Rafael Rodríguez C.

rafael@lanacion.com.co

 

A la espera de la audiencia de descubrimiento de pruebas de la Fiscalía, se encuentran los miembros de la banda delincuencial ‘Los Mechudos’, que le venía ‘cobrando’ una cuota a comerciantes y conductores de colectivos y vehículos de distribución de productos a tiendas en el sector de los barrio Santa Rosa y Villa Magdalena para que pudieran trabajar.

La ‘empresa criminal’ fue llamada a juicio por la Fiscalía Tercera Especializada ante el Juzgado Segundo Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, tras su desarticulación luego de un año de trabajos de investigación y seguimientos del Gaula de la Policía Metropolitana de Neiva.

Se trata de Sandro Quintero Morales, alias ‘Nano’ y líder de la banda; Fredy Cabrera Laguna, alias ‘Morochis’ y José Andrés Polo Oyola, alias ‘Andresito’. “Un agente encubierto logró identificar a los autores de las conductas delictivas y conocer su modus operandi”, dijo la Fiscalía.

La fiscal del caso los acusó de los delitos de concierto para delinquir con fines de extorsión, extorsión agravada, hurto y desplazamiento forzado. Sin embargo ninguno de los detenidos aceptó los cargos.

 

Denunciados

La investigación contra la ‘empresa criminal’ inició con la denuncia de uno de los comerciantes que se cansó no solo de estar pagando la cuota que le exigían para poder seguir trabajando, sino por los continuos robos de los que era objeto.

“Los delincuentes habrían cometido hurtos así como desplazamientos forzados contra las víctimas, “que pese a pagarles a cambio de seguridad, eran engañadas y despojadas del dinero producido en sus negocios”, manifestó el ente acusador.

Efectivos del Gaula policial en desarrollo de la investigación, establecieron que las víctimas eran medianas y pequeñas empresas distribuidoras de productos comestibles y de primera necesidad, que ejercen su actividad económica en sectores vulnerables y de conflicto social.

Las pruebas técnicas y documentales, además de los testimonios de la víctima, dejaron al descubierto que las intimidaciones y exigencias económicas habían comenzado en el mes de mayo de 2018, a través de alias ‘Nano’, quien para causar pánico en las víctimas se identificó como integrante de las autodefensas.

“Se acercó a un establecimiento comercial dedicado a la venta de productos cárnicos y lácteos, y le dijo a los administradores que él era la persona que mandaba en el sector; que ya había asesinado mucha gente y que si ellos querían vender sin problema sus productos, debían empezar a cancelar la suma  de $180.000, y a cambio la estructura velaría por su seguridad y la de todos los trabajadores de la microempresa”, fue la advertencia que lanzó el líder de la banda a los comerciantes, según la Fiscalía.

En medio de las conversaciones con los comerciantes, alias ‘Nano’ dejo la cuota en $120.000 diarios por un tiempo determinado.

No obstante comenzó una oleada de hurtos a los distribuidores de la empresa en diferentes sectores de la capital huilense, perpetrados por hombres armados. “Intimidaban a trabajadores, los despojaban del dinero de los cobros y las tarjetas de los créditos que hacían a los clientes”, explicó la fiscal.

Un trabajador de la empresa de productos cárnicos descubrió que los hurtos eran perpetrados por alias ‘Nano’ y sus cómplices. “Uno de los trabajadores identificó que era el mismo sujeto y su gente, los que estaban ejecutando los robos”, señaló el delegado judicial.

Los comerciantes le reclamaron al líder de la banda delincuencial y comenzaron a no pagar la totalidad de la cuota, por lo que alias ‘Nano’ amenazó a uno de los administradores del negocio, hasta que este tuvo que abandonar la ciudad.

Comentarios

comentarios