La Nación
HUILA

Iglesias cristianas claman por el regreso a los templos

Iglesias cristianas claman por el regreso a los templos 1 10 agosto, 2020

Hoy piden que las puertas de sus congregaciones sean abiertas, aplicando estrictos protocolos de bioseguridad.

 

Carol Medina Soto

neiva@lanacion.com.co

Volver a los templos para adorar y alabar a Dios, es el llamado urgente que hacen los pastores de las iglesias cristianas en la ciudad de Neiva, argumentan que “es urgente, en medio de estar circunstancias fortalecer la vida espiritual de los neivanos”, para mantener la fe y soportar la crisis económica, social y de salud que ha desatado la pandemia del covid-19 en el departamento y en la capital huilense.

Los líderes espirituales, manifiestan que, así como se ha dado paso a reabrir diferentes sectores fundamentales, las iglesias no pueden quedar “relegadas”.

Para el pastor Guillermo Martínez de la iglesia Filadelfia es urgente abrir las puertas de los templos, debido a la gran necesidad de la gente por fortalecer su espiritualidad.

“Tenemos la expectativa, esperando que así como otros sectores han sido abiertos, se dé la oportunidad de abrir las iglesias y le den importancia a la parte espiritual de las personas, esto ayudará porque la fe se fortalecerá en la gente, en un momento donde las circunstancias generan temor e incertidumbre, yo pienso que es importante para los neivanos y que deberían dar la oportunidad para la apertura, la parte espiritual es determinante para la gente, para que se sostengan en estos tiempos, más que otras cosas. Hay una gran necesidad y anhelo de la gente”, expresó.

“La violencia familiar ha incrementado en los hogares y esto serviría mucho, porque, así como la parte física requiere atención, la parte espiritual también, creo que aportaríamos mucho en medio de esta crisis porque la gente está sufriendo”, dijo, explicando que se están preparando para abrir sus puertas. “En cuanto a los protocolos, nos hemos estado capacitando para implementarlos y tomar todas las medidas que sean necesarias, todo lo que el Gobierno Nacional y local exijan, nos hemos estado preparando para abrir, no importa lo que se requiera, lo haremos”.

Alrededor de 2.800 personas se congregaban en cuatro reuniones que tenían los domingos, tres en la mañana y una en el horario de la tarde. “Todo ahora lo hacemos por redes sociales, pero no es lo mismo, porque no hay contacto cercano. Extrañamos mucho poder alabar y adorar juntos a Dios, el amor de la gente, eso es algo muy bonito, poder verlos adorando al Señor, es algo que hace mucha falta”, resaltó.

También, Pedro Mora presidente de la Asociación de Ministros Cristianos del Huila comentó que si bien, acatan las directrices del Gobierno, solicitan que permitan a la gente congregarse.

“Nosotros nos ajustamos a lo que demanda el Gobierno Nacional, pero la parte espiritual es muy importante, sería una gran bendición que permitieran abrir las puertas, la necesidad es muy grande. Hay aproximadamente cien iglesias cristianas y tenemos representación en cada comuna de la ciudad”, afirmó.

Por otro lado, el pastor Walter Pimiento de la Iglesia Casa sobre la Roca donde tenían dos servicios los domingos expresó que “nos sentimos relegados, pero igual esperamos que el Gobierno tenga conciencia de la necesidad que hay entre la gente para fortalecer su fe, el hombre fue creado para estar en comunión, no en aislamiento, y esto es una parte fundamental. La vida espiritual es el polo a tierra del hombre”.

“Hemos podido reinventarnos llevando el mensaje a través de internet, ahora la iglesia se volvió virtual, esperando a que esto pase, deben tenernos en cuenta, estudiar la viabilidad para que abran las iglesias. No estamos hablando de un estadio de fútbol, no es una discoteca, nosotros nos reunimos una vez a la semana, ya entramos a un almacén de cadena, donde hay mucha gente, a los centros comerciales ¿Cómo no vamos a poder abrir con todos los elementos de bioseguridad?”, añadió.

Cabe resaltar que los principales líderes de las iglesias cristianasen todo el país se reunieron con el Gobierno Nacional para presentar una propuesta que les permita reabrir sus centros de culto lo más pronto posible.

Se trata de un protocolo que incluye estrictas normas de seguridad y bioseguridad para que las personas puedan volver a participar de las diferentes reuniones y actividades.

La propuesta incluye un sistema para evitar aglomeraciones en las entradas y salidas de las iglesias, dar una ocupación máxima que cumpla con las medidas de distanciamiento de 2 metros entre las personas, implementar protocolos de bioseguridad y establecer una conexión directa con las autoridades ante cualquier emergencia.