La Nación
Aún no hay verdad 1 1 julio, 2022
EDITORIAL

Aún no hay verdad

A cinco años y medio de la firma del acuerdo de paz y ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, los antiguos líderes de las Farc han reconocido su responsabilidad en los más de 21.000 secuestros cometidos por esa guerrilla en tiempos de guerra. Así, Rodrigo Londoño Echeverry, Pablo Catatumbo Torres Victoria, Pastor Lisandro Alape Lascarro, Milton de Jesús Toncel, Jaime Alberto Parra, Julián Gallo Cubillos y Rodrigo Granda Escobar pasaron del reconocimiento escrito, que presentaron en abril de 2021, al reconocimiento público de los hechos.

La JEP ya había advertido que las órdenes de secuestro se orientaron de forma generalizada a personas de todos los estratos sociales y en la práctica no distinguieron territorios, condiciones de género, edad o vulnerabilidad especial. El trato dado a los secuestrados quedaba a discreción de la guardia y el comandante de turno, y las víctimas han reportado casos graves de torturas, tratos crueles, violencia sexual y desplazamiento forzado durante el secuestro. Tres patrones cimentaron la política de secuestro de las Farc para financiar a la organización armada en sus diferentes niveles jerárquicos, forzar el intercambio por guerrilleros presos y controlar a la población de los territorios castigándola por diversos motivos, investigándola por su presunta cercanía a los enemigos de la guerrilla o controlando la presencia y acciones de empresas y funcionarios públicos.

Esta semana, en una de las audiencias, a Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, se le escuchó decir: “Ojalá la humanidad, la sociedad y en especial las víctimas, de verdad, nos puedan perdonar. Sé que las heridas va a ser imposible repararla, pero sí podemos buscar la sanación”.

La reflexión de ‘Timochenko’, sin embargo, se aleja de la realidad cuando sigue transcurriendo el tiempo y los excomandantes guerrilleros aún no les cuentan la verdad a las víctimas de secuestro y otras barbaries por ellos cometidas.