La Nación
“Bloqueos van en contravía de la generación de empleo” 1 24 junio, 2021
ACTUALIDAD Entrevista

“Bloqueos van en contravía de la generación de empleo”

En entrevista con LA NACIÓN, el nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, habla sobre el impacto de los bloqueos viales y advierte sobre una eventual “desaceleración” del crecimiento económico del país. Anuncia además los primeros consensos alrededor de la nueva reforma tributaria.

 

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

 

“Los bloqueos viales van en contravía de generarle empleo a la gente y con ello, ingresos a las familias de los colombianos”. Con esta frase, el nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, sienta su posición sobre los taponamientos de carreteras protagonizados por indígenas, camioneros y otros sectores en varias regiones del país.

Restrepo, quien apenas lleva una semana en el cargo, dialogó con LA NACIÓN y habló además de cómo va la construcción de la nueva reforma tributaria que busca ser presentada al Congreso de la República antes que concluya la presente legislatura.

¿Qué opinión tiene de las protestas sociales que han sacudido al país durante el último mes?

La protesta es un derecho legítimo, es democrático y debe ser respetado. El punto es que ese derecho a la protesta no puede ir en contravía de los derechos de los demás y cuando algunos convierten el derecho de la protesta en un espacio para ejercer vías de hecho, para bloquear vías e impedir el ejercicio de los derechos de los demás, eso no puede ser aceptado. Estamos viendo que los bloqueos de vías y los actos vandálicos tienen un costo para toda la sociedad. Tiene un costo para el campesino que no puede movilizar productos y no genera ingresos para su familia; tiene un costo para el tendero, al que no le llegan los productos y no tiene que vender; tiene un impacto para la familia más vulnerable que tiene un monto máximo de ingresos para ser gastado en adquirir los productos básicos y los cuales están llegando con precios más altos; tiene un costo para la vida. El caso del fin de semana pasado del bebé que murió en una ambulancia en medio de los bloqueos viales, es una muestra de ello.

¿Qué impacto están teniendo los bloqueos viales en la economía colombiana?

Lo que estamos viendo es un costo gigantesco en materia económica, pero también de vidas humanas. Una vida humana vale más que cualquiera de los costos que yo pueda señalar. Particularmente, desde la perspectiva económica, estamos hablando de costos del orden de los $480 mil millones diarios. A pesar de que se ha venido disminuyendo el número de bloqueos y por lo tanto, el costo también tiende a disminuirse, estimamos que estos taponamientos y bloqueos de vías costarán entre $6 billones y $10 billones. Más allá de esta cifra, cuando se pierde la vida de un ser humano, eso simplemente es mucho más alto, es decir, la pérdida de la vida de un bebé es superior a cualquier valor que yo pueda señalar.

¿Qué tanto las pérdidas que están produciendo los bloqueos, podrían impactar los números positivos del crecimiento económico con el que arrancó el 2021?

Tuvimos uno de los resultados de crecimiento más altos del mundo. Colombia fue un ejemplo en el primer trimestre del año porque el crecimiento superó cualquier expectativa que tuviésemos nosotros o los análisis económicos. Claramente, un bloqueo de vías puede generar una desaceleración en el crecimiento. A pesar de eso, yo estoy convencido que Colombia va a crecer por encima del 5%. Y es importante crecer por encima del 5% porque es una manera a través de la cual se recupera el empleo. Por eso es tan importante que esos bloqueos de vías no se den porque también van en contravía de generarle empleo a la gente y con ello, ingresos a las familias de los colombianos. Sin duda alguna, esos bloqueos coartan el ejercicio de los derechos de los demás.

Señor Ministro, la reforma tributaria fue una de las razones de esta explosión social que está viviendo el país, ¿Cómo va la construcción de esa nueva reforma?

El principio sobre el cual estamos actuando es el principio de construcción de consensos y en la construcción de consensos está escuchar; escuchar a los actores políticos, a los actores sociales, a los actores empresariales, a los expertos en finanzas públicas, a la academia. Hemos hecho esa tarea y a partir de allí, venimos construyendo algunos consensos. ¿Qué se ha obtenido? Tenemos que hacer un gran esfuerzo en el gasto social para los más vulnerables de nuestra economía, para los informales, para las personas que perdieron su empleo, para los jóvenes que están buscando un empleo o ingresar a la educación superior de manera gratuita, para los pequeños empresarios que necesitan alguna fuente de recursos porque siguen golpeados por la pandemia. Otro consenso: nosotros tenemos que acudir a los más pudientes para poder responder a los más vulnerables. Hay que lograr que desde el bolsillo de los más pudientes, le lleguemos al bolsillo de los más vulnerables. Un tercer principio de consenso es el no afectar a la clase media, que ha sido impactada por la pandemia.

¿Cuánto esperan recaudar con la nueva reforma tributaria? ¿Qué plazos se han fijado para tenerla lista?

Lo que nosotros hemos señalado es que las necesidades pueden ser del orden de los $14 billones y los plazos están íntimamente ligados a la construcción de consensos. En la medida en que logremos esos consensos, aprovecharemos al máximo esta legislatura.

¿Es cuestión de días, entonces, que esté lista la reforma tributaria 2.0?

Nosotros deberíamos, sobre la base de una construcción de consensos, tener una propuesta que pueda ser utilizada con el mayor nivel de aprovechamiento de esta legislatura.

Señor Ministro, ¿Está vigente el compromiso de no afectar la clase media en esta nueva reforma?

El principio y requisito sine qua non es que no se va a afectar la clase media. Y lo repito: no se va a afectar la clase media porque ella ha sido una de las más vulnerables y afectadas por el impacto de esta pandemia.

Muchos se siguen preguntando y se lo planteo a usted, ¿Qué va a pasar con Ingreso Solidario?

La respuesta es: esos programas están ligados a la posibilidad de lograr un proyecto de gasto social con financiación sostenible.

Una de las cosas que más le reclaman al Gobierno Nacional es austeridad, ¿El Gobierno es consciente que tiene que apretarse verdaderamente el cinturón y reducir sus propios gastos?

No solamente es consciente de ello sino que debe avanzar y la propuesta tiene que responder a esos otros dos elementos adicionales: austeridad en el gasto, reconociendo que el 80% del gasto público es no susceptible de ser modificado, en otras palabras, es inflexible a la baja. Pero, debe haber una demostración importante del esfuerzo del Gobierno central para lograr esa austeridad en el gasto. Y debe haber un llamado a los gobiernos territoriales y a otros entes a hacer la misma tarea de austeridad en el gasto público. Igualmente, debe haber un esfuerzo importante en la lucha contra la evasión fiscal. Este tiene que ser un compromiso activo de cualquier iniciativa que se presente al Congreso de la República, es decir, de ir más allá de lo que genera la Dian.