La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Es hora de actuar

Es hora de actuar 1 9 agosto, 2020

 

Andrea del Pilar Bautista Perdomo

El desempleo en Neiva con una cifra que supera el 40% para el trimestre de marzo a junio de 2020 nos deja devastados, tengo que decir que si estas son las cifras oficiales, no quiero imaginar cuáles serán las reales.

Necesitamos actuar de manera urgente, pues como ciudad capital de una zona que depende de la contratación pública, sector agrícola, comercio y en menor porcentaje de la industria turística, debe tomar acciones contundentes y un tratamiento de impacto, antes de llegar a desastres más severos o a un estallido social en época de crisis como la que hoy estamos viviendo.

Necesitamos políticas proteccionistas estatales para el fortalecimiento de la economía. Hoy más que nunca podemos asegurar que no existe tal equilibrio perfecto entre oferta y demanda, tesis de los liberales clásicos que acuñen a la mano invisible del mercado. El Estado debe estar presente para establecer unas verdaderas políticas que ayuden a fomentar el trabajo, la entrega de subsidios, la verdadera distribución de ingresos en los diferentes programas de bienestar social, además de la obligación de estar presente y de generar alternativas para el ejercicio de servicios y derechos sociales, como salud, salario, educación entre otros, a la población.

Es claro ver que hoy estamos inmersos en la depresión económica y desocupación laboral más grande vivida en los últimos tiempos. Debemos desempolvar teorías aplicadas en otros países en tiempos de posguerra, y traerlas a colación para usarlas de la mejor manera. Es acá donde el Estado juega un papel protagónico, que se hace más evidente en tiempos de crisis, y es la regulación de la economía. En estos momentos no podemos quedar en manos de los industriales, comerciantes (muchos quebrados) y bancos. En la práctica lo que hemos visto, por lo menos en el sector bancario, es que este es el gran beneficiado a través de programas de endeudamiento, sin ningún tipo de intervención estatal que los controle.

Con lo que respecta a la producción de bienes & servicios, si hay desempleo (mercado laboral), claramente también habrá una reducción directa en la producción (bienes); en estos dos casos anteriores se presume el “libre mercado”, pero hoy, así como en otros tiempos de crisis institucional, se pone en tela de juicio. Es hora que los mandatarios no pasen desapercibidos y actúen en favor de un país azotado por la mayor hecatombe mundial vivida.