La Nación
No estaba embriagado, ni siquiera una sola copa: concejal Morán 1 26 septiembre, 2022
NEIVA

No estaba embriagado, ni siquiera una sola copa: concejal Morán

Tras los señalamientos de que Jorge Morán asistió a una sesión del Concejo de Neiva en estado de embriaguez, el cabildante explicó de qué se trató la anomalía en su voz. En video se aprecia la intervención.  

 

 

El momento de intervención de poco más de un minuto por parte del concejal Jorge Morán en sesión ordinaria del sábado, causó toda clase de voces de rechazo en Neiva, pues muchos cuestionaron si el cabildante se encontraba en estado de embriaguez y otros lo tildaron de “borracho”.

Cinco minutos después de haber iniciado la sesión ordinaria del sábado a las 8:00 a.m. se pasó al punto de proposiciones y varios, puesto que no había nada más en la agenda del día.

En ese momento los concejales Jorge Eduardo Ramírez y Juan Diego Amaya pidieron que se aplazara el debate de control político a algunos secretarios de la Alcaldía, con relación a un seguimiento a las obras que se han realizado con el empréstito de $60.000 millones que realizó la Alcaldía con facultades del Concejo.

El objetivo era aplazar el debate para el martes 29 de marzo para tener más tiempo y alcanzar a revisar la información que han entregado los secretarios y que se compone de varios tomos.

Así, se estaba votando dicha proposición, que se hizo nominal y pública, con el fin de conocer la opinión de cada concejal.

Cada uno fue votando y dando algunas palabras, aclarando que el aplazamiento no recae sobre la plenaria, sino solamente por quienes citan que son Jorge Eduardo Ramírez y Juan Diego Amaya.

La sorpresa la dio el concejal Jorge Morán. Con dificultad para vocalizar, el cabildante comenzó agradeciendo y saludando a sus colegas y medios de comunicación, luego se refirió a otro proyecto también de empréstito por $40.000 millones que se tramita en el Concejo y que en los próximos días comenzará a debatirse, declarándose en contra.

“Hoy nosotros debemos decidir sobre si aceptamos o no…”, y en se instante fue interrumpido por otro concejal que solicitó una moción de procedimiento y se le aclaró a Morán que se estaba votando la proposición, acto seguido Juan Diego Amaya retiró la proposición.

La intervención de Morán duró poco más de un minuto. Y no habló más.

Por su parte Amaya declinó debido a los votos negativos por falta de competencia que había recibido por los demás concejales.

Acto seguido habló sobre otro tema el concejal Johan Steed Ortíz, quien estaba acompañado de una niña, su sobrina. Se aprecia cómo por su parte Morán abandona su puesto y se queda en la sala de invitados del lugar y minutos después se dirige a la salida del recinto.

“Los detractores”

Al ser consultado por LA NACIÓN el concejal Morán explicó que se encontraba “afónico” y aseguró que “no estaba embriagado, ni siquiera una sola copa”.

Sostuvo que es “muy respetuoso y responsable con mis obligaciones y deberes”.

“Yo tomé el uso de la palabra porque había una proposición y yo pensé que estábamos en proposiciones y varios, pero era una para votación, entonces, por ahí en un video dijeron que estaba tomado. Pero ningún concejal dijo nada. Yo retiré el uso de la palabra porque no era el momento para hablar del endeudamiento de los $40.000 millones”, dijo.

Agregó que los detractores “quieren dañarle la imagen a uno”.

Aunque fue contactado por LA NACIÓN para aclarar el tema, el presidente del Concejo, Camilo Perdomo, no se pronunció al respecto.

De otro lado, el presidente de Concejo Visible, Yilbert Saavedra manifestó que  era muy evidente el estado de embriaguez del concejal Morán.

“A pesar de no haber una prueba técnica que certifique el nivel de alicoramiento del Concejal Morán ese día, sí fue de conocimiento público en esa sesión su olor a licor y su estado de embriaguez, al punto que sus mismos compañeros tuvieron que lanzarle un salvavidas, interrumpiéndolo y quitándole el uso de la palabra debido a las incoherencias que decía. Un hijo del concejal tuvo que llevárselo en medio de la sesión para que se fuera a dormir y a que pasara la resaca. Desde Concejo Visible rechazamos este tipo de actuaciones vergonzosas e instamos a la Procuraduría a aperturar el proceso de responsabilidad disciplinaria”.

Y aseveró: “en una corporación seria ya estaría actuando la comisión de Ética, pero en el Concejo de Neiva ni si quiera eso han podido crear. Además de ir al Concejo a pasar la borrachera, se le pagaron ese día al concejal Morán 430 mil pesos de honorarios y eso también se llama corrupción, vergüenza debería darle quitarle de esa manera el dinero a los Neivanos”.