La Nación
INVESTIGACIÓN

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 1 30 marzo, 2020

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 2 30 marzo, 2020Virgilio Barrera Castro, exrector, sigue sin pronunciarse; su entonces jefe de Bienestar Yener Francisco Comas, está ausente, mientras en la universidad Corhuila siguen apareciendo rastros de su controvertida administración: 391 cheques girados a casi 30 personas, pero cobrados por una sola; gastos de gasolina a vehículos que no eran de la universidad; y casi 5 mil millones en arreglos y obras de infraestructura, de los cuales solo se probó la realización de obras que no alcanzan un diez por ciento de los valores cancelados. LA NACIÓN revela el contenido de la revisoría fiscal de la institución.

Hasta noviembre de 2013 Virgilio Barrera Castro, entonces rector de la Corhuila, era un hombre admirado. Le seguían, lo aplaudían. Le valoraban su rectoría, el crecimiento que le dio a la institución universitaria que empezó con 29 estudiantes y la dejó con cinco mil. Sin embargo, un escándalo lo sacudió, lo retiró de la Universidad y lo borró del escenario público.

Está enlodado su nombre, cuestionado por supuestos turbios manejos administrativos donde sorpresivamente, durante los últimos tres años de su dirección se giraron 7.780 millones de pesos extrañamente sin soportes, en cheques girados a 23 personas, pero que terminaban cobrados por una sola, financiación repetitiva de obras que jamás se hicieron y hasta el pago millonario de gasolina para carros que no eran de la institución. Él sigue sin responder.

LA NACIÓN indagó los cuestionamientos en contra de Virgilio Barrera, mientras en el interior de la institución esperan que, casi un año después del escándalo, la Fiscalía avance en la investigación.

La historia empezó cuando se iniciaron a escuchar rumores. “Virgilio se está enriqueciendo, tiene carros, edificios, otras propiedades”. Los comentarios se iban expandiendo entre unos y otros hasta que motivaron una investigación exhaustiva. Y ¡oh, sorpresa! Lo que sería una bomba empezó a mostrarse por pedazos.

En 2011, Virgilio Barrera giró más de 1.600 millones de pesos en obras civiles -hoy después de un año se confirmó a través de un estudio que se hizo en un aproximado de diez por ciento-. En 2012, el ex rector giró otros 947 millones para lo mismo. Y en 2013, alcanzó a inyectar otros 300 millones.
¿Tiene la Universidad Corhuila una infraestructura tan sofisticada para destinarle 2.910 millones de pesos a adecuar estas obras? Para él parecía que sí.

Más…

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 3 30 marzo, 2020

Lo curioso es que entre 2011 y 2012 se repetían los objetos de las cuentas de cobro (no hubo contrato) y parecía pintar lo que ya estaba pintado. Y las obras, extrañamente, las terminó ‘haciendo’ (porque era quien cobraba) Yener Francisco Comas, su entonces Jefe de Bienestar Universitario, su amigo y fiel escudero, un licenciado en Educación Física de la Universidad Surcolombiana, que según su hoja de vida no tenía experiencia en construcciones.
En enero 14 de 2011, Virgilio Barrera canceló cuentas de cobro por arreglos y adecuaciones realizadas al campus de Rivera y Palermo: consistía en instalar dos puertas, reposición de tres ventanas, una reja, ampliación de andenes (…) por 42.8 millones de pesos (obras sin recibir).

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 4 30 marzo, 2020

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 5 30 marzo, 2020

Cinco días después, pagó cuentas de cobro para arreglos en diferentes espacios de la Universidad (establo, adecuación del piso, corte de raizales de árboles, reposición de tuberías, entre otros, por 34.8 millones de pesos, obras sin recibir).

Otro más (26 de enero de 2011) para reorganizar la bodega del bloque administrativo por 25 millones. Luego, dio otro contrato para terminar el contrato de obras de arreglos realizados a espacios de la Universidad por 27.9 millones; otro de terminación de obras del campus universitario de Rivera, por 38 millones; contrato de arreglo de la Clínica Veterinaria, 37 millones.

Solo en febrero de 2011 destinó 130 millones en arreglos. La lista es larga, y según los documentos que están en poder de LA NACIÓN dan cuenta de que en marzo de 2011 destinó otros 183 millones en adecuaciones; en abril, 149 millones; mayo, 160 millones; junio, 161 millones; julio 118 millones; agosto, 155 millones; septiembre, 118 millones; octubre, 121 millones; noviembre, 154 millones; y diciembre de 2011, 105 millones. El contratista era el mismo Comas, docente de Educación Física, quien terminó ganándose 55 contratos ese año.

Y se repitió

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 6 30 marzo, 2020

En 2012, la historia se repitió. A Yener Francisco Comas, aparte de su sueldo, le pagaron otras 38 cuentas de cobro por 947 millones de pesos. Y los conceptos, en su mayoría, eran los mismos del año anterior: arreglos de andenes, sardineles en la institución, señalización del parqueadero, pintura, arreglos a realizar en clínica veterinaria (dos comprobantes de egreso 30110 y 30037) por 24.9 millones y 27.9 millones, entre otros. Casi todos los valores oscilaban entre 20 y 30 millones de pesos.

La revisoría fiscal encontró que las cuentas de cobro no tenían soportes, tampoco se pidió cotización a otras dos empresas de construcción que le permitiera identificar a la Universidad cuál era la más económica.

Hasta ahí iban 2.911 millones entre 2011, 2012, 2013 en cuentas de cobro que se pagaron sin actas de entrega de obras y las debidas legalizaciones.
LA NACIÓN conoció que la Revisora Fiscal de Corhuila, Esperanza Ramos Botello, fue más allá e indagó que desde el 2008, 2009 y 2010 a Yener Francisco Comas le venían otorgando este tipo de pagos por obras civiles. Es decir, la cifra total alcanza más de los 5 mil millones de pesos. En el 2008 le entregaron 834 millones; en el 2009, 970 millones; y en 2010, otros 1.181 millones.

Aún hay más
Esperanza Ramos Botello, Revisora Fiscal, no tuvo otro remedio que alertar al Consejo Superior Universitario de lo ocurrido, pero no pasó nada.
Entonces, la funcionaria optó por convocar para el 7 de noviembre de 2013 a la Asamblea de Fundadores de la Universidad. Asistieron 27 asambleístas, entre ellos, Roque González -actual Rector, Cristóbal Cuéllar, Jaime Salazar, Jaime Cerquera, el mismo Virgilio Barrera, Jairo Toro, Esteban Ortiz, Olga Castañeda, Teresa Cerón, Raquel Murcia y Carlos Gabriel Vargas, entre otros, quienes decidieron cambiar el Consejo Superior Universitario y desde luego el nuevo Consejo apartó del cargo a Virgilio Barrera.

Decisiones
Sin embargo, como la Asamblea se reunió hasta noviembre de 2013, a Virgilio Barrera, advertido de los hallazgos en su contra por contratación excesiva de obra, se le siguieron encontrando ‘perlas’ y no precisamente de obras civiles.

Desde enero hasta el 6 de septiembre de 2013, Barrera giró más de 300 cheques de Bancolombia y Banco Caja Social a 27 personas aproximadamente, pero extrañamente, en su mayoría, los terminaba cobrando Claudia Liliana Espitia Garrido, a quienes los beneficiarios casi siempre le endosaban los cheques y quien trabajó en la universidad como auxiliar contable en años anteriores.

¿Por qué ella casi siempre terminaba recibiendo el dinero de los cheques? ¿Qué relación tiene con Virgilio Barrera o Yener Comas? Esos son los interrogantes que busca resolver la Fiscalía. Todos los cheques cobrados no tenían comprobantes de egresos y fueron girados sin soportes.

LA NACIÓN conoció en exclusiva que los motivos de los pagos eran arrendamiento (24.5 millones), honorarios (29.6 millones), seguros (17 millones), mantenimiento, construcción y equipos (47 millones), mantenimiento de maquinaria y equipos (103 millones), mantenimiento de equipos de oficina (48 millones), mantenimiento de equipos de cómputo (22 millones), mantenimiento de equipos de transporte (34 millones), instalaciones eléctricas (cheques por 47 millones) 9 reparaciones locativas (15 millones), alojamiento y manutención (71 millones), pasajes terrestres en 2013 (143 millones), gastos diversos (350 millones de pesos), en otros diversos cuya cifra supera los 200 millones.

Dentro del listado de beneficiarios, LA NACIÓN encontró dos ‘perlas’ que podrían desprender otra investigación. La primera, aparece el nombre de una periodista huilense con 4 millones 600 mil pesos como pago de un cheque en enero de 2013, y cuyo registro contable es “otros diversos”.
Este medio de comunicación llamó telefónicamente a la comunicadora y ella, sorprendida, dijo que la Corhuila le había cancelado por el pago de una publicidad radial solo 500 mil pesos de un mes.

¿A dónde fueron a parar los otros 4 millones 100 mil pesos? ¿Por qué le pagaron un dinero y lo registraron con otro valor?
Lo segundo, dentro del listado de los beneficiarios de los cheques aparecen pagos a varias personas de una misma familia. Por ejemplo: Francisco Rico Ortíz, Sandra Cecilia Rico Ortíz, Sara Isabel Rico Ortíz y Carlos Francisco Rico Ortíz.

LA NACIÓN también estableció que durante 2013, en la Corhuila se pagaron 55 millones de pesos en gasolina, de los cuales, 30 millones de combustible terminaron en carros que no son de la Universidad. Y los otros 23 millones, sí surtieron los vehículos GGM 673 y VXC 206 (camioneta y bus), que son de la institución.

Ante la verificación de los pagos realizados a Comas Comas en los años 2008 a 2012, el actual Rector Roque González instauró la ampliación de una denuncia en la Fiscalía radicada en junio de 2013. Y colocó una nueva denuncia penal realizada con el pago de los casi 1.900 millones mediante cheques contabilizados sin soportes. Pero un año después, no pasa nada. Nadie se pronuncia. Ni siquiera el ex rector Barrera.

Así defraudaron a Corhuila en casi 8 mil millones de pesos 7 30 marzo, 2020