Osvaldo Enrique Padilla Arrieta, fue enviado a la cárcel por su presunta responsabilidad en exigencias económicas a un comerciante de Neiva.

“Ha sido objeto de sentencias condenatorias, ha estado en la cárcel, ha sido objeto de prisión  domiciliaria, no obstante esto no ha sido impedimento para persuadirlo de su proceder delictivo”, dijo la juez al enviar a la cárcel a Osvaldo Enrique Padilla Arrieta, quien al parecer estaría extorsionado a un comerciante en Neiva.

La medida de aseguramiento preventivo fue ordenada ayer por la Jueza Cuarta Penal Municipal de Neiva con Funciones de Garantías, al acoger los argumentos de la Fiscal Uri Local que consideró al hombre como un peligro para la comunidad.

Padilla Arrieta, 43 años de edad, en su ‘carrera delictiva’ no solo cuenta con sentencias condenatorias que ya expiraron sino que tiene otras sentencias vigentes, además de investigaciones en curso. “Si bien hay unas sentencias condenatorias extintas…esta persona viene en este proceder atentando contra diversos bienes jurídicos…”, manifestó la togada.

La hoja de vida delictiva cuenta con delitos que van desde el hurto en menor cuantía, pasando por hurto calificado y agravado, receptación, porte de armas de fuego y extorsión. “Aquí hay un prontuario una relación de incursiones… tiene múltiples ingresos (a la cárcel), notaciones…recluido en su domicilio y esto no ha sido suficiente”, indicó la operadora judicial.

“Se le impondrá detención preventiva en establecimiento carcelario por la necesidad de proteger un colectivo social que viene siendo desconocido, que viene siendo afectado por diversos procederes en cabeza de Oscar Enrique Padilla Arrieta”, reitero la jueza.

 

“La señora está retenida”

“Si no entregan el dinero la señora corre peligro…”, fue la advertencia que una mujer, cómplice de Padilla Arrieta, le hizo vía telefónica a una de las hijas de la comerciante.

Las llamadas entraron al teléfono fijo del establecimiento comercial de la víctima, ubicado en la Calle Sexta Sur con Carrera Quinta en la Zona Industrial ubicada en el sur de Neiva.

La primera comunicación ocurrió hacia las 3:40 de la tarde, del pasado miércoles 27 de noviembre, y en ella la mujer le manifiesta  a su víctima que la mamá se encontraba retenida y que  requerían un dinero y le pide un número telefónico.

La joven, en medio de los nervios cuelga el teléfono y le manifestó a sus hermanos lo sucedido, quienes minutos más tarde reciben otra llamada telefónica a la línea celular que proporcionó la joven a la extorsionista.

En la nueva llamada la mujer le manifestó a la víctima que la mamá se encontraba retenida y que “si no entregaba ese dinero la señora correría peligro y que pasan a recoger el dinero en al establecimiento”.

Una nueva llamada recibe la víctima y recibe la instrucción de que lleve el dinero exigido a la terminal de transporte de la capital huilense “como esta vestida para identificarla y poder recibir el dinero”, le dijo la mujer a la joven.

De inmediato la víctima y sus hermanos se ‘arman’ de valor, diseñan un paquete simulando que era el dinero, se dirigen a la terminal a ‘entregar’ la plata y en el lugar la joven recibe una llamada telefónica en la que le dan indicaciones por donde debe coger y a quien entregar el paquete de dinero.

Mientras la joven obedece las indicaciones, uno de sus hermanos sigilosamente se adelanta a ella, se ubica estratégicamente en el lugar y cuando un hombre, Osvaldo Enrique Padilla Arrieta, se acerca y recibe el paquete, el familiar de la víctima logra intimidarlo con un arma de fuego legal y detenerlo.

En medio de la captura que adelanta el hermano de la joven, llegó un sargento de la Policía Metropolitana de Neiva, quien acompaña al ciudadano a la URI de la Fiscalía para dejar a disposición del fiscal de turno al presunto extorsionista y  el paquete que tendía el dinero de la exigencia económica.

Comentarios

comentarios