La Nación
Sin empleo formal no habrá pensiones 1 4 diciembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Sin empleo formal no habrá pensiones

Uno de los asuntos más complicados e inaplazables es la reforma pensional, dada la creciente cuantía que cada vez contribuye más al déficit fiscal, para este año tenemos un presupuesto de $350 billones de los cuales se destinarán más de $50 billones para financiar a Colpensiones y otros regímenes especiales como el de la fuerza pública.  Aunque son varias las causas de dicha problemática, se ha insistido en los altos subsidios que reciben los pensionados del sistema público que aumenta con la cuantía de la pensión; este subsidio es la diferencia entre los valores de las pensiones y los aportes que representan una cuantía ínfima. Debemos tener en cuenta que la pensión o jubilación que por naturaleza es vitalicia se fundamenta en el principio de la solidaridad; en teoría esto significa que todos los trabajadores o población ocupada contribuye mediante aportes al pago de las pensiones de los adultos mayores, cuyo número es inferior a dicha población, por tanto la proporción aportantes-pensionados es alta, en este caso ideal podría ocurrir que por cada diez aportantes se tendría un pensionado, evento en el cual el sistema pensional se autofinanciaría.

La situación nuestra es cada vez más crítica, pues en el régimen público tenemos solamente dos aportantes activos por un pensionado, esto implica que el valor de los aportes (16% del salario) es inferior a las pensiones, de ahí el creciente déficit que ha tenido que financiarse con recursos del presupuesto nacional, pese al reducido número relativo de pensionados; en este déficit sobresalen varios factores, la política sobre privatizaciones, reformas laborales y reducción relativa  de la nómina oficial que incrementó desempleo e informalidad hasta en 80% de la fuerza laboral (Que no aporta), minimizando el trabajo formal (20%) que tiene capacidad para los aportes a pensión; las mejoras tecnológicas también han contribuido al desempleo e informalidad, de igual manera la  transición poblacional ha incrementado el porcentaje de adultos mayores.

 Una reforma al sistema pensional (Aumento de aportes y edad pensional, eliminación de subsidios, etc) es posible, pero si se insiste únicamente en estrategias fracasadas para aumentar empleo formal como emprenderismo o estímulos al productor, la informalidad seguirá en aumento.  Entonces la única forma de aumentar el empleo formal y aportes es con una reforma estructural que implique aportes y tributación progresiva, reforma laboral y mayor intervención estatal, así esto parezca algo inviable actualmente, de lo contrario el empleo formal continuará decreciendo y los aportantes a pensión desaparecerán.

Los fondos privados también requieren reformas para que mejoren las condiciones a sus clientes especialmente por las reducidas mesadas, además siendo cajas de ahorro y retiro no pueden ofrecer una pensión sino unos pagos temporales hasta agotar los ahorros.