Jorge Luis Salcedo Restrepo

He visto últimamente desde el 21 de noviembre, a un poco de gente que se autoproclamó Representante del Paro Nacional. La mayoría son unos representantes de sindicatos gordos rechonchos con aspecto porcino que no hacen nada más que protestar porque no les dan más, siendo unos “vagos bien pagos” dedicados a hacer crucigramas en sus casas. Otros son pensionados que tampoco nadie los nombró representantes de la ciudadanía y pelean para que otros no tengan derecho a pensionarse. Finalmente existen una gran cantidad de “bebes hijos de papi” que no tienen como pagar los celulares costosos que tienen, a no ser que papi o mami les alcahueteen, tampoco  tienen el dinero para pagar su ropa de marca, sus motos, carros o bicicletas. En fín hay muchos que pertenecen a la A.N.D. o sea Asociación Nacional de Desinformados;  pelean por todo pero ninguno por lo más

importante que existe en el mundo: la vida y la Salud. Los gremios se asocian para defender sus intereses, ganaderos, comerciantes, cafeteros, palmicultores, industriales y otros que se dicen defender la economía del país. Los primeros son unos mamertos adoradores de candidatos derrotados y corruptos,  y los segundos son representantes de la corrupción que hace lobby en todas partes para llenar sus bolsillos, o sea, los “cacos”. Este país se dividió entre mamertos, porcinos y cacaos, y, detrás de esos divididos están los desinformados que les interesa “un pito la salud, el orden, el respeto a los bienes del Estado y bienes privados incluyendo los de ellos mismos”.

Yo pido en esta columna que el sector de la educación (o mala educación) no se le dé un peso más. Por el contrario, si alguien tiene que ser ayudado en éste país es la sociedad enferma física y sicológicamente. Los estudiantes deben dedicarse a lo suyo y no destruir lo construido y dejar de ser tan estúpidos de echarle la culpa de todo a la policía y al ejército. Deben más bien valorar sus vidas y las de los demás colombianos.

Si algo necesita el país es orden y respeto a la AUTORIDAD, SALUD y JUSTICIA, no pido quitar derechos, sino mejorarlos  y el más importante: la salud.

Con respecto a la Naturaleza la aprobación de exportar 2,1 toneladas de Aletas de tiburón calculando entre 500 y 1000grs.cada aleta, sería matar entre 2.100 y 4.200 tiburones por licencia sin decir claramente cual especie, pues ya hay dos especies de tiburones al borde de la extinción lo cual es un ecocidio. Como médico y ambientalista voté por Iván Duque porque me prometió no hacer francking  ¿y qué es lo que estamos viendo? Estoy Triste

aruz2050@yahoo.com,co

Comentarios

comentarios

Compartir
Artículo anteriorEncuentro
Artículo siguienteIncultura rodante