La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Huella de Reina

Huella de Reina 1 10 agosto, 2020

Albeiro Castro Yépez

 

Desde la creación del Reinado Nacional del Bambuco se pensó que una de las funciones de la reina era convertirse en embajadora del folclor opita ante Colombia y el mundo, rol que todas sin lugar a dudas han cumplido a cabalidad. En las últimas dos décadas adicionales a esta tarea también han apoyado la promoción turística del departamento del Huila, especialmente acompañando su presencia en la Vitrina Turística de Anato en la ciudad de Bogotá,

En este sentido al auscultar la gestión de apoyo al desarrollo cultural y turístico del departamento se percibe que tres Reinas han dejado huella por su activa presencia, Lucy Abuchaibe Ochoa, Carla María Fatoni y Larissa Calderón Ortiz. Lucy Abuchaibe participó en el año 1964 en representación del departamento del Atlántico, convirtiéndose en una verdadera embajadora del certamen en la región caribe, su trabajo trascendió el año del reinado viéndosele muy activa hasta mediados de los años noventa de la anterior centuria, en suma, la región Caribe ha logrado quince coronas. Por su parte Carla María Fatoni representó al departamento de Antioquia en el año 1979, a ella se le abona el haber gestionado con la institucionalidad antioqueña el diseño, construcción e implantación de la escultura de Don Diego de Ospina y Medinilla en el Parque Santander de la ilustre ciudad de Neiva.

Larissa Calderón Ortiz obtuvo en 2001 las tres preciadas coronas, Neiva, Huila y Colombia, desde el primer día de su reinado se preocupó por dejarle al Huila y particularmente a Neiva un proyecto de profundo calado cultural que contribuyera a su competitividad turística. Su gestión se enfocó entonces en la constitución de la Fundación por la Huilensidad Jorge Villamil Cordovez, una institución sin ánimo de lucro cuyo principal objeto es fomentar la huilensidad, siendo su proyecto bandera la creación del Museo Jorge Villamil Cordovez, museo que con gran esfuerzo ha logrado fortalecer el legado de la obra musical del Compositor de Las Américas y aun opera en las instalaciones del Centro Cultural y de Convenciones José Eustasio Rivera.

La tarea por supuesto no ha sido nada fácil, inicialmente se aplicó en la gestión con el Maestro para obtener el legado de sus pertenencias emblemáticas, entre ellas, algunos muebles, equipos, prendas, libros, acervo que posteriormente fue debidamente caracterizado y su información plasmada en las respectivas fichas metodológicas; luego la elaboración del Guión Museístico que sirvió de base para el diseño de la implantación de las piezas en el recinto asignado por la administración departamental de la época. Desde entonces el museo recibe la visita de estudiantes de todos los niveles de la cadena de formación, esto es, de primaria, bachillerato, universitarios, investigadores interesados en la obra de Jorge Villamil Cordovez y por supuesto de turistas ávidos de conocer los fundamentos de la huilensidad.