La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

El confeso bandido opita

El confeso bandido opita 1 10 agosto, 2020

Francisco Argüello

Se llama Pedro María Camero Cantillo y resultó igual o peor de torcido que los extesoreros de Baraya, Altamira y Paicol, que terminaron desfalcando a sus alcaldías. Lo contrató el expersonero de Neiva, Jesús Elías Meneses, y se lo trajo de su tierra, La Plata, Huila. Camero terminó convertido en su Jefe Administrativo y Financiero en la Personería de Neiva y desde ahí – sin hacer mucho ruido y sin que la opinión pública supiera- se hurtó 219 millones de pesos entre 2013-2014 y 2015.

Desde la cuenta corriente del banco BBVA de la Personería de Neiva, Camero- sin sonrojarse- realizó transacciones electrónicas y virtuales a su cuenta personal. Y en algunas ocasiones, giraba dineros públicos a la cuenta de Rosendo Trujillo Zambrano, un particular que ya le sigue la pista el Juzgado Cuarto Penal del Circuito, y quien se convirtió en su ‘títere’, es decir, el hombre que prestaba su cuenta para que Camero se girara el dinero en días hábiles y en algunos casos, en horarios no laborales.

En 2013- por ejemplo- el entonces Jefe Administrativo de la Personería- se pagó 24 millones 577 mil pesos en diez giros de 1, 2 y hasta 3 millones de pesos.

En 2014, seguramente confiado en que su plan surtía efecto, se autogiró otros 40 millones en 15 transacciones. Y al año siguiente, más seguro de su fechoría, aumentó la cifra: se pagó 143 millones de pesos en casi 20 movimientos electrónicos.

Cuando lo ‘pescaron’,  Camero Cantillo confesó. Y en un acta del 5 de octubre de 2015, bajo declaración juramentada ante la Oficina de Control Interno de la Personería, se delató y firmó acuerdos de pago para devolver la millonaria suma de dinero que extrajo de los rubros de bienes y servicios, primas de vacaciones, gastos de representación, gastos de viaje, publicaciones, entre otros.

El 30  de septiembre de 2015 (23 días después del último giro irregular por 24 millones de pesos), el entonces personero Jesús Elías Meneses (quien lo denunció), le aceptó la renuncia.

El Juzgado Cuarto Penal del Circuito lleva el proceso penal, la Contraloría Municipal fijó hallazgo fiscal y a la procuradora provincial de Neiva, Cristina Cortés, no le tembló el pulso para desempolvar la investigación contra Camero y lo acaba de destituir e inhabilitar del cargo durante 15 años.

Ojalá el procurador Regional del Huila, Arlid Mauricio Devia Molano, haga su tarea y confirme la destitución en su fallo de segunda instancia. ¿O la echará para abajo cuando el propio implicado confesó? Ahí sabremos si está verdaderamente enfrentando a la corrupción. O está del lado de los bandidos.

 

Nota uno: O Gorky Muñoz renueva su gabinete o empezamos a creer que se burló de la opinión pública y pidió cartas de renuncias para desviar la atención por su polémica propuesta de la bailadita a dos metros en tiempos de coronavirus.