La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

La cuca del pueblo

La cuca del pueblo 1 8 abril, 2020

Albeiro Castro Yépez

Cada fin de semana más de 400 consagrados practicantes del ciclomontañismo recorren 28 kilómetros desde el casco urbano de Neiva para llegar a San Antonio de Anaconia, un sitio privilegiado por la naturaleza que lo ha dotado de un hermoso paisaje engalanado por reservas naturales que se adornan con los discursos de los ríos Las Ceibas y Fortalecillas. Como un especial trofeo a la llegada al parque principal se les recibe con una generosa porción de cucas y café especial nativo de la región, café preparado a la usanza de la región.

Para pasar el resto del día la comunidad ha preparado tres opciones, la primera visitar una finca cercana donde se podrá conocer el proceso de la producción cafetera, desde la siembra hasta la cosecha, beneficio y empaque para abastecer el mercado nacional, reconociendo algunas experiencias de exportación, por supuesto, la caminata por el cafetal también brinda opciones de baño en las cristalinas aguas que brotan de la montaña. El desayuno no se puede dejar pasar por alto, pues, lo típico es degustar una exquisita parrillada de vísceras de cerdo, arepas, plátano maduro asado y para beber una taza de mazamorra de maíz para mezclar al gusto con panela rayada y leche fresca traída del corral, mejor dicho, del ordeño cotidiano.

La segunda opción, es tomar la vía a Vegalarga para disfrutar de un día de faenado de ganado, los hacendados ofrecen varias actividades, entre ellas, la vaquería arriando el ganado desde los corrales hasta los pastizales donde se alimentarán durante el día, otras actividades son los concursos de ordeño, el lavado de bovinos y en algunas ocasiones se programan jornadas de marcaje y castrada, actividades que en suma la disfruta un gran número de personas que desean vivir la experiencia de la hacienda ganadera. Muchos finqueros han construido los estanques para piscicultura, especialmente mojarra roja, permitiendo que el turista practique la pesca deportiva y luego de capturar sus piezas decida si las consume en la finca, donde los propietarios se la preparan o la lleva para su casa.

La tercera opción es visitar El Cedral la emblemática finca donde vivió su infancia y parte de su juventud el Compositor de las Américas, el Maestro Jorge Villamil Cordovez, lugar donde aún se conserva con gran mística “La Veranera”, el lugar donde el Maestro pasaba tardes y noches enteras dando rienda suelta a su imaginación e inspiración que luego plasmaba en bellas piezas musicales. En suma, la zona rural del oriente neivano es un hermoso escenario para el ecoturismo y las actividades de aventura, así como, para conocer las vivencias cotidianas del campesino neivano, que, por supuesto incluye las segundillas, conformadas por una caliente taza de cacao acompañada de queso fresco, cucas y los tradicionales bizcochos de achira.

Comenta!

Zona de Suscriptores