La Nación
23 años de cárcel contra disidentes de las Farc 1 27 enero, 2023
INVESTIGACIÓN

23 años de cárcel contra disidentes de las Farc

Tres integrantes de la banda disidente ‘Dagoberto Ramos’, entre ellos su líder, fueron condenados. Los delincuentes llegaron a un preacuerdo con la Fiscalía. El grupo delinquía en los municipios huilenses de La Plata, Tesalia, Nátaga, Íquira y Neiva, “No existe duda alguna que hacían parte de un grupo armado ilegal…”, dijo el juez de conocimiento.

 

Rafael Rodríguez C.

rafael@lanacion.com.co

 

“Es claro que el comportamiento puso en peligro la seguridad pública…”, dijo el juez al condenar a tres integrantes de la banda disidente ‘Dagoberto Ramos’, entre ellos su líder, comprometidos en asesinatos, extorsiones y desplazamiento forzado en el Huila y Cauca.

La sentencia condenatoria fue proferida por el Juez Tercero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento luego de haber aprobado el preacuerdo que suscribieron los delincuentes con el Fiscal 18 Especializado adscrito a la Dirección Nacional Especializada contra el Crimen Organizado.

Se trata de Luis Enrique Íquira Quiscué, César Adolfo Campo Perdomo y Alfonso Saniceto Guainás, quienes decidieron ‘negociar’ la pena luego de conocer que el fiscal tenía en su contra 18 testigos, y 16 documentos que demostrarían su participación en acciones delictivas.

Íquira Quiscué, de 22 años de edad y ayudante de siembra de granadilla y café; Campo Perdomo,  de 24 años de edad y agricultor y Saniceto Guainás, de  26 años y trabajador en una finca, fueron condenados a 23 años de prisión y una multa de 2.773,32 Salarios Mínimos Legales mensuales Vigentes ($3.098.275.451,04).

Los tres disidentes fueron hallados autores de los delitos de concierto para delinquir agravado, fabricación, trafico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones agravado, fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado, receptación y utilización ilegal de uniformes e insignias.

El togado manifestó que la aceptación de cargos permitió al juzgado condenarlos. “El asentimiento de los cargos por medio de preacuerdo… encuentra plenamente acreditada la materialidad y culpabilidad de las conductas punibles, lo que además se respalda con los documentos aportados por el agente acusador y reconocidos por los procesados…permitiendo la documentación al Despacho confirmar la existencia de elementos materiales probatorios suficientes que llevan al convencimiento de la responsabilidad penal de los acusados…”.

Íquira Quiscué, Campo Perdomo  y Saniceto Guainás, pertenecían a la organización delictiva. “No existe duda alguna que hacían parte de un grupo armado ilegal disidente denominado columna móvil Dagoberto Ramos Farc – Ep”.

Agregó que la banda disidente “se dedicaba a diversas actividades delictivas tales como extorsiones, secuestros, homicidios, hurtos, y desplazamientos, entre otros”.

Según las pruebas documentales y testimoniales que aportó el fiscal en el preacuerdo permitieron establecer que los tres disidentes pusieron en riesgo la vida de los huilenses. “Es claro que el comportamiento de Alfonso Saniceto Guainás, Luis Enrique Íquira Quiscué y César Adolfo Campo Perdomo, puso en peligro de forma cierta y sin causa que lo justificara, los bienes jurídicamente protegidos por el legislador… la seguridad pública…”, manifestó el juez.

El togado negó a los tres sujetos la suspensión condicional de la pena o beneficios de ley. “Los sentenciados no se hacen acreedores a la condena de ejecución condicional, ni a la prisión domiciliaria, ni a ninguno de los mecanismos sustitutivos de la pena de prisión irrogada, debiendo continuar privados de la libertad en el establecimiento carcelario que para tal fin designe el Inpec”.

 

Delatados

La desarticulación de la banda se registró en desarrolló de dos allanamientos simultáneos a viviendas ubicadas en la vereda El Vegón zona nueva Irlanda en el municipio de La Plata, adelantada por unidades del Ejército en coordinación con la Policía, el pasado 16 de abril de 2021.

La comunidad del sector, intentó frustrar el traslado de los capturados desde la zona rural de La Plata hacia Neiva. “Salieron con palos sobre la vía, con el fin de taponarla y evitar que se llevaran capturados a estas personas”.

El fiscal manifestó que una fuente permitió la ubicación de la banda disidente en el Huila. “Se vislumbró la conformación, estructuración, modos operandi y extensión de los sectores de injerencia del grupo armado ilegal disidente de las extintas Farc-Ep, denominada columna móvil Dagoberto Ramos, contactándose con fuente humana que ratificó la existencia de ese grupo armado ilegal…”, dijo el delegado del ente acusador.

Agregó que la fuente dio información precisa de la conformación del grupo y su líder. “La fuente informó que el grupo estaba conformado por alias ‘Rodrigo’ cabecilla principal quien con cinco integrantes más, tenían en su poder armas de fuego de largo y corto alcance, además de material explosivo “granadas de mano”, vestían ropas negras y pixeladas”.

Indicó el delegado del ente acusador, que las investigaciones permitieron establecer que  los capturados, presuntamente, se concertaron con otras personas para integrar el grupo armado organizado residual, el cual fue conformado desde el año 2018. “El fin era cometer delitos principalmente relacionados con homicidios, extorsiones, desplazamiento forzado, terrorismo…”.

El grupo delincuencial tenía como zona de injerencia los municipios huilenses de La Plata, Tesalia, Nátaga, Íquira y Neiva, además de  las poblaciones caucanas de Paez-Belalcazar, Inza, Toribio y Silvia.

Sostuvo el fiscal del caso en la acusación, que Tumbo Cuetetuco, Íquira Quiscue, Campo Perdomo y Saniceto Guainas, estarían comprometidos en asesinatos en la región. “La comisión sería la encargada de la ejecución de varios hechos de delictivos que se han presentado en esos sectores entre ellos homicidios selectivos y cobro de extorsiones, desplazamientos forzados y demás”.

Durante la operación, los efectivos encontraron en las dos casas donde se escondían los disidentes armas de fuego y explosivos, además de material de intendencia y documentos.

Entre el material incautado por los uniformados se encuentran 5 fusiles de asalto, 1 subametralladora Mini Uzi, 8 pistolas, 50 mil detonadores ineléctricos de fabricación peruana, 13 artefactos explosivos, 17 medios de lanzamiento de explosivos no convencionales, 4 granadas, 1 radio de comunicaciones, 29 proveedores y 2.204 unidades de munición de diferentes calibres.

Además de 3 brazaletes e insignias alusivas a la columna móvil Dagoberto Ramos, panfletos de las Farc-EP, y 1 motocicleta recuperada, de igual forma se decomisaron 21.6 toneladas de marihuana tipo Creepy, lo que afecta las economías ilícitas de este grupo armado organizado residual en un monto superior a los 21.809.426.510 millones de pesos.