La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Nuevas formas de celebrar y compartir

Nuevas formas de celebrar y compartir 1 30 septiembre, 2020

Jorge Andrés Géchem

 

Los cumpleaños, los funerales, las fiestas y todo tipo de reuniones se han convertido conforme a los expertos la oportunidad para que la gente se libere un poco de las precauciones contra el COVID, pero sin lugar a duda tal como lo dice el presidente de Colombia y la mayoría de mandatarios, esta pandemia no será a corto plazo y o tendremos mas remedio que aprender a vivir con ella.

Es por esto que tendremos que comenzar a pensar como sociedad que la conducta personal debe ser consciente y de cuidado continuo, pues solo de esa manera podremos comenzar a pensar en una reactivación económica y vida diaria en plena pandemia, pues las iglesias, los restaurantes, y otras muchas actividades tendrán que verse y estudiarse con mucha rigurosidad, las alertas naranjas de las ciudades y el disparo del contagio es una clara expresión de lo que nos espera en el futuro.

Ante los problemas crecientes de salud mental agudizados en medio de la cuarentena, en donde la violencia intrafamiliar ha crecido, es fundamental en el reencuentro personal buscar la fe y espiritualidad que permita contribuir a superar entre todos este momento. La fe constituye una virtud esencial para el renacimiento, la sana convivencia y la construcción de mejores seres humanos y así transformar una sociedad la cual requiere de cambios estructurales. Así como las grandes superficies están abiertas y de a poco se están reactivando los distintos sectores, que bueno sería que se avance en los protocolos necesarios para la reapertura de los templos religiosos, donde cada persona creyente y desde todas las confesiones religiosas, tengan la oportunidad de vivir su fe y dispersar su mente, lo cual ayudará a sobrellevar mejor esta pandemia y sobretodo prepararnos para lo que viene.

Se que en Neiva se viene trabajando en un piloto para realizarse en el templo católico de La Catedral con una participación de 200 personas invitados, respetando el distanciamiento social, para desde ese ejemplo avanzar en todos los demás escenarios teniendo en cuenta la diferencia de credos.

La pandemia nos deja cada día enseñanzas, un nuevo estilo de vida y una nueva forma de relacionarse, hasta mi celebración de cumpleaños tendrá que cambiar a la moda del momento, fiesta por zoom, amistad virtual y conferencias telefónicas. Pero lo más importante, es que nunca dejemos de valorar de verdad la importancia de la familia, de la amistad sincera y del actuar correctamente a toda hora y momento. Hoy 4 de julio doy gracias a Dios por la bendición de regalarme un año más de vida. Ya son 31. Un año que llega con muchas ilusiones y sueños, donde lo dedicaremos sin descanso a seguir trabajando por el departamento el cual que me vio nacer, amo y me siento muy orgulloso.

 

 

 

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia