La Nación
Oso de osos 1 1 octubre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Oso de osos

Ventana médica

Jorge Luis Salcedo Restrepo

 

No hay derecho a que nuestro parlamento gaste tanto tiempo en estupideces como tratar de vetar y revocar a un ministro como el de Defensa, cuyo único pecado hasta la fecha ha sido trabajar.

Seguirle el juego a un guerrillero de ciudad como lo fue Iván Cepeda, pues no hace más que seguirles el juego a los guerrilleros que no se acogieron al tratado de paz como Jesús Santrich y compañía, a los cuales ayudó y colaboró permanentemente hasta que los vió en Venezuela.

Lo que hicieron con el Mindefensa fue ridículo, pues tanta alharaca para sólo sacar 20 voticos, a mí me daría pena.

Ahora se han venido en tutelas contra el Presidente Duque, con el pretexto de expulsar a los instructores norteamericanos en la guerra contra el narcotráfico. Cepeda y sus amigos están con esto buscando problemas, pues uno no expulsa a unos instructores que luchan contra el mal, a no ser que se esté buscando con ello lograr que el narcotráfico salga beneficiado.  Ya es hora que Cepeda ponga las cartas sobre la mesa; o es un traficante más y quiere que los grupos de mexicanos y los armados ilegales que están en sus combos sigan matando campesinos e indígenas, o, se retira de la política sucia y se dedica a buscar el bien común y luchar por la salud del pueblo. Pero eso de estar defendiendo narcos y poniendo palos en la rueda en la lucha contra el narcotráfico no es decente, es ¡criminal!

Ahora con punto aparte, con respecto a la MINGA indígena, opino que fue la peor brutalidad que se les ha ocurrido a dichas etnias, que como zombis marchan a Bogotá en buses atestados de gente sin medidas buenas de bioprotección en la peor época de la pandemia; lo cual sólo generará más muertos en 15 días. Somos los médicos y el personal de salud, al igual que la policía y el ejército quienes tendremos que padecer por la ignorancia de esos pueblos, que aferrados a las tradiciones por conveniencia sólo evolucionan en sus gustos por los buenos carros y las mejores tierras del país, además de la mayor fuente de subsidios, al cual no podemos acceder los demás colombianos.

Que quieran protestar porque las moscas no vuelan como a ellos les guste, que lo hagan; pero que no nos fastidien ni el derecho al trabajo y la salud de quienes queremos un equilibrio luego de tantos muertos, enfermos y desempleados por la pandemia y la crisis económica que vive, no sólo Colombia sino todo Latinoamérica.

Si Cepeda quiere seguir fastidiando, que se vaya para Venezuela a tener la libertad que no tienen los Venezolanos, y a comer de lo mismo.

Aruz2050@yahoo.com.co