La Nación
Bosques temáticos 1 17 enero, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Bosques temáticos

Albeiro Castro Yépez

La predica de un nuevo mundo ya se percibe como una realidad alejándose muy rápido de su condición de conjetura, recordemos como para las calendas del mes de junio del presente año los estudiosos del marketing turístico promulgaban como tendencia las actividades de contacto con la naturaleza, actividades que le ganarían mayor espacio a las relacionadas con el goce del sol y la playa, una motivación con registro del 60% del consumo turístico del mundo al cierre del 2019. En la parroquia esta realidad ya se siente, las consultas de reservas de alojamiento rural reciben como respuesta no contar con disponibilidad para la temporada vacacional de fin de año, auscultando más al detalle, se infiere que la mayoría de propietarios de alojamientos rurales corresponden a segundas residencias, muchos de ellos decidieron ocupar la finca durante el tiempo de aislamiento afectando de esta manera la oferta.

Las estancias largas en los espacios rurales demandan de un amplio menú de actividades recreacionales, mercados maduros como por ejemplo el español y en el caso americano Costa Rica, la oferta trasciende el tradicional balneario con el disfrute de alguna actividad de contacto con la naturaleza, muchos de estos alojamientos rurales se han enfocado en los segmentos de tercera edad y familias, preparando para ellos jornadas de senderismo o recorridos en bicicleta para observar el comportamiento de los bosques y sus contenidos bióticos, de tal suerte que la estancia se convierte en una experiencia educativa, entretenida y emocionante.

Revisando un poco la historia del Huila se encuentra con largos periodos de explotación de la quina y el caucho, pero en la actualidad resulta difícil encontrar una oferta de bosques que permita recrear la historia en armonía con el espíritu o la inspiración del poeta José Eustasio Rivera, acciones que como lo marcan las tendencias son el resultado del mix de actividades de turismo de bienestar con actividades de turismo rural. Si bien a través de las redes sociales en el Huila se promueven ambientes de bosque, poco, se conoce del target deseado, así como, de las actividades complementarias a las funcionales que, el huésped puede realizar durante su larga o corta estadía. Sin desconocer el esfuerzo realizado por algunos caficultores para adecuar la casa de la finca como un alojamiento rural, en la gran mayoría de las veces los propietarios asumen el rol de anfitriones turísticos acompañando a sus huéspedes en los recorridos por el cultivo, y en ocasiones dedican tiempo a la narrativa de los procesos de aprovechamiento, beneficio y empaque, pero poco se ocupan de brindarle al huésped la oportunidad de interactuar con el cultivo y en especial con el proceso de transformación. En suma, en el turismo rural se tiene una oportunidad que se puede aprovechar.