La Nación
ACTUALIDAD

Jesús, alimento en tiempo de pandemia 

Jesús, alimento en tiempo de pandemia  1 9 agosto, 2020

También como en el tiempo de Jesús, hoy el pan de cada día sigue siendo el problema principal para la mayor parte de la humanidad. El hambre no es solo material (pan), también se sufre de hambre espiritual, de corazón, de fraternidad y de amor, esto sucede porque los cristianos no hemos tomado en serio el mensaje del Evangelio, no hemos logrado construir el mundo de fraternidad.

 

Padre Elcías Trujillo Núñez

 

«Al desembarcar vio Jesús una multitud, se compadeció de ella y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren comida. Jesús les replicó: “No hace falta que vayan, denles Ustedes de comer”.» (Mateo14,13-21)

Solo Jesús alimenta a los hombres con su palabra de vida, Él es alimento. Y para ello pide un acto de confianza, un gesto de entrega: les manda sentarse en el suelo. Mientras están de pie, no dependen más que de ellos mismos: conservan al menos la posibilidad de buscar comida ellos mismos. Pero al tomar asiento están renunciando a toda posibilidad de bastarse a sí mismos; esta invitación les muerde el corazón, luchan en su interior con la inquietud, con el miedo, con el orgullo, pues, se sienten intranquilos, agitados por el hambre. Y Él les pide que se tranquilicen, que se entreguen a Él, que tengan confianza en Él. ¿Creerán que es capaz de alimentarlos? Como nosotros, algunos de ellos, en acto de fe, se sientan. Muchos vacilan todavía hasta decidirse, abandonarse. Y entonces hay un momento extraordinario cuando se sientan. Y cuando el pan empieza a circular entre sus manos, cuando cada uno se queda con todo lo que quiere, y cuando ven que todavía sobra, entonces ya nadie se extraña. El verdadero milagro se ha realizado antes, Jesús lo ha hecho con ellos mismos: el milagro de su fe y de su amor. Al revivir este acontecimiento, vale la pena preguntarnos: ¿Creemos que Cristo es capaz de saciar nuestra hambre? ¿Creemos que Él puede cambiar nuestra vida, llenarla, renovarla? ¿Confiamos en Dios? ¿Hemos comprendido este tiempo de pandemia, que Jesús es el alimento verdadero? La fe sigue siendo siempre un acto por encima de nuestras fuerzas naturales, una gracia a la que tenemos que abrirnos, es tener la luz suficiente para poder movernos con confianza en un margen de oscuridad.

A la luz de este evangelio no olvidemos:

-Dios tiene compasión de nosotros y más en tiempo del coronavirus. -La multiplicación de los panes y pescados es una imagen del sacramento de la Eucaristía. – La multiplicación de los panes y pescados es una acción comunitaria no es un acto de magia, no es un truco; aquí está la sincera voluntad de compartir, aunque haya poco alcanza para todos y hasta sobra. El tiempo de pandemia es una grito que llama a la solidaridad.  Dispongámonos a ser alimentados constantemente con este Pan de Vida que es el mismo Jesucristo resucitado, para que, nada nos aparte de su amor a pesar de las dificultades que tengamos que afrontar.

Nota: Le invitamos a seguir las celebraciones eucarísticas cada domingo a las 7 am, a través de Facebook live Citynet Timaná, por la emisora La Fiera FM radio y la Televisión local Ategaitana. Este domingo 2 de Agosto celebramos a Nuestra Señora de los Milagros de Tobo en Timaná Huila Colombia, dirijamos a las 12 del día nuestra mirada hacia su Santuario. 

 

“Solo Jesús alimenta a los hombres con su palabra de vida, Él es alimento. Y para ello pide un acto de confianza, un gesto de entrega: les manda sentarse en el suelo”