La Nación
Anla se rajó en seguimiento al proyecto hidroeléctrico El Quimbo 2 17 junio, 2021
ALDETALLE

Anla se rajó en seguimiento al proyecto hidroeléctrico El Quimbo

La Contraloría General de la República hizo un fuerte llamado a la entidad encargada de autorizar las licencias ambientales en el país por el ineficiente seguimiento a la licencia ambiental otorgada a Emgesa (hoy Enel-Emgesa) para la construcción y operación de El Quimbo, lo cual estaría ocasionando graves riesgos de deterioro ambiental.

 

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

 

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) ha sido ineficiente en el control y seguimiento al Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo – PHEQ, así como en las investigaciones y procesos sancionatorios frente al mismo, según un informe que acaba de revelar la Contraloría General de la República, CGR.

Estos resultados se desprenden de una auditoría que realizó el órgano fiscal para determinar principalmente el grado de cumplimiento de las obligaciones ambientales, establecidas por la Anla, a dicho proyecto hidroeléctrico, bajo la Licencia Ambiental – LAM 4090, y de las obligaciones misionales de las autoridades ambientales que tienen competencia y jurisdicción frente a su protección.

De acuerdo con la CGR, la entidad no ha sido efectiva para hacer cumplir los requerimientos ambientales. Es así que la Anla se rajó en los resultados de evaluación de control interno, obteniendo una calificación “ineficiente” con un puntaje de 2,400.

Anla se rajó en seguimiento al proyecto hidroeléctrico El Quimbo 8 17 junio, 2021

Dicha evaluación se efectuó con base en los componentes: ambiente de control, evaluación del riesgo, sistemas de información y comunicación, procedimientos y actividades de control, supervisión y monitoreo, con el fin de determinar la existencia e implementación de los controles establecidos en cumplimiento de las obligaciones contenidas en la Licencia Ambiental 4090.

Según la CGR, la calificación ineficiente está fundamentada principalmente en debilidades como: Ausencia de control y seguimiento a los componentes Ambiental, Físico y Socioeconómico, establecidos dentro de las obligaciones de la LAM – 4090, deficiencias en los mecanismos de control y seguimiento a los procesos administrativos sancionatorios, entre otros.

“Como resultado de la auditoría realizada, la Contraloría General de la República establece que el cumplimiento de las funciones de seguimiento y control por parte de la Anla, como autoridad ambiental a las obligaciones contenidas en la Licencia Ambiental 4090 no resultan conforme en los aspectos significativos, frente a los criterios evaluados. En consecuencia, se emite un concepto de Incumplimiento Material Adverso”, indica el informe.

La Contraloría General de la República evidenció deficiencias relacionadas con cada uno de los objetivos específicos de la presente auditoría que soportan el concepto adverso.

Los hallazgos

De los resultados obtenidos en el proceso auditor, se evidenciaron deficiencias en la gestión de la Anla, en lo relacionado con la función misional de seguimiento y control como autoridad ambiental, tanto a los impactos ambientales identificados y que cuentan con medidas de manejo ambiental, contenidas en el Plan de Manejo Ambiental del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo, así como a otros impactos que se presentan sin que la autoridad ambiental haya tomado decisiones de fondo para su manejo y control adecuado, esto para los diferentes componentes físico, biótico y socioeconómico.

También, se presentan deficiencias en el desarrollo del poder sancionatorio, ya sea por la omisión de esta facultad frente a incumplimientos reiterados por parte del titular de la licencia ambiental, así como en dilaciones del mismo proceso administrativo sancionatorio.

Como resultado de esta auditoría de cumplimiento, la CGR le notificó oficialmente a la Mesa por la Defensa del Territorio, Medio Ambiente y Agua que lidera la Gobernación del Huila, que encontró 18 hallazgos en el actuar de la Anla, frente al seguimiento y control a la construcción y funcionamiento del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo.

La CGR constituyó 18 hallazgos administrativos, todos con presunta incidencia disciplinaria y 4 con presunta incidencia penal.

En la respuesta oficial al derecho de petición enviado por Javier Roa Salazar, coordinador de la Mesa Temática, se informó que, en el Plan de Vigilancia y Control Fiscal para el segundo semestre de 2020, en lo relacionado con el seguimiento al cumplimiento de las obligaciones ambientales establecidas en la licencia LAM 4090 de 2009, por la Anla a Emgesa en el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo se hallaron presuntas fallas o irregularidades en: El Plan de contingencia, control y seguimiento de los informes de cumplimiento ambiental, compensación por aprovechamiento forestal, emisión de gases de efectos invernaderos, predios adquiridos como compensación ambiental, liquidación de la obligación de inversión forzosa de no menos del 1%, plan de inversión del 1%, seguimiento medio abiótico, concertación del plan de restauración de bosque seco tropical, retiro de biomasa vaso del embalse, entre otros hallazgos.

“El documento de la auditoría es muy importante para el departamento porque está censurando el funcionamiento administrativo y la vigilancia que la Anla ha hecho al proyecto El Quimbo. Este reporte es necesario para que se cumplan las obligaciones contenidas en la Licencia Ambiental otorgada, pues la auditoría desnuda el montón de irregularidades que ha cometido la autoridad ambiental con el proyecto”, expresó Roa Salazar.

Graves omisiones

La Contraloría General de la República, respecto al Plan de Contingencia, evidencia que la Autoridad Ambiental continúa presentando deficiencias y vacíos en las diferentes actuaciones, en desarrollo de sus funciones de seguimiento y control. “Se identifica falta de claridad, oportunidad, eficacia, y efectividad, evidenciada en la dilación e inexactitudes, manifestadas en los requerimientos continuos ante los escenarios de amenaza natural y antrópica del proyecto las cuales son identificadas en las evaluaciones de los riesgos, frente a la exposición y vulnerabilidad de cada situación o amenaza con impactos sobre el entorno natural y las poblaciones del área de influencia”, indica el órgano fiscal.

La CGR evidenció que puesta en marcha la fase de operación de la Central Hidroeléctrica El Quimbo en el 2015, “al 2020 no se han concretado, programado ni cumplido las obligaciones establecidas en Ley 1523 del 24 de abril 2012, en sus artículos 1 y 42, como es el seguimiento y actualización al Plan de Contingencia del Proyecto, el cual hace parte de la línea base del Estudio de Impacto Ambiental – EIA, y el Plan de Manejo Ambiental- PMA, de acuerdo con lo establecido por la Anla.

Frente al componente físico, se realizó el seguimiento al cumplimiento de las obligaciones en cuanto a factores como: geología y su impacto ambiental en el cambio en la susceptibilidad a la erosión, alteración de las características fisicoquímicas del agua del río Magdalena, aguas abajo del sitio de presa y el cambio en la disponibilidad del recurso hídrico. Paisaje y su impacto ambiental como la alteración de la calidad paisajística. De acuerdo con lo anterior, se establecieron obligaciones en la Licencia Ambiental 4090 y requerimientos que persisten por su incumplimiento en oportunidad y efectividad.

“Uno de ellos es que se evidenciaron atrasos en la revisión de los ICA’s y que estos no se evalúan de manera integral si no que son analizados en varios actos administrativos por la Autoridad Ambiental”, alerta la CGR.

Respecto al componente biótico, según el informe de la auditoría, existe una debilidad generalizada en cuanto a la función misional de seguimiento y control que debe ejercer la Anla como autoridad ambiental para el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo, toda vez que se evidenciaron obligaciones y requerimientos que no han sido cumplidos efectivamente por el titular de la licencia ambiental, lo cual ha originado la reiteración en varias ocasiones por parte de la autoridad ambiental para que se ejecuten sin que se les dé una solución de fondo.

Asimismo, “existen omisiones por parte de la autoridad ambiental en las medidas de manejo ambiental de compensación (…), acciones dirigidas a resarcir y retribuir a las comunidades, las regiones, localidades y al entorno natural por los impactos o efectos negativos generados por un proyecto, obra o actividad, que no puedan ser evitados, corregidos o mitigados”, dice la CGR.

Además, complementa que la Anla, “no ha tomado las medidas sancionatorias ante el incumplimiento de Emgesa, en cuanto a la presentación del informe histórico detallado sobre el comportamiento de las filtraciones en la presa desde la entrada en operación de la central, en el año 2015”.

Desconocimiento de normas

Con relación al componente social, en el desarrollo del proceso auditor se evidenció que se presentan varios incumplimientos a la Licencia Ambiental por parte de la empresa Emgesa S.A., conforme con lo establecido en el Artículo Décimo Segundo, que contiene la incorporación del Acuerdo de Cooperación, asuntos de suma importancia relacionados en su mayoría con el componente socioeconómico, el cual recoge entre sus obligaciones algunas de las medidas del Plan de Manejo Ambiental.

“En lo referente al cumplimiento del régimen sancionatorio ambiental y el desarrollo de los procesos sancionatorios, correspondientes al Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo, fue inoportuno en sus actuaciones, debido a que la Anla presenta desconocimiento de las normas que regulan estos procesos, aunado a que omite realizar la evaluación y respuesta oportuna en las solicitudes de cesación del proceso, procediendo en cambio a continuar con actuaciones de las que se incurre en imprecisiones, falta de mérito, omisión en la verificación de las circunstancias de tiempo, modo y lugar de las causales que originaron el PAS y en consecuencia se genera inadecuado uso de los recursos financieros y humanos en actuaciones innecesarias y prolongadas”, señala la CGR.

También revela el informe que la Anla, no ha emprendido acciones efectivas para que Emgesa S.A E.S.P. compre 3184,83 hectáreas faltantes como medida de compensación equivalente a la totalidad del aprovechamiento forestal del embalse, adicionales a las 11079,6 ha13, establecidas en la Resolución 1814 de 2010, para un total de 14264.43 ha.

En cuanto a la efectividad de las acciones de mejora adoptadas por la Anla, en cumplimiento del Plan de Mejoramiento se evidenciaron deficiencias, toda vez que las acciones de mejora planteadas para los hallazgos en procesos de auditoría anteriores, no son pertinentes, ni fueron efectivas por presentarse deficiencias que generaron nuevos hallazgos para las vigencias auditadas.

De la evaluación selectiva adelantada por la auditoría de la CGR, “se observa falta de coordinación y debilidades de mecanismos de gestión y comunicación entre las entidades del orden nacional y territorial, que no ha permitido el cumplimiento de los compromisos incluidos en la licencia ambiental en lo que respecta al medio socioeconómico”.

Plan de Mejoramiento

“Las entidades con responsabilidad en el componente ambiental del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo deberán elaborar y/o ajustar el Plan de Mejoramiento que se encuentra vigente, con acciones y metas de tipo correctivo y/o preventivo, dirigidas a subsanar las causas administrativas que dieron origen a los hallazgos identificados por la CGR, como resultado del proceso auditor y que hacen parte de este informe. Tanto el Plan de Mejoramiento como los avances del mismo, deberán ser reportados a través del Sistema de Rendición de Cuentas e Informes (SIRECI), dentro de los quince (15) días hábiles siguientes al recibo de este informe”, concluyó el reporte fiscal, notificado por Walfa Constanza Téllez Duarte, contralora delegada para el Medio Ambiente.

La CGR informó que evaluará la efectividad de las acciones emprendidas por las entidades para eliminar las causas de los hallazgos detectados en esta auditoría, según lo establecido en la Resolución Orgánica que reglamenta el proceso y la Guía de auditoría aplicable vigentes.