asonadas contra la fuerza pública, vandalismo, sabotaje y daños contra los bienes públicos o establecimientos comerciales de las ciudades.

El espectáculo que hemos visto durante las últimas protestas universitarias en ciudades como Bogotá es degradante y merece todo el rechazo. Ese rechazo, tal vez, hay que decirlo, no ha sido el suficiente porque este tipo de hechos se han vuelto repetitivos y cada vez más violentos. Incluso, en Neiva, recientemente, en el marco de estas protestas universitarias, un grupo de encapuchados atacó la sede de una campaña política.

Que quede claro: por cuenta de la protesta, no se puede avalar o asentir que encapuchados, agitadores profesionales o infiltrados conviertan las ciudades en escenarios de vandalismo y destrucción. Junto con las autoridades, los promotores del paro deben garantizar que las movilizaciones de este 21 se desarrollen de forma pacífica.

DESTACADO:

“La sociedad colombiana no puede permitir que las protestas en Colombia terminen en asonadas contra la fuerza pública y daños contra los bienes públicos o establecimientos comerciales de las ciudades”

 

 

 

 

Comentarios

comentarios