Angie Tatiana Aya es para muchos y en especial para su familia, símbolo de perseverancia y hoy está en Cartagena para demostrar que los sueños se hacen realidad. La boccia, es la disciplina en la que representará al Huila en estas justas.

Mañana, Angie tiene un nuevo reto y es cosechar un nuevo metal dorado como lo hizo en el 2008, cuando debutó en los juegos en la categoría BC3. Su familia, como ella lo expresa es su mayor motivación para subir al podio. “Ellos son los que siempre me han acompañado, nunca me han dejado sola y es algo que yo agradezco”, comentó la huilense de 29 años de edad.

“Es un reto más que me tracé, el camino del deportista es preparase cada día para ser el mejor, para obtener un buen resultado, he tenido dificultades en mi salud, pero aun así logré la clasificación y eso ha sido una motivación. Mi sueño en estos juegos es llegar al podio para volver a cantar el himno que te hace erizar la piel y te hincha el corazón de alegría”, señaló.

La distrofia muscular que le impide mover su cuerpo, no ha sido un obstáculo para que ella cumpla cada uno de sus sueños. Angie, ha ganado innumerables triunfos desde hace doce años cuando nació su amor por la boccia. Uno de los más destacados lo obtuvo en el año 2015 cuando representó al país en los Juegos Parapanamericanos que se realizaron en Toronto, Canadá donde obtuvo medalla de plata.

Además, la subcampeona panamericana de boccia, trabaja como psicóloga del programa de Escuelas de Iniciación y Formación Deportiva que realiza la Secretaría de Deportes y Recreación de Neiva hace cinco años. “He hecho un gran esfuerzo, y cuando uno ama lo que quiere invierte el tiempo y le pone todo su empeño y eso es lo que yo he hecho en cada cosa que me propongo, no es fácil, pero cuando uno quiere puede”.

Su hermana, Ximena Aya la acompaña como su fiel escudera a todas partes y está en ‘La Heróica’ junto con su esposo Ronald Enrique Pérez, quien es su auxiliar en cada competencia, demostrando el poder del amor y la unión familiar.

“Para nosotros no es ningún sacrificio estar aquí y dejar todo de lado para estar con ella en cada entrenamiento, es algo que hacemos con gusto, y celebramos con ella cada triunfo, nos emociona mucho y cuando ella logra así sea un punto nos da mucha alegría”, dijo Ximena y agregó que “siempre le hemos dicho que disfrute mucho lo que hace, que se enfoque y se concentre para que pueda lograr cualquier objetivo”.

“La unidad familiar para mí es básico, es muy lindo tenerlos aquí y motivándome todos los días a ser mejor. Me acompañan y todos juntos miramos hacia una misma meta. La medalla que logre ganar se la voy a dedicar a mi mamá que, aunque no esté aquí siempre ha sido mi respaldo”, comentó Angie.

Por su parte, Ronald expresó que “ella necesita siempre de un auxiliar para que le pueda mover las cosas y que tenga la facilidad de concentrarse con ella, además de la habilidad de cumplir con todas las órdenes sin cometer un error. Hemos entrenado mucho con ella, estamos muy comprometidos para que pueda lograr una medalla. Aunque trabajamos tratamos de repartir el tiempo para poder asistir a cada entrenamiento y apoyarla en todo”.

Comentarios

comentarios