Consternación ha causado la muerte de Fernando Alberto Ortiz, de 24 años de edad, el cual fue acribillado a pocos metros de su vivienda ubicada en la inspección Río Negro, del municipio de Íquira en el departamento del Huila. El joven labriego recibió 15 disparos en diferentes partes de su cuerpo, incluido rostro y cabeza.

La terrible escena fue descubierta por una mujer que de inmediato dio aviso a su padre, quien llegó al lugar y encontró el cuerpo de su hijo bañado en sangre. En la zona no hay presencia de las autoridades, por lo que el progenitor debió realizar el levantamiento del cadáver y en un vehículo llevarlo hasta el pueblo para entregarlo a la Policía.

Posteriormente el cuerpo fue enviado al Instituto de Medicina Legal de Neiva, en este lugar estuvo durante varios días mientras se realizaron las indagaciones del caso.

Del crimen poco se sabe de momento, pues en la zona impera la ley del silencio, este medio de comunicación pudo dialogar con el padre de la víctima, el cual comentó que su hijo al parecer había recibido amenazas, pero se desconoce de donde provenían.

El caso ya está siendo investigado por las autoridades, quienes tratan de establecer si el homicidio estaría relacionado con las supuestas amenazas y si hay grupos al margen de la ley detrás de esto.

Comentarios

comentarios