La Nación
ACTUALIDAD

Mario Castro, el hombre de corazón noble y soñador

Mario Castro, el hombre de corazón noble y soñador 1 27 mayo, 2020

Cariñoso, amable, buen amigo y hermano, excelente profesional y de corazón noble, así es recordado Mario Andrey Castro Campos, el joven abogado que perdió la vida en un lamentable accidente de tránsito.

Astrid Hernández Ospina
judicial@lanacion.com.co

“Faltaban solo dos meses para que conociera al heredero, su novia estaba embarazada y este año nos dio la sorpresa, porque ya todos en la familia pensábamos que no iba a tener hijos. Hoy se ha marchado, pero nos ha dejado el mejor regalo, su hijo”.

“Era un hombre ejemplar, buen amigo, buen hermano, siempre fuimos unidos, solo nos llevábamos de diferencia un año, él tenía 32 y yo 33 y nunca nos habíamos separado; hasta hoy que por designios del señor se ha marchado. Es una pérdida irreparable de la cual no podremos reponernos jamás”, indicó Breidy Castro, hermano de Mario y con quien compartió además de la vida familiar, sueños y propósitos laborales… Ambos profesionales del derecho.

El último adiós

Como si se tratara de un presagio del destino, Ana Betty, madre de Mario Andrey Castro, le preparó el día miércoles su almuerzo preferido. Amaba la comida hogareña, el calor de hogar, los platos de su mamá pero sobretodo estar en familia.

Ese día, el día miércoles en la mañana sin imaginarlo sería el último de su vida, tenía una agenda bastante apretada, cumplir horarios, citas, reuniones pero el más triste de todos fue su encuentro con la muerte. Mario salió de su vivienda luego de almorzar en familia, pasada la una de la tarde, iba para una reunión que tenía en Natagaima, donde se desempeñaba como asesor jurídico del Hospital, pero lamentablemente faltando poco para llegar a su destino la muerte lo arrebató de los brazos de su familia, quienes hoy no encuentran consuelo ante la prematura partida de este joven exitoso, llenó de sueños propósitos y metas profesionales y quien próximamente iba a ser papá.

Exitoso

Mario Andrey Castro era abogado de la Universidad Surcolombiana, especialista en Ciencias Penales y Criminología y Ciencias Administrativas, era magister en Derecho Procesal Penal de la Universidad Militar. Desde muy temprana edad se vinculó al campo laboral, sus inicios fueron en la Cámara de Comercio de Neiva, en el registro único de proponentes, luego en la defensoría militar, en el SETP y Empresas Publicas, también hizo parte de la oficina jurídica del Hospital del municipio de Natagaima, donde actualmente laboraba.

Siempre fue un estudiante destacado, las mejores calificaciones siempre estuvieron en sus manos y las exaltaciones y reconocimientos no se hicieron esperar. A su corta edad, Mario contaba con un futuro profesional muy prometedor.

Exitoso, Esa es la palabra con la que sus familiares en especial su hermano Breidy lo recuerdan. “Luchador desde muy niño, apasionado por los caballos, dedicado, comprometido, amante de los negocios, buen hermano, y excelente hijo. Compartíamos sueños profesionales juntos, habíamos consolidado nuestra oficina jurídica independiente, un hombre admirado por sus amigos, destacado en todo el sentido de la palabra, vinculado siempre al tema judicial. Un hermano con el que además de compartir mi vida, compartí sueños y metras profesionales”.

Un vacío irreparable

Es evidente que la inesperada partida de Mario ha dividido en dos a su familia. Un antes llenó de recuerdos, sueños, y momento vividos, y un ahora del cual pocos se podrán recuperar pues el vacío que ha dejado el joven abogado en los corazones de su familia es irreparable.

“Siempre teníamos viajes para cada año, compartíamos en familia, soñábamos en conjunto. Nos quedó pendiente ir a Cali, pues ese era el programado para este año, pero inesperadamente mi hermano nos sorprendió y se nos adelantó en el viaje, está vez uno eterno, al encuentro de nuestro padre celestial. Uno quisiera jamás tener que despedir a un ser querido”.

Comenta!