La Nación
A buscar el norte 1 17 junio, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

A buscar el norte

Por: Andrea del Pilar Bautista Perdomo

Los indicadores sociales cada vez están más críticos en nuestro país. Los datos reportados por el DANE, denotan y reconocen la dura y reprochada realidad de nuestro país, que consecuentemente se refleja en regiones como la nuestra. Para recordar un poco las cifras, la pobreza llegó al 42.5 %, es decir, 21.2 millones de colombianos están por debajo de la línea de pobreza, 3.8 millones más que en el 2019. Este incremento nacional nunca se había visto de un año a otro en toda la historia. Asimismo, el saber que ese 42.5% de la población colombiana vive bajo la línea de pobreza nos hace dimensionar la cruda realidad que vivimos, que, comparada con los niveles de América Latina, donde este promedio fue del 33,7%, tampoco es para nada alentador. Lamentablemente el mundo, y en especial nuestro continente, se ha visto duramente enfrentado a los temas más sensibles y tediosos de un territorio, el cual es mantener el equilibrio en la economía y la vida de los seres humanos.

La cosa no es fácil, en este momento de crisis social, falta de empleos, COVID-19 deambulante y donde no avanza la vacunación, vulneración a derechos, que todo junto ha provocado un Paro Nacional. Se percibe una incertidumbre una agobiante y desafiante incertidumbre. Ahora bien, lo que resta es precisamente identificar cómo podemos cerrar brechas de pobreza, cómo se generan puestos de trabajo a mujeres y jóvenes, cómo se le tiende la mano a los verdaderos emprendedores que lo requieren, y no seguir privilegiando solo algunos sectores que históricamente han sido beneficiarios de los gobiernos.

Hay que buscar lograr esa equidad, donde la inserción a la producción de los millones de colombianos que requieren una opción laboral y bien remunerado sea urgente, y se cuente con una oportunidad de trabajo digno. El gobierno ha de ajustarse el cinturón, velar por una rápida y pronta vacunación para tratar de que se recobre y recupere algo la tan golpeada economía, seguir resistiendo sin reformas abusivas, y generar una seria defensa por los derechos de los ciudadanos.

Solo impartiendo justicia, equidad, honestidad y trabajo se puede lograr construir un territorio anhelado. No podemos seguir siendo el país donde el mundo entero habla del incumplimiento a los Tratados Internacionales de los Derechos Humanos, de la regresividad política y económica, sino que debemos volver a entretejer un territorio seguro y emprendedor