La Nación
“A Andrade hay que darle el beneficio de la duda” 1 1 octubre, 2022
POLÍTICA

“A Andrade hay que darle el beneficio de la duda”

CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCÍA

gerenciageneral@lanacion.com.co

 

Martha Lucía Ramírez se distanció del Partido Conservador y busca llegar a la Presidencia de la República por firmas y en posible alianza con el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Afirmó que la responsabilidad de salir del partido es de la bancada.

La excandidata presidencial en las pasadas elecciones del 2014, Marta Lucía Ramírez, inscribió hace unas semanas el comité para recolectar las rúbricas necesarias para formalizar una nueva candidatura, tomando distancia del Partido Conservador. En diálogo con LA NACIÓN habló de la falta de principios del partido, como se ha sumado a la corrupción, el clientelismo y una bancada que respalda siempre “al mejor postor”, dándoles la espalda a sus propios candidatos.

La exministra, además, habló de su posible alianza con el Centro Democrático pues, según ella, tienen muchos puntos en común con el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Se refirió al escándalo que envuelve a la justicia que ya tiene un expresidente de la Corte Suprema preso.

-¿Por qué tomó la decisión de renunciar al Partido Conservador?

:La política es la esencia del servicio al bien común, la política es para todos los ciudadanos y estas maquinarias clientelistas del estado de contratación es la antesala a la corrupción, porque se enquistan en el Estado y se toman determinadas entidades como si fueran propiedad privada. El partido Conservador lleva muchos años desafortunadamente perdiendo poco a poco su vocación de poder, es un partido que ya lleva más de cuatro periodos presidenciales donde termina sumándose al candidato que ven ganador, teniendo candidatos muy buenos. Por ejemplo, cuando Juan Camilo Restrepo, hoy negociador de paz, fue candidato a la presidencia, el Partido se volteó en contra de él y se fue con el Presidente Uribe, en la primera elección de Santos, el partido tenía de candidata a Noemí Sanín, que era una buena candidata, los Congresistas Conservadores se fueron por debajo de la mesa todos corriendo y apoyaron a Juan Manuel Santos. En la elección del año 2014 yo era la candidata que había ganado por una mayoría aplastante en una convención y los Congresistas Conservadores otra vez se fueron a la elección de Santos. Es un partido que da la sensación que su bancada de parlamentarios va por un lado y las bases, la doctrina y principios políticos van por otro lado, por eso, me quedo con lo segundo: los principios, la doctrina, la razón filosófica y con las bases del partido. Yo no estoy con esa actitud de la bancada de estar buscando siempre cómo arrimarse al “mejor postor”.

-Hoy el presidente del Partido Conservador es el senador huilense Hernán Andrade, ¿el escándalo en el que está involucrado tiene que ver con su decisión?

Yo creo que el problema del partido en este momento es que tiene a varios congresistas cuestionados, varios dirigentes, inclusive en otros niveles, como un concejal de Bogotá que está cuestionado y condenado. Uno en estos momentos piensa que el partido debería ser símbolo de una gente que esté por encima del bien y del mal, totalmente transparente en su quehacer político. Creo que a la gente hay que creerle y si el senador Andrade dice que no tiene absolutamente ninguna responsabilidad hay darle ese beneficio de la duda y que se defienda, que demuestre con claridad su conducta. Lo que actualmente, es que el partido mismo se ha vuelto el referente de lo que no se debe hacer en la política; tiene cuestionamientos, distintos líos y por eso digo que hay que tener en cuenta que primero está el país. Colombia necesita poder confiar en alguien, en algún partido, que le brinde confianza; pero desafortunadamente es el peor calificado en materia de confianza electoral.

-¿Cuál es el argumento sobre su renuncia?

:Mi planteamiento ha sido general, el partido hoy no tiene ningún liderazgo sobre los temas que preocupan a la gente, el partido abandonó el tema de la justicia que ahora está de ‘moda’, pero el partido ha debido durante 7 años del gobierno Santos, presionar y exigir que se hiciera la Reforma a la Justicia, – allá hay un abogado bueno en el partido, uno excelente es el propio Hernán Andrade-, pero el partido no exigió nada porque terminó doblegado por el peso abrumador del gobierno Santos. Eso sucede cuando uno va y se entrega, después no tiene ninguna capacidad de exigir nada. Sería totalmente injusto decir que la crisis del partido hoy es atribuible a Hernán Andrade. La crisis del partido se ha venido acumulando por varios años, ya hay muchas personas que han tenido cargos en el Congreso y otros cargos de elección popular que han deshonrado lo que el partido Conservador significa.

-Usted junto con el expresidente Pastrana han sido cabezas visibles del Partido Conservador, ¿No cree que su decisión aumenta más la crisis y le da la espalda a la democracia?

:Al contrario, yo creo que nadie ha hecho más por la democracia que yo, con un sacrificio enorme, precisamente porque yo no soy una mujer de la política, ni he vivido de la política, ni me he enriquecido con la política, ni he tenido a mi familia jamás colocada en la política, ni he hecho contratos jamás con el Estado. Llevo 11 años de mi vida apostándole para que el partido Conservador haga esa reflexión  y vuelva sobre su esencia y su razón de ser, pero ellos, la bancada se vinieron en contra de la candidatura mía, demandaron la candidatura y se movieron con el Gobierno para que ni siquiera me dieran los anticipos a los que tenía derecho por la ley y por eso, es que yo demandé al Consejo Electoral y el Consejo de Estado me dio la razón, diciendo que hay una desviación de poder del Consejo Electoral porque de común acuerdo con los Congresistas conservadores les permitió a ellos incurrir en doble militancia para que se fueran detrás de Santos y en contra de mi candidatura, entonces quienes han ahondado la diferencia lamentablemente han sido ellos. La responsabilidad de que yo salga del partido no es mía, si yo hubiera sido Congresista durante estos 7 años estaría firme, jamás hubiera aceptado, por ejemplo, una negociación con las Farc en los términos en que se hizo, con un Estado doblegado, con unas Farc que no tiene obligaciones claras, con unos incumplimientos de las Farc que no tienen consecuencias. Quienes tienen el poder y la responsabilidad de esta crisis del partido, esta división y deterioro de la confianza son los Congresistas, que son los que tienen el liderazgo del partido.

-En las próximas elecciones, ¿qué va a pasar con el Partido Conservador, y Usted va asumir el costo de los resultados?

El desprestigio del Partido Conservador no es por culpa mía, el desprestigio del partido es por cuenta de ellos.  Si usted mira las encuestas de estos 7 años se da cuenta que en todas ellas la imagen del partido Conservador se viene deteriorando. Es que un partido que no le habla a la gente, que no tiene ninguna bandera que represente los intereses de los ciudadanos… este partido abandonó todas las banderas y se quedó con los puestos (ICA, Incoder, Banco Agrario). No hay una propuesta sobre aumentos de áreas sembradas gracias al partido Conservador o un trabajo de cadenas agroindustriales gracias al partido, nada de eso existe. La crisis del partido y la pérdida de credibilidad obedecen a la falta de liderazgo, de capacidad propositiva y de coherencia, entonces todo eso se los está cobrando el electorado. Lo que le pasa al partido no es responsabilidad mía.

-¿Cómo quedan las relaciones con la candidata por el Partido Conservador, Esperanza Andrade?

:A ella la acompañaré y si hace su campaña al Senado como espero que la haga, voy a ir a acompañarla porque creo en ella y creo que es una mujer que tiene la capacidad profesional reconocida y tiene el carácter para demostrar que independientemente del cuestionamiento que pueda haber a la clase parlamentaria que existe en el partido Conservador, ella puede hacer un liderazgo totalmente distinto y ese va a ser el desafío que tiene,  demostrar que pueda hacer política que no dependa en nada del clientelismo. El clientelismo es la puerta de entrada a la corrupción y este país no se merece que los recursos del Estado estén al servicio ni de familias políticas, ni de maquinarias regionales.

-Usted ha hablado de una gran alianza, posiblemente con el expresidente Álvaro Uribe Vélez.  ¿Qué aspiración tiene?

:Yo no tengo ninguna esperanza, ni estoy pidiendo nada. Me parece simplemente que por coherencia uno sabe que hoy va a ser muy difícil que alguien llegue solo y se gane la Presidencia, yo sí creo que aquí lo más importante es frenar el camino del populismo que es lo que nos está llevando en este momento. Yo sí creo que buena parte de los candidatos que vemos hoy, buena parte de la coaliciones que se están formando, todas van por el camino hacia del populismo. Nosotros debemos ser responsables con el país y hacer parte de una coalición que frene ese proceso y que redirija la tendencia a Colombia hacia un Estado fuerte. Debemos aumentar la productividad de las empresas, invertir en ciencia, tecnología e innovación, eso es lo que debe ser el quehacer político y allí es donde creo que esa alianza tiene sentido porque uno tiene que hacer alianzas con los que se identifica, con los que tiene más afinidad ideológica, y en muchos puntos estoy de acuerdo con ellos, en otros puntos yo tengo propuestas independientes o diferentes que me gustan más que las de ellos, pero me siento mucho más identificada porque es un Estado fuerte y no arrodillado ante la fuerza de cada delincuente.

-¿Cree que en algún momento Uribe dejará a sus candidatos y lanzará su nombre?

:Yo no creo que nadie pueda tener esa aspiración, por eso te decía que yo no estoy esperando nada que me den, estoy esperando ganar un proceso, yo no estoy esperando que el doctor Uribe venga un día y me diga que le gusta más la candidatura mía que la de sus candidatos. Él es un hombre coherente que tiene un partido bien organizado y vienen trabajando muy bien. Yo creo que lo que él va hacer es un proceso de selección interna, dentro de sus 5 candidatos y cuando tenga un candidato, yo supongo que habrá un espacio donde podamos nosotros competir y yo espero ganarme esta candidatura. En la política a uno nadie le regala nada. Yo quisiera que esta coalición del centro-derecha que gane la presidencia, gane en cabeza mía.

-Hay rumores de ingratitud y deslealtad por su retiro del Partido Conservador, pues lesionará a los que siempre han sido sus amigos para ayudar a los amigos del expresidente Uribe.

:Yo no voy a hacer trabajo político por ninguno de mis amigos, yo voy a hacer trabajo político por la gente valiosa que yo vea en cada región, a ellos es a los que voy a apoyar.

-¿Qué va a pasar con los dos millones de votos que obtuvo en las pasadas elecciones presidenciales?

:Espero que esos dos millones de votos se multipliquen esta vez y en la próxima primera vuelta me acompañen y se vuelvan 5 millones.

-Usted se convierte en la candidata número 26 que buscará inscribir su candidatura por firmas. ¿Está confiada que le alcanzará?

:Yo no sé si entraré por la cola porque es que el anuncio mío ha sido de hace mucho tiempo, pero estamos totalmente, convencidos que vamos a alcanzar las firmas. De hecho lo que tengo todos los días es gente que llega acá. Eso es gracias a que he hecho un trabajo político serio, siempre sirviéndole al país, haciendo cosas que le sirvan a millones de colombianos.

-Háblemos de su posición frente a los acuerdos de paz. Siempre ha tenido sus inquietudes y reparos.

:Espero que la campaña no sea otra vez el acuerdo con las Farc, el Gobierno Santos con estos acuerdos deja un país dividido, familias divididas, entre los que querían un acuerdo a cualquier costo y los que queríamos era defender la aplicación de la Constitución y asegurar el futuro de la democracia. Yo siempre quise un acuerdo que me garantizara que va haber democracia en Colombia dentro de 5, 10 y 15 años. Ese acuerdo tienen grandes problemas: primero, en materia de justicia, vamos a ver dentro de varios años un paralelo entre la jurisdicción ordinaria y la jurisdicción especial para la paz donde no vamos a tener jueces conocedores a fondo del derecho colombiano. Segundo, la participación de la Farc en política, yo le vuelvo a firmar las condiciones que le dieron a la guerrilla en el 80%, pero el 20% que están en la cúpula, que son los responsables de crímenes de lesa humanidad no es posible que les estén entregando a ellos el poder.

-¿Qué haría para cambiar esos acuerdos?

:Si yo hubiera hecho esa negociación hubiera sido muy clara en decir que los beneficios que se le dan a las Farc como organización los tienen que cumplir todos los miembros de la organización, lo que haría en la Presidencia sería llamar a un referendo al pueblo colombiano, eso le faltó a Juan Manuel Santos. Usted me hablaba de Esperanza Andrade, ahí está el ejemplo, que difícil para ella tener una curul en el Senado y que fácil para los otros que tienen un prontuario de asesinatos y terrorismo. Si yo estoy en la Presidencia el 7 de agosto, cualquier falta de algún miembro les vamos a hacer quitar una a una las sillas que tienen en el Congreso.

-Usted fue Ministra de Defensa, ¿los diálogos entre el Eln y el Gobierno le preocupan?

:Una de las cosas que ha caracterizado mi trabajo político es que yo soy una mujer clara, totalmente coherente en mis planteamientos. A mí no me asusta que me digan “qué peligro que usted ande diciendo eso”. Me parece que el acuerdo con el Eln que por fortuna Juan Camilo Restrepo es un hombre serio, se están cometiendo errores iguales que con los de las Farc, por ejemplo, permitir que el Eln siga reclutando niños, que es uno de los crímenes más atroces, esto debería estar ya proscrito. El acuerdo con el Eln ha debido decir que cualquier crimen que se cometa durante el periodo de negociación va a quedar por fuera de los beneficios del acuerdo, porque lo que no puede ser es que se estén sentado a conversar y acá los otros siguen secuestrando, reclutando niños y haciendo desastres. Yo espero que Juan Camilo Restrepo tenga claro por qué el acuerdo con las Farc carece de legitimidad.

-La corrupción toca todos los poderes públicos, la Justicia atraviesa uno de los momentos más difíciles de la historia.

:Durante la campaña del 2014 yo presenté al país cinco pactos: el primero era un pacto por la transparencia y contra la corrupción; se acabó la campaña, ganó el Presidente Santos, con la manito que le dio Odebretch y la manito que le dieron todos los Congresistas conservadores a cambio de una buena participación en la burocracia. Le entregué a él toda mi propuesta sobre la lucha contra la corrupción, un proyecto de ley y al presidente del Partido Conservador, pero archivaron todo porque no hay interés político. El tema de la corrupción va la mano con la justicia porque cuando un país tiene impunidad frente a los corruptos es un país inviable y que jamás va a lograr el progreso ni el desarrollo integral de la paz que queremos para Colombia. Mi segundo pacto era por la justicia que era despolitizarla, acabando el sistema de nombramientos y ternas que se deciden en el Congreso. Hace un mes les entregué a todos los candidatos donde les digo que trabajemos juntos en definir los elementos estructurales de la reforma a la justicia, no podemos sacar adelante a Colombia a punta de vanidades y egoísmos.

-¿Los episodios de los expresidentes de la Corte son muestra que la Justicia tocó fondo?

:Yo siento que lo de Jaime Ricaurte y Leónidas Bustos es un episodio que a mí me genera una gran tristeza porque cuando yo estudiaba los presidentes de la Corte eran para uno un referente de sabiduría, honradez y decencia. Viéndolos en televisión sentía tanto desprecio y mucho pesar por Colombia y me pregunto si será suficiente con ellos dos, si será que una vez los descabecen a los dos nadie va a mirar hacia los lados y hacia abajo. Yo creo que hay que mirar, qué otros colegas, subalternos, abogados y tanta gente involucrada está ahí.

-¿Cómo ve la coalición de Claudia López, Jorge Robledo y Sergio Fajardo?

:Me parece una coalición curiosa, donde no se ve claro nada. Lo que se ve es que los tres quieren estar en el poder pero no hay unas convicciones claras; las veo mucho más en Robledo por la parte económica, Claudia en su discurso pero creo que aparte de discurso debe tener trayectoria de lo mucho que ha hecho en la vida contra la corrupción. En mi caso tengo hoja de vida contra la corrupción, con las fuerzas militares. Los tres tienen en común que tienen bastante carisma pero no tengo claro cuál sería la expectativa del país en materia económica, justicia, reformas al manejo del Estado. Hay muchas coaliciones que en este momento se están conformando y lo importante es que el país va a tener de dónde escoger.