La Nación
Así está el juego 1 5 diciembre, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Así está el juego

 FRANCISCO ARGÜELLO

Debe estar arrepentido el conservatismo de haber entregado sin mayor esmero la cabeza de Tito Murcia a Cambio Radical. Como el garzoneño amagó con salir del partido, les importó un comino que él les dijera adiós. Cambio Radical lo recibió y automáticamente junto con otras dos fuerzas políticas, convirtió a ese partido en uno de los que fijo resultará triunfantes en las elecciones de marzo del 2022.
Los godos se quedaron con Jaime Felipe Lozada, quien tendrá que esforzarse más para tratar de sostener su curul en el nuevo año. Aunque era uno de los más seguros, tendrá que redoblar esfuerzos. El exdiputado José Eustasio Rivera hace la tarea, recorre el Huila, es un gran tipo, pero difícilmente le alcanzará. Y peor aún David Cangrejo, el exconcejal de Neiva que sufrió una metamorfosis extraña: de la Alianza Verde- donde poco lo respetaban últimamente -saltó al Partido Conservador. Su hermano Iván es concejal de Neiva, pero de los desaparecidos o los que no existen. Es más, jugó un papel más protagónico David, pese a que terminó en un escándalo de corrupción cuando dirigió la ESE Carmen Emilia Ospina de Neiva.

Cambio Radical está fortalecida. Es admirable cómo en menos de dos semanas se alinearon los astros y todo confluye a su favor. Julio César Triana, uno de los congresistas más sobresalientes del país, según Cifras y Conceptos, encabeza la lista. También está Tito Murcía, con más de 17.000 votos en las elecciones parlamentarias de 2018, y ahora Víctor Andrés Tovar. Aunque posó con Juan Manuel Galán, la alianza con el Nuevo Liberalismo no se consolidó y terminó en Cambio Radical, donde siempre tuvo más opciones de triunfar, así tenga que competir con más fuerza contra Triana, de la casa González Villa.

Víctor Andrés es fuerte. Políticamente tiene el respaldo del gorkysmo, que fácilmente podría sumarle más de 8.000 votos en Neiva, además del apoyo del equipo político de Liliana Trujillo, su madre, hoy alcaldesa de Tarqui, y los que él vaya echando a la lista. Como están las cosas, no es descartado que Cambio alcance dos curules en el nuevo año. Al fin y al cabo, Carlos Julio González aspira al Senado, fue gobernador y es mucho el apoyo que arrastra.

Por los lados del Partido Liberal, Rodrigo Villalba no se queda quieto. Flora Perdomo seguirá en primera fila en la lista y le competirán William González, exdiputado cuyo paso por la Asamblea fue como él: escuálido, simple, sin mayores propuestas, como lo dije en una columna de septiembre de 2019. Sin embargo, tiene los votos que logre captar en Dignidad Cafetera. Carlos Posada, también estará en la lista. El- recordemos- fue concejal de Neiva, Cambio Radical le cerró las puertas y terminó lanzando a su hermano al cabildo hace dos años y medio y obtuvo 800 votos. No sé porqué no aspira Carlos Mauricio Iriarte, respetado y con perfil. O Alfadil Ortigoza, grande políticamente en su época. Orlando Ibagón debe escalar. Ha hecho méritos y tiene con qué.

Centro Democrático insiste en jugársela con Alexandra Toro, Silvio Vásquez y Henry Cuéllar, el hombre que reemplazó a Álvaro Prada en la Cámara y a quien no se le oye su voz en el Congreso. Por cierto, el Nuevo Liberalismo está, al menos por ahora, casi fracasado en el Huila. Les importan más los valores que los votos.

Nota uno: ¿Es cierto que se acabó Artunduaga Noticias y ahora es Huila Estéreo Noticias? ¿La familia de Édgar Artunduaga terminó por vender las emisoras? ¿A quién?