RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

 

Después de siete años de estar al frente del Atlético Huila, el ingeniero Juan Carlos Patarroyo contempló por primera vez la posibilidad de apartarse de la organización deportiva. Aunque su principal bandera es recuperar la categoría  y regresar a la primera división, el dirigente deportivo puso en venta sus acciones.

También precisó que Diego Perdomo Rojas, copatrocinador del equipo femenino no fue destituido porque nunca fue empleado y jamás ejerció como presidente. Solo se desempeñó como miembro del Comité Organizador de la Liga Femenina en virtud de un convenio de cooperación.

A partir del 30 de noviembre habrá revolcón en el equipo técnico y en la nómina de jugadoras.

 

– ¿El equipo está en bancarrota? ¿Cuál es su situación financiera?

Es de anotar, que el descenso a la categoría B del fútbol profesional colombiano, nos afecta a todos, sin embargo, pese a las dificultades económicas desde años anteriores, debo manifestar que gracias al esfuerzo y a la inversión que ha hecho la institución en la formación de nuevos jugadores, se cuenta dentro de los activos del club, con la propiedad de los derechos deportivos de algunos de ellos, para colocarlos en venta y con los recursos que estamos por recibir, financiar el ascenso del equipo en el año 2020.

Dicho de otra manera, contaremos con los recursos de la venta de jugadores, para estructurar un nuevo cuerpo técnico, un nuevo grupo de jugadores y por ende alcanzar el objetivo principal en el año 2020, que no es otra cosa que ascender nuevamente al fútbol profesional de la A.

 

-¿De quién es el equipo? ¿Quiénes son los dueños?

El Atlético Huila es una sociedad anónima de derecho privado, compuesta por 84 accionistas, todos del Huila, dentro de los que se encuentran empresas importantes como Coomotor, Coonfie, Cootranshuila, entre otras y por personas naturales de reconocida trayectoria económica y social, dentro de los que me encuentro, siendo dentro de ellos el mayor accionista, por las circunstancias explicadas anteriormente.

Durante toda mi gestión, siempre se han rendido los informes de gestión ante la asamblea de accionistas, a la que  le hemos entregado todas las explicaciones sobre el funcionamiento de la organización.

 

-¿Ha contemplado su eventual retiro?

Aprovecho la oportunidad para manifestar que, en la última reunión de Junta Directiva, puse a consideración, la venta de mis acciones para que se prosiga con el proceso del derecho preferente y de ser posible, cualquiera de los accionistas del club oferte por ellas, o en su defecto, buscar que otros empresarios, ojalá vinculados al futbol las adquieran.  Esto indica, que no es mi intención permanecer en la presidencia del club, por término indefinido, sino, que debo defender los intereses de la organización y de sus accionistas y por ende el esfuerzo económico que he hecho para la sostenibilidad de la misma.

 

-¿Qué pasó con la inyección financiera extranjera?

En el club nunca se ha recibido inyección de recursos de empresas o personas extranjeras, todos los 84 accionistas somos nacionales, lo demás son solo especulaciones.

-¿Cómo podemos ayudar para recuperar la categoría?

Insisto nuevamente que, el objetivo principal para el año 2020, es el ascenso del equipo a la categoría A y solo se logra con el patrocinio de la empresa privada, con el apoyo de los medios de comunicación, de la afición, de las autoridades y de la comunidad en general.

¿El estadio sigue hoy en la incertidumbre? ¿Debe terminarse o demolerse la tribuna occidental?

En primera instancia, es conocido por todos, que le corresponde al Municipio tomar las mejores decisiones, para que el estadio ‘Guillermo Plazas Alcid’, pueda continuar siendo la sede del equipo, brindando las mejores garantías, para un buen espectáculo, para su afición y para un buen trabajo de los medios de comunicación.

Considero que Neiva necesita tener su estadio, que el fútbol profesional necesita de un estadio y que el Atlético Huila no puede continuar como el nómada del fútbol profesional colombiano, pues si no contamos con estadio nos veremos en la obligación de jugar en un estadio alterno, lo que conllevaría a elevar el riesgo financiero, deportivo y de continuidad de la institución como empresa.

-¿La posibilidad de un nuevo estadio propio sigue en la agenda?

Siempre he considerado que a través de la unión de esfuerzos económicos públicos y privados y tras la conformación de una entidad societaria APP, se puede lograr la construcción de un nuevo estadio en varias fases, que finalmente dé como resultado contar con un escenario deportivo digno de la ciudad de Neiva y que cumpla con los requisitos FIFA.

La propuesta la debemos seguir analizando, pero pensando también en primera instancia en la recuperación del estadio Guillermo Plazas Alcid.

 

-¿Qué pasó con el equipo Femenino?

Incursionamos en el fútbol femenino con mucho esfuerzo, pensando primeramente en la formación y luego en la competición, pues siempre ha estado en nuestro pensamiento, contribuir en la formación de nuevas jugadoras que puedan integrar el equipo profesional femenino.

Las mismas dificultades económicas, por todos conocidas, nos llevaron en su momento a aceptar la oferta del convenio interinstitucional de copatrocinio, entre la empresa Perlun, representada por el ingeniero Diego Perdomo y el Atlético Huila, para coadyuvar esfuerzos en la sostenibilidad del equipo femenino, hecho que llevó a que nos desviáramos del objetivo inicial de formación en el momento de estructurar el equipo para la competencia.

Es importante aclarar que el Club Deportivo Atlético Huila S.A. tiene solo una presidencia y por lo tanto no comprendo el despliegue dado como destitución al ingeniero Diego Perdomo, como “presidente” del Atlético Huila Femenino, pues en primera instancia el club como empresa es solo una, que cuenta con un equipo profesional masculino y un equipo profesional femenino, el ingeniero Diego nunca ha sido funcionario del club y en segundo lugar la designación que le hiciera la junta directiva fue como integrante del Comité Organizador de la Liga Femenina.

Es digno reconocer el esfuerzo y el éxito alcanzado por el ingeniero Perdomo, con quien me une una buena amistad, como copatrocinador del equipo femenino, lo que sin duda alguna opacó el esfuerzo realizado también por el Atlético Huila, en lo directivo, administrativo, económico y deportivo, pues no es mi costumbre hacer públicos todos los logros y decisiones; él sabe que el club también, ha hecho grandes esfuerzos económicos desde el comienzo de la liga femenina en los años 2017, 2018 y 2019, para la permanencia del fútbol femenino en el Huila y para el logro de los objetivos alcanzados.

-¿Qué circunstancias rodearon la salida de Perdomo?

Nada en particular, solo fue un tema estudiado en varias juntas directivas, a finales del año 2018, donde se analizó el cumplimiento del convenio de copatrocinio del equipo por parte de Perlun y el ingeniero Diego, los gastos incurridos y la forma como se legalizaron.

En la junta donde se aprobó el presupuesto para el equipo femenino en el año 2019 y en la última junta directiva en la que se definió, que el club retomaría el manejo directo del equipo femenino a través de su estructura administrativa, luego no existe otro motivo para haber tomado esta decisión, que como lo dije anteriormente no es mía, es de la junta directiva y por qué el equipo es del Atlético Huila.

-¿Debe replantearse el equipo? ¿Qué sigue?

La junta directiva, determinó la restructuración del cuerpo técnico y del equipo de jugadoras, a quienes dicho sea de paso se les vence su contrato el 30 de noviembre del presente año, en consecuencia procederé a cumplir con dicha petición, estando segura la afición del Huila que continuaré apoyando el fútbol femenino, que participaremos en el campeonato profesional del año 2020 que organice la Dimayor y que por sobre todo velaremos por la formación de nuevas jugadoras, especialmente huilenses que puedan integrar nuestro equipo.

-¿Qué le dice a la hinchada, la más frustrada, la que se puso la camiseta?

Yo considero que hay diferentes hinchas en el Atlético Huila. Unos que critican, que insultan, que amenazan y nunca van al estadio y por ende nunca apoyan el equipo; otros que nunca van al estadio que viven pendiente de sus resultados pero son mesurados en sus comentarios; otros que viven de los malos comentarios al equipo, satisfaciendo su ego y otros como son los integrantes de la Barra Alta Tensión Sur, que con mucho sacrificio adquieren su boleta, podría decirse con asistencia de un 70% por partido en la tribuna norte, que de verdad han contribuido, por lo menos a motivar al equipo con sus cánticos, dentro de los cuales también algunos pocos de sus integrantes no mantienen la cordura que se requiere.

Sin embargo, a todos los llamo a la unidad, al entendimiento y a la mesura, para que todos unidos, podamos retomar el sendero del éxito y retornar a la categoría A del fútbol profesional colombiano en el año 2020, que es nuestro propósito.

– ¿Aun así persistirá en solitario, asumiendo solo la conducción de este barco a la deriva?

Si bien es cierto, unos pocos, abusando de mi forma de ser, me han venido maltratando lo mismo que  a mi familia, lanzando improperios e incitando a algunos a la violencia, existe un gran número de miembros de junta directiva, empresarios, presidentes de clubes, autoridades del fútbol, patrocinadores, amigos, aficionados, periodistas, autoridades y familiares, que me animan a no desfallecer en esta tarea, motivándome a no abandonar el barco, como usted lo dice, por lo menos mientras aparece el inversionista, que seguramente muchos esperan, sea el salvador de esta organización. Debo recordar que cuando el barco naufraga, el capitán es el último que lo abandona.

De esta experiencia, solamente nos queda fortalecernos y seguir adelante, buscando cumplir nuestras metas.

Comentarios

comentarios