La Nación
 Anayit: uno de los rostros de las víctimas de violencia contra la mujer   1 11 agosto, 2022
NEIVA

 Anayit: uno de los rostros de las víctimas de violencia contra la mujer  

Anayit Bautista Cauca es una de las mujeres víctimas de la violencia contra mujer en la ciudad de Neiva. Su presunto agresor, José Gilberto Mahecha Buendía, casi la mata, pero tras ser capturado, fue dejado en libertad por un juez de garantías.

 

Las heridas físicas de Anayit Bautista Cauca  no terminan de sanar, también persisten las secuelas psicológicas, que le dejó hace más de dos meses José Gilberto Mahecha Buendía, con quien vivía en el barrio El Obrero, una zona popular de Neiva. La adulta de 53 años de edad continúa residiendo en la misma casa, tratando de recuperar su memoria y de sobreponerse al ataque a manos de ese hombre que casi acaba con su vida.

La mujer trae a colación que “lamentablemente” fue agredida físicamente por José Gilberto Mahecha Buendía, de 52 años, con quien convivía. Dice en resumen que en una noche el sujeto la golpeó en la cabeza y quedó “toda la noche desmayada, hasta el otro día, que mis vecinos me encontraron tirada y me llevaron al hospital, también llamaron a la Policía. Y de verdad, yo no me acuerdo de más nada”.

Pero esa noche del jueves16 de junio y madrugada del viernes 17 pudo haber muerto a manos de este hombre, que fue dejado en libertad a pesar de la gravedad de los hechos, puesto que padece de una enfermedad mental. El sujeto sufre esquizofrenia no especificada, trastorno del inicio y del mantenimiento del sueño.

Anayit fue agredida con un objeto contundente y con una roca, causándole heridas en varias partes del cuerpo entre ellas la cabeza, donde sufrió las lesiones más severas, sobre todo en su oreja y ojo izquierdo. Tras ser asaltada, el hombre la dejó tirada en el patio de la casa, inundada de sangre. No se inmutó. Al punto, que la Policía lo capturó en la misma vivienda y con las manos aún untadas de la sangre de la adulta; pero luego fue dejado en libertad por un juez de garantías.

Ahora la víctima comprende que perdió la memoria durante varios días y que en estas últimas semanas ha comenzado a recordar a sus vecinos y conocidos. Esas mismas personas le han contado muchas veces cómo fue que lograron rescatarla.

“El niño de mi vecino tiene un gatito blanco con negro que se mete a mi casa a jugar con mis gatos, y ese día él se fue a buscar el gato, al asomarse por el patio me vio tirada en el piso, así que fue y le avisó  a la familia de él, de ahí para acá todo el mundo se enteró”.

 “Me cogió, me pegó y se quedó encerrado. Eso me cuentan mis amistades, dizque yo gritaba, pero la verdad yo no me acuerdo de nada”.

La mujer ya pasó por un proceso de recuperación en una clínica de la ciudad, pero actualmente sufre de mareos y pide que por favor alguien le revise sus lesiones, que ya cuentan con una cicatriz superficial. También afirma que bajó drásticamente de peso y que padece de anemia.

“Sería buenísimo que un especialista me mire la orejita, me mande un buen antibiótico, me haga una buena limpieza, porque yo he estado tomando cosas, hierbitas y me ha ido mejorando, pero ha sido muy lento”.

“Yo estaba bien, completamente sana, no tenía nada, es la primera vez que me pasa este cacharro”, agregó.

LA NACIÓN intentó establecer comunicación con la Alcaldía para conocer cuál ha sido la ruta de apoyo con Anayit y cómo le han brindado acompañamiento, pero tras varios intentos no fue posible.

Las personas que quieran colaborarle a Anayit pueden comunicarse al teléfono 3163601870.