La Nación
A propósito de reformas 1 22 junio, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

A propósito de reformas

Por: Sergio Felipe Salamanca

 

Con ocasión de los episodios de violencia y de brutalidad policial que han tenido lugar a lo largo de las jornadas de protesta, ha vuelto a ganar relevancia la iniciativa de implementar reformas a la Policía Nacional. Al respecto, considero que una reforma que valga la pena, va a depender de los siguientes puntos: 1. Que el proyecto de reforma sea el resultado de un trabajo articulado entre los diferentes partidos políticos y la ciudadanía, y 2. Que se tome en especial consideración las experiencias que otros países han tenido reformando sus cuerpos de policía.

En lo que respecta al primer punto, vale la pena mencionar que en los diferentes proyectos de ley que actualmente se encuentran en curso, pueden identificarse elementos importantes para la construcción de un proyecto unificado de reforma. Por ejemplo, el PL No. 038-20, el cual busca regular el uso de la fuerza y el actuar de la Policía Nacional en manifestaciones, contiene propuestas interesantes en materia de prohibiciones sobre el uso de proyectiles de energía cinética y de armas en concreto, como es el caso de la escopeta calibre 12. Aunado a lo anterior, el proyecto también aborda el tema de las detenciones a los protestantes y el procedimiento que se debe surtir para esto, entre otros.

Otro de los proyectos que se encuentra en trámite, es el PL No. 146 de 2020, el cual regula el sistema de ascensos de la Policía Nacional y de las Fuerzas Militares. Proyecto que propone la participación ciudadana en los procesos de ascensos de los miembros de la fuerza pública colombiana.

En lo atinente al segundo punto, es decir, a las experiencias internacionales reformando los cuerpos de policía, podría tenerse en cuenta la valiosa experiencia del Reino Unido y la expedición de la “ley de reforma policial y responsabilidad social de 2011”. Ley que creó el cargo de “Comisionado de policía y crimen”, como un cargo de elección popular que complementa y sirve de contrapeso a la policía.

A partir de lo expuesto, considero que los puntos relevantes para ser abordados en una eventual reforma serían los siguientes: 1. El fomento de la participación ciudadana en los procesos de seguimiento, nombramiento, ascenso y remoción; 2. Implementar mayor rigor en los procedimientos y en el arsenal utilizado; y 3. Implementar políticas uniformes de formación en estrategias no violentas de solución del conflicto y DDHH.